OPINIÓN: Alianza, Monterrey y una fiesta impecable en el Cuscatlán

Los albos estuvieron a la altura de las circunstancias, en la grama y en las gradas.

Bladimir Díaz de Alianza FC supera la marca de Jonathan González del CF Rayados de Monterrey en el partido de ida de octavos de final de la Concacaf Liga de Campeones en el Estadio Cuscatlán de San Salvador. / Foto Por EDH/ Jessica Orellana

Por Flores, Gustavo / Twitter: @Gusflores21

Feb 21, 2019- 17:37

Una espectáculo en todos los sentidos, adentro y afuera del campo de juego.

A confirmar todo en Monterrey

Alianza fue regular en todas sus líneas. Un equipo sólido y compacto que dejó en el papel las diferencia de valores de los planteles. Y que mereció más que un empate. Le viene lo más difícil: deberá revalidarlo en una semana, allá en Monterrey.

Gustavo Flores,

En Alianza hace tiempo que se esperaba la noche del 20 de febrero. El rival, la expectativa, la ilusión de ser protagonista en un nuevo certamen de alto nivel internacional. Y no defraudó. Fue una fiesta impecable. En la grama y en las gradas.

Afuera todo salió a la perfección. El público acompañó: alrededor de 20 mil personas llegaron al Cuscatlán a pesar del incómodo horario establecido por la TV internacional. El recibimiento al equipo fue tremendo, con fuegos artificiales incluidos. Y el comportamiento fue notable. Algunas bolsitas tiradas al campo de juego no empañaron el respeto de la mayoría, que apoyaron a su equipo muy lejos de la violencia.

El Cusca tuvo una noche de gala / Foto Dron EDH/ Marvin Romero

Adentro, el equipo se mostró a la altura de una exigente competencia. El escenario no le quedó grande al equipo. Es cierto que Rayados jugó sin algunos de sus titulares pero se llevó un lindo susto de un equipo, a priori, muy inferior.

Alianza fue un equipo ordenado, aguerrido, incómodo. Pero, por sobre todo, fue intenso. Una intensidad a la que el medio salvadoreño no está acostumbrado a ver en sus torneos locales. Apretó en todos los sectores y nunca le permitió hacer su juego al Monterrey; lo dejó inconexo en su generación de juego. Los mexicanos pocas, muy pocas veces, pudieron progresar en su juego. Y generaron poco peligro, por no decir casi nada.

 

Alianza fue regular en todas sus líneas. Rafa García fue un espectador; la defensa se lució, los laterales (Marroquín-Jiménez)se destacaron y los centrales respondieron con firmeza (Romero-Mancía). La doble contención (Portillo-Orellana) funcionó, Benítez se lució y Cerén fue pesadilla. Quizás se esperaba más de Sosa y Bladi. Un equipo sólido y compacto que dejó en el papel las diferencia de valores de los planteles. Y que mereció más que un empate.

Le viene lo más difícil: deberá revalidarlo en una semana, allá en Monterrey.

 

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Prófugo y corrupto, así retratan a Mauricio Funes en caricaturas
Noticias Pandilleros de la MS afirman que han transformado su vida y están arrepentidos de su pasado violento
Noticias La sala VIP de los García, un espacio relajante y de comodidad antes de volar