Carta abierta a los dirigentes de la Primera División

Columna de opinión de Gustavo Flores sobre el manejo de las lesiones y los traslados de futbolistas en el fútbol de la Primera División

Waldemar Acosta sale hacia un centro asistencial tras la lesión en el partido de ida de cuartos de final del Torneo Apertura 2018 en el Estadio Vicentino. / Foto Por EDH - Huber Rosales

Por Gustavo Flores | Twitter: @Gusflores21

Nov 29, 2018- 20:15

Las imágenes muestran la realidad. Ni más ni menos. Y es la realidad, triste, del fútbol salvadoreño.

El uruguayo goleador del Águila, Waldemar Acosta acaba de sufrir una fractura y es llevado a “cucucho” por el preparador físico Pablo Rodas. Luego depositado en una pick-up junto con Jefferson Polío, también lesionado. ¿Dónde estaban las camillas?, ¿dónde estaba la ambulancia?, ¿dónde quedaron las mínimas condiciones de seguridad que deben tener los protagonistas del espectáculo (los jugadores) ante cualquier contingencia, lesión o accidente?

No era un masconcito de colonia, eran los cuartos de final de la Primera División del fútbol salvadoreño, uno de los partidos más importantes del torneo. No eran lesiones leves. Acosta sufrió fractura de malévolo tibial y peroné; Polío, por su parte, fractura en el metatarsiano. ¿Y si hubiera ocurrido alguna lesión más importante aún o un golpe en la cabeza? Mejor no pensar.

Así se llevaban al volante Waldemar Acosta de Águila en el partido ante Audaz. Foto EDH – Franklin Ponce

Dicen que la camilla en ese momento estaba ocupada por otro jugador, Juan José Sánchez, también lesionado. Que la pick-up es la que está en todos los juegos “reemplazando” a la ambulancia. No hay excusas, fue todo vergonzoso.

Waldemar Acosta habló ayer en el programa “Los Provocadores”. Y no podía salir de su asombro, aunque no dejó de ser ‘amable’ en su tonada charrúa. “La camilla estaba ocupada en ese momento. Fue lo que tocó. Sí me llamó la atención como me llevaron en pick-up, solo agradecerle a la gente que nos llevó a la clínica”. Después se sinceró el uruguayo y contó que nunca había vivido una situación semejante.

El Audaz fue el local en San Vicente y no estaban dadas las condiciones mínimas para jugar un partido de Primera. Su presidente es Juan Pablo Herrera, uno de los nuevo integrantes del Comité Ejecutivo, la supuesta “nueva dirigencia” del fútbol salvadoreño que iba a darle otra cara al deporte más popular.

El mismo día, en la misma región, la otra cara de la organización. Una cadena internacional transmitía en directo para todo el cono norte de América el Herediano-Saprissa con una organización impecable, en un estadio de primer mundo, un juego veloz y vibrante. No muy lejos de aquí fue, en Costa Rica, un país que hace un tiempo solía estar debajo de El Salvador en cuestiones futbolísticas.

Así se llevaban al volante Waldemar Acosta de Águila en el partido ante Audaz. Foto EDH – Franklin Ponce

Lo pasado está y se deberá revisar si amerita sanciones. Lo lógico sería que sí. Aunque los dirigentes suelen cubrirse las espaldas, en varios temas, sobre todo en el tema de la insolvencia y las deudas. Ojo, Audaz no es el único equipo en estas condiciones. La situación del miércoles lo desnudó al equipo coyotero pero la realidad es que varios de los equipos de Primera División no tienen las mínimas condiciones para jugar un partido dignamente. Por no hablar de las otras categorías “profesionales” del balompié salvadoreño, donde los problemas suelen ser mayores, claro, sin la atención de unos cuartos de final de la Liga Mayor.

Finalmente, si de algo deberían servir estas imágenes es de escarmiento para los dirigentes de Primera División. Deberían hacer autocrítica en serio y tomar nota para que no ocurra nunca más en ningún estadio de El Salvador. Esta vez, dieron pena.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad