La afición le dijo “basta” a estos dirigentes de la Fesfut

Columna de Gustavo Flores sobre la poca afluencia de aficionados al partido de la Selecta ante Haití

Los pocos hinchas que fueron al juego en el sector de sol general. / Foto Por Lissette Monterrosa

Por Gustavo Flores | Twitter: @Gusflores21

Nov 21, 2018- 20:58

Dolió ver el estadio Cuscatlán tan vacío para un partido de Selección. Como aficionado, como seguidor de la Selecta, como hincha del fútbol, como periodista. La Fesfut deberá tomar nota que su pésima gestión está erosionando lo más sagrado que tiene la Azul: su afición.

Claro, no se le puede pedir más a esa afición que viene aguantando pésimas administraciones en el edificio de Colonia Escalón y malos resultados en los campos de juego: desde jugadores que vendían la camiseta -lo más grave, sin dudas- hasta derrotas con rivales de nula jerarquía.

Los hinchas dieron su veredicto. Un Cuscatlán con menos de 3,000 personas para ver a su equipo nacional es un rotundo fracaso. Pero mientras Hugo Carrillo y sus laderos miren para otro lado y sigan echándole la culpa a los entrenadores, todo puede ser posible. Al mejor estilo “Poncio Pilatos”, las declaraciones del presidente de la Fesfut rayan lo increíble.

También

De los Cobos: “El formato de Liga Concacaf está a conveniencia de algunas islas”

El seleccionador hizo un análisis del triunfo sobre Haití, la noche del martes. Además, reiteró que ante Bermudas no se tuvo "ni que empatar", pero que el nuevo formato de Liga de Naciones les "ha afectado"

Desde decir que la Selección jugó confiada en Bermudas sin haber visto el partido, hasta acusar al entrenador de la Sub-20, Neto Góchez, de llevar a amigos en la convocatoria y dejar mejores jugadores afuera. Del pésimo campamento previo al que fueron los chicos, nada dijo. No se pueden permitir de ningún modo ese tipo de declaraciones en un presidente de Federación.

Si ese es su pensamiento debería hablar “puertas adentro”. Pero no sorprende, si tenemos en cuenta sus antecedentes. Recordemos que Carrillo fue quien despidió a Vidal Jiménez en la pista del estadio Flor Blanca tras un partido y rodeado de periodistas. O uno de los impulsores en cortar el proceso de Eduardo Lara cuando más se progresaba.

Algo quedó claro el martes y fue que la afición le dijo “basta” a la dirigencia. A los seleccionados y al DT, también cuestionados, les respondió con aplausos en el final: las victorias nunca caen mal. El estadio casi vacío fue el cierre negro de una temporada plagada de errores y tomar conciencia de enmendarlos con urgencia.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad