Los problemas de siempre

Una columna de Gustavo Flores

Por Gustavo Flores | Twitter: @Gusflores21

Nov 01, 2018- 22:01

En un principio, el plan invitaba a ilusionarse con un pequeño cambio en lo que se había visto con respecto a la planificación y campamento de selecciones menores en los últimos tiempos, que era básicamente nula. La idea de realizar una base de entrenamientos en Atlanta y disputar cuatro partidos amistosos previos al Premundial (que arrancó este jueves y en el que la Azul debuta este viernes frente a Curazao) sonaba tentadora.

Pero todo fue un espejismo que duró apenas un par de días. La primera queja del cuerpo técnico, encabezado por Góchez y con De los Cobos presente en Estados Unidos, fue en “Los Provocadores”, recién llegados a Atlanta: el viaje de ida tan largo como agotador para los jugadores y una muy larga espera del transporte en el aeropuerto. El promotor ya no parecía lo imaginado.

Mucho menos lo fue con el correr de los días. A las quejas por la distancias se le sumaron las comidas y los rivales de los amistosos. El único rival serio, de los tres partidos que se tuvieron, fue Honduras, un seleccionado con el que se cayó 3-0. Los partidos fueron programados en lugares distantes de la concentración y hubo problemas físicos de varios jugadores.

La improvisación los llevó a competir frente a combinados menores de la zona, integrados por jugadores de la comunidad mexicana y lejos del nivel que se requiere para afrontar un Premundial. Aunque las culpas recaen en los promotores, la Federación también debió hacer valer sus credenciales de Selección.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias La inspiradora historia del chef salvadoreño que ganó la lotería en EE. UU.
Noticias Las ventajas y desventajas de alquilar una casa
Noticias ¿Sabes quién diseñó los planos del Hospital Rosales?