Sin (buenas) canchas no hay paraíso

La mala calidad de los campos de fútbol del país condicionan el crecimiento.

Pésimo drenaje en la cancha del Ramón Flores Berríos. Foto EDH Franklin Ponce

Por Carlos López Vides - Twitter: @Celvides

Sep 03, 2017- 16:46

Mientras los terrenos de juego de nuestra Primera División no mejoren, y sigan teniendo mal estado tanto en época lluviosa como en meses más secos, el trámite de los partidos seguirá siendo lento y deficiente; y como efecto secundario, nuestras selecciones continuarán jugando a ese nivel, y no al del exigente fútbol internacional.

[ Informate: La lluvia obligó a la suspensión del Limeño-Metapán ] 

Parece una obviedad, incluso un discurso ya desgastado por el paso de los años. Pero sigue siendo una realidad vigente, palpable y preocupante, mientras el tiempo sigue su curso y seguimos viendo que poco o nada se hace por la mejoría de las canchas en El Salvador.

La tormenta en el Gregorio Martínez no permitió que se disputara el Chalatenango-Alianza. Foto EDH César Najarro

En esta época de tormentones y lluvias copiosas, resulta más evidente este angustioso panorama, con juegos suspendidos y reprogramados por doquier. El drenaje en el Cuscatlán resiste un poco, pero no es suficiente; y hay casos como el Quiteño, el Ramón Flores Berríos, el Gregorio Martínez y el mismo recientemente remodelado Barraza que son para ponerse a llorar. Caso aparte el Sergio Torres usuluteco, con excelente drenaje.

En esos contrasentidos que en nuestro fútbol son tan frecuentes, sí se hizo un buen trabajo en el campo de C.D. UES, pero justo ese equipo terminó descendiendo a Segunda. Señores, buenas canchas equivalen a mejor fútbol: ¿tienen que llover más críticas?

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias La “Mansión Guirola” y la historia de la enigmática familia
Noticias El Salto de Malacatiupán y sus míticas leyendas
Noticias Comuna de la capital anuncia creación de Corredor Urbano