Fútbol

¿Cómo sobreviven los jugadores salvadoreños sin cobrar durante la pandemia?

Cuatro futbolistas cuentan sus luchas personales contra la crisis que tiene a su gremio sin ingresos en los últimos cinco meses

Manuel González, portero de Municipal Limeño en ese momento, jugará con Jocoro. Fotos EDH/ Josué Parada / Foto Por Archivo

Por Mario Reyes / Twitter: @MarioDR | Jul 31, 2020- 05:30

Hace 144 días que ningún futbolista profesional puede ejercer su oficio en El Salvador. La pandemia del Covid-19 les cerró las puertas de los estadios a los principales artistas de este espectáculo, y de paso, el grifo de ingresos económicos para todas las familias de jugadores, entrenadores y utileros de las tres divisiones profesionales del país, con todo y sus reservas y filiales femeninas.

Cuando terminó el torneo, los futbolistas solo recibieron su pago correspondiente a los primeros tres meses de competencia. Esto es una quincena de enero, el salario de febrero y 20 días de marzo.

Con ese monto, se supone que los jugadores debían subsistir hasta el inicio del torneo Apertura 2020, pero este lapso se sigue dilatando cerca del quinto mes y todavía no existen certezas de que este llegue a su final, por mucho y que se hable del 19 de septiembre.

Mira también:

El salvadoreño Marcelo Rivas logró un quinto puesto en la élite de la natación

Marcelo Rivas quedó entre los mejores del mundo en un evento virtual

Tras estos meses difíciles, cuatro futbolistas cuentan su trance personal por la paralización de su rubro, y lo que ello conlleva para sus carreras futbolísticas y para sus familias. Son cuatro realidades distintas y cuatro modos muy diferentes de reinventarse y subsistir. Hablamos de jugadores de largo recorrido en Primera División e incluso Selección Nacional, pero que, quizás, no figuren en una lista de los mejores pagados del circuito, y cuyos equipos tampoco representan los más poderosos económicamente. Son cuatro historias humanas con las que la mayoría de salvadoreños podría identificarse en estos tiempos.

El defensa Carlos Arévalo lleva cuatro torneos jugando con Sonsonate.

Carlos va tras los libros
Un futbolista salvadoreño promedio podría devengar un salario que alcance para sostener a una familia de cuatro a cinco integrantes. Cuando este ingreso no está y el pilar económico se debilita, la situación se complica si no hay otra entrada de recursos en la familia.

Para el defensa Carlos Arévalo, sin embargo, ha sido todo lo contrario: sus familiares han sacado adelante el hogar mediante sus ocupaciones, mientras el fútbol aún no da recursos.

“Con mi suegro tenemos una venta de comida típica, los fines de semana, y mi esposa trabaja desde casa. En lo personal no estoy bien, pero mis suegros y mi esposa me están apoyando mucho y espero que un día reinicie todo esto, pues yo no tengo ingresos de ningún tipo. Dentro de lo que cabe, estoy estable”, aseguró cocotero de 32 años.

La Frase:

“Si somos profesionales, guardando las medidas en la cancha y en casa, podemos avanzar. Depende de nosotros cuándo empiece la temporada.”

Carlos Arévalo,

Su equipo, Sonsonate, fue de los últimos equipos en hacer efectivo el pago de salarios de todo el torneo Clausura 2020, del que solo se disputaron once fechas. A inicios de mayo se saldó el compromiso con la plantilla, tras 55 días de espera y varias prórrogas al plazo inicial.

Las largas horas de confinamiento de Arévalo se diluyen entre los ejercicios asignados por el preparador físico de su equipo, Juan Monroy, y sus clases de informática e inglés, las cuales ha aprovechado para retomar desde casa.

No te pierdas:

Retraso en la reapertura también implica retrasos en el deporte de El Salvador

El anuncio del Gobierno de posponer por 20 días más la fase 2 de la reapertura también tiene consecuencias en cuanto al deporte, especialmente el fútbol

“Mi cuñado es catedrático y yo aprovecho para darme el estudio personalizado. Antes, lo había dejado por el fútbol. Sé que no era excusa, pero ahora lo he retomado”, cuenta.

Carlos cuestiona que las condiciones de sanidad en el país evolucionen favorablemente para el 19 septiembre, fecha tentativa que el Gobierno ha dado para la apertura a una cuarta fase de desescalada y que permitiría la reanudación del fútbol profesional sin espectadores.

De todas maneras, el jugador se muestra optimista desde el punto de vista de sus colegas y apela a un ideal de disciplina para impedir un brote de Covid-19 en el fútbol salvadoreño.

Te traemos:

VIDEO: Estadio Correcaminos pasa a manos del Estado

Así lo informó este miércoles el Fiscal General de la República, Raúl Melara

“No creo que salga (jugar en septiembre), pero si somos profesionales, en cuanto hagamos el entreno, guardando las medidas en la cancha y en casa, podemos avanzar y no tener la sorpresa de que un equipo se contagió. Si un jugador se contagia, se contagia todo el equipo y eso es un problema. Depende de nosotros cuándo empiece la temporada. Así, uno cuida a la familia y no se arriesga. Es bueno empezar, pero depende del profesionalismo.”

 

Henry Reyes, jugador del AD Chalatenango.

El colchón inesperado de Henry
Ahorrar es una práctica muy saludable para las finanzas de cualquier persona o institución. Es sinónimo de anticiparse a las desgracias y a las emergencias, una lección que el volante Henry Reyes aprendió por las buenas gracias a esta pandemia.

La Frase:

“La gente con la que he jugado me recomendaba que ahorrara y ahora sí me han servido esos consejos. Calculo que durarán unos tres meses más”

Henry Reyes,

Sin un trabajo alternativo que le permita generar ingresos por el momento, el versátil jugador de AD Chalatenango subsiste gracias a un fondo que logró hacer en tiempos de estabilidad.

“Tenía un dinero ahorrado y hemos sobrellevado las cosas de la familia. (…) La gente con la que he jugado me recomendaba que ahorrara y ahora sí me han servido esos consejos”, explica el jugador de 28 años.

No obstante, Henry es consciente de que “es difícil estar sacando y no tener ningún ingreso”, por lo que no descarta en los próximos meses emprender su propio negocio para mantener la estabilidad de su familia.

Siguen los problemas en FIFA:

Abren investigación penal contra el presidente de la FIFA

Giani Infantino habría tenido una reunión con el exfiscal relacionada a una trama de corrupción en el ente del fútbol mundial

“Tenemos cinco meses de no cobrar, es bien difícil, y muchos han implementado negocios o hacer algo diferente para hacer ingresos. (…) Las cuentas no dejan de llegar cada fin de mes y uno no deja de cumplirlas. Esos ahorros me han servido bastante. Si no, vamos a buscar otras opciones”.

 

El defensor Romeo Monteagudo, en un partido pasado.

Romeo, fiel a su origen
El defensa Romeo Monteagudo, quien jugará en Luis Ángel Firpo en el Apertura 2020, es testigo de cómo se encara la pandemia en uno de los miles de cantones del país: su natal San Felipe, en Apastepeque, que también ha sido tierra fértil para echar a andar un negocio de ‘car wash’, junto a algunos amigos, y ponerlo a disposición de sus paisanos.

La Frase:

“Veo bastante difícil que regrese el fútbol (en septiembre). No porque haga falta, sino por el lado de la salud: los casos se han triplicado”

Romeo Monteagudo,

El jugador de 35 años reconoce que los habitantes, principalmente quienes se dedican a la agricultura en la zona, se han visto obligados a romper la cuarentena por necesidad de trabajar o comprar insumos básicos.

 

“En el cantón, quizás hemos sufrido bastante poco. No hemos tenido muchos contagios, pero de repente uno puede andar el virus y no lo sabe. Han fallecido personas que tenían otras enfermedades por las que los llevaron al hospital y ahí se infectaron. Los mandaban a aislarse en la casa, ahí se ponían mal, así que los volvían a llevar, pero solo para morir”.

 

El portero Manuel González, durante un juego.

Meme, la seguridad en casa
Los futbolistas atraviesan constantemente situaciones de extrema presión, donde un error puede costar caro. Un portero con la experiencia de José Manuel González lo sabe muy bien y ahora es su turno de llevar serenidad a su hogar.

“Meme” es esposo de una enfermera con 12 años de experiencia y quien hoy en día está en la primera línea de la lucha contra el Covid-19. El jugador está al tanto de cómo se vive la crisis en los hospitales y ha extremado las precauciones en su casa para que sus hijos no se contagien.

La Frase:

“En algún momento, esto del fútbol puede desaparecer, así como está la cosa, pero me da gusto ver en las noticias que otros jugadores están trabajando”.

Manuel González,

“Es bien delicado, porque hay momentos en que me ha tocado consolarla y hablar con ella, porque ve los casos cada día. Ellos tienen que ponerse y quitarse los trajes cada cierta hora. Solo yo he visto cómo lo ha llevado y nos ha tocado arriesgar a mis hijos”.

A mediados de mayo y con 38 años de edad, Meme fichó por el Jocoro, el noveno equipo de su carrera. Mientras ese momento llega, ha logrado sostener a su familia gracias a un servicio de taxis que emprendió hace dos años.

 

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad