Fútbol

Técnico salvadoreño cumple una hazaña y salva a su equipo del descenso en Nicaragua

Ángel Orellana y el Jalapa remontaron en la vuelta del repechaje y se mantienen en Primera División nicaragüense

Ángel Orellana, entrenador salvadoreño del ART Jalapa de la Primera División de Nicaragua. Fotos / Cortesía

Por Raúl Recinos | Twitter: @raulonlon10 | May 04, 2020- 11:04

Hace cinco años el ART Jalapa descendió a la Segunda División. Ángel Orellana tomó al equipo en la fecha cinco y lo salvó del descenso directo, pero la directiva lo apartó de la dirección técnica antes de jugar el repechaje. El equipo regresó al circuito de privilegio en el 2018 y este año, tras un pésimo Apertura 2019, la directiva llamó al cuscatleco para que los sacara de esos apuros en el torneo Clausura. Tomó al equipo en el sótano de la tabla acumulada, con mucho trabajo por delante y, al final, evitó el descenso directo pero tuvo que jugar repechaje.

Esa serie de ida y vuelta comenzó el jueves pasado contra el Masaya de la segunda categoría, en la cancha Arnoldo Matty Chávez. La visita a ese equipo fue dura, porque Jalapa halló un equipo aguerrido que se agenció un triunfo de 2-1, y puso contra las cuerdas al plante de Orellana para el choque de vuelta, el cual se disputó el domingo y el Jalapa logró la hazaña de remontar 3-1.

Con un global de 4-3, Ángel Orellana salvó la categoría de este equipo, el cual enfatiza cuenta con una directiva que lo dejó trabajar: “La diferencia es que en esta ocasión me dejaron dirigir el repechaje y con la ayuda de Dios salvamos la categoría. La primera vez pudo más los sentimientos de algunos directivos y al final descendieron”, reitera el cuscatleco.

DE esta manera salió el ART Jalapa del estadio Alejandro Ramos Turcio. La afición los siguió en un pequeño recorrido por el pueblo. Twitter: @ElPimentoso

El encuentro del domingo, que se disputó en el estadio Alejandro Ramos Turcio, fue “como una final, pero se jugaba más que una permanencia. Porque durante el último mes ha sido difícil dirigir este equipo, por la seguidilla de partidos cuando el jugador nicaragüense no está preparado jugar en un mes prácticamente toda una vuelta”.

Este repechaje no fue fácil para el salvadoreño, puesto que aparte de estar presionado para mantener al equipo en la Primera tuvo que confeccionar un nuevo esquema por la cantidad de jugadores que tuvo lesionados y manejar una crisis interna, ya que hubo jugadores, desde antes de la Semana Santa, que se vieron envueltos en actos de indisciplina donde hubo alcohol y mujeres, según cuenta el mismo Orellana.

“De ahí agradecido con la nueva directiva que me permitió dirigir sin entrometerse en mi trabajo, mis jugadores que aceptaron mi filosofía de trabajo y a esa gran afición jalapeña que apoyó al equipo y gran parte de ellos a mi persona”, concluyó el timonel cuscatleco.

Terminar esta competencia es un alivio para Orellana, puesto que hace unas semanas también manifestó que había temor de continuar en una liga que no se detuvo por la pandemia del coronavirus, ya que el Ministerio de Salud de ese país recomendó que se podía seguir jugando, pero sin público en las gradas y tomando algunas medidas de higiene en cada equipo.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad