Fútbol

Jugador argentino de Chalate se anima a vender pupusas para sobrevivir en El Salvador

El equipo le rescindió el contrato a Maximiliano Martínez, le quitó el apartamento y ahora no puede regresar a Argentina.

Maximiliano Martínez, jugador argentino que vino al país para jugar con Chalatenango. / Foto Por Archivo

Por Raúl Recinos / Twitter: @raulonlon | Abr 29, 2020- 16:21

La nueva junta directiva de Chalatenango está en la construcción del plantel que competirá en el torneo Apertura 2020. En los planes no entra Maximiliano Martínez, volante argentino que llegó para el Clausura que se suspendió y le rescindieron el contrato.

“Fuimos a cobrar y nos pidieron las llaves del departamento donde vivíamos. Con Marco González (compañero paraguayo en el equipo norteño) nos vinimos a la casa de una amiga, aunque fue hace más de un mes, no se justifica pero se entiende”, explicó el mediocampista suramericano.

Esta experiencia no ha sido nada grata para un jugador que firmó contrato hasta diciembre de este año, pero el cambio de directiva y las decisiones que se tomaron en la Fesfut con la cancelación del torneo, Martínez solo pudo cobrar dos meses de salario, tras jugar 192 minutos en cuatro partidos.

“Lastimosamente no le puedo exigir al club que me pague, porque fue la Federación la que cortó el torneo y les dijo que pagaran hasta tal fecha. No demandaré, porque quedamos en buenos términos”, agregó el argentino.

Lo vivido en El Salvador lo ha dejado sin ganas de seguir en esete fútbol, por lo que su representante ya mira opciones en otros países. Sin embargo, señaló que hubo pláticas con otro equipo cuscatleco, del cual no quiso revelar el nombre.

Atrapado en este país centroamericano porque está cerrado el aeropuerto y no puede viajar a su país, Maxi Martínez no se achica y dice que se anima a hacer otro tipo de trabajo para poder sobrevivir en el tiempo que le toque estar en San Salvador.

“Por como está la situación, capaz que tendré que vender pupusas o mangos, porque habrá qué comer y vamos a hacer volar la imaginación con el compañero Marco González”, explicó.

“A Marco González le fue peor, porque vino en enero y solo cobró un mes, pero nos iremos echando la mano de una u otra manera”, enfatizó el suramericano.

Mira también:

El COVID- 19 también le pegó a De los Cobos: sueldo a la mitad

El entrenador de la azul y blanco también sufrió una reducción de su salario. La Fesfut tomó esta medida desde marzo pasado y se podría extender hasta por cinco meses.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad