Fútbol

El ABC del deporte: Frank Velásquez

Referente del fútbol playa salvadoreño. Es parte de la historia que llevó a ESA a ser cuarto del mundo. Goleador nato, directo, crítico, carácter único y solidario. Ariete zurdo de gran calidad

Frank Velásquez celebrando un gol durante un Premundial. Foto EDH / Archivo

Por Varinia Escalante - Twitter: @VSkalanT | Feb 19, 2020- 04:00

Nombre: Francisco “Frank” Hernando Velásquez Henríquez.
Fecha de nacimiento: 12 de febrero, 1990.
Edad: 30 años.
Deporte y Posición: Pívot del fútbol playa.
Nacionalidad: Salvadoreña.


ATACO. Ese es el lugar favorito del jugador playero. El delantero lo cuenta, luego de ser consultado sobre cuál es el sitio que más le gusta o el que más prefiere en el mundo. “Es en el país, en Ahuachapán, donde nació mi padre (Juan Alberto Velásquez), los mero, mero Velásquez León”, declara el ariete, sin esconder nada.

BARRA DE SANTIAGO. Frank es oriundo de ese lugar, en el departamento de Ahuachapán, municipio de Jujutla. Es ahí donde se formó jugando en las arenas de la playa local e incluso continúa militando para el equipo playero de la Barra de Santiago. Con esta escuadra, compitieron en la Liga Nacional de Fútbol Playa.

CARA SUCIA. El equipo Juventud Cara Sucia lo hizo debutar, con solo 17 años, y fue donde comenzó en fútbol 11. En 2018, jugó con los occidentales en Tercera División, y participaron en la Copa El Salvador, en su zona. Entrenó con Salvador Morataya, quien descubrió su talento a los 10 años.

DORSAL. El número 11. Ese se convirtió en el número que siempre utilizó el jugador en sus etapas vistiendo la camiseta azul y blanco. Llegó a ser el referente de ese dorsal con la playera, y consiguió ser reconocido a nivel mundial, en la modalidad, con ese par de dígitos. El 11 se volvió emblemático para Frank.

Festival de Literatura

Mensajes del Principito colgados con chuchitos de ropa fueron presentados en el Festival de Literatura.

EL PRINCIPITO. También es literatura. Si tiene que mencionar un libro que le gusta, es ese de Antoine de Saint-Exupéry. Para el pívot playero, no todo es arena y fútbol, sino que de igual forma tiene otras aficiones. El jugador da a conocer que también tiene un buen gusto por la lectura.

FRONTAL. Una de las cualidades del playero es que siempre fue de frente y nunca ocultó sus sentimientos cuando las cosas no iban bien. En 2018, dijo que por “decir las verdades” no había vuelto a ser convocado a la Selecta. Carácter firme y único.

GOL. Olfato puro y excepcional en fútbol playa. Único para la modalidad, y de quien sus reemplazos se les ha dificultado superarlo. Su calidad es tan alta que, en la Copa de Rávena 2011, el barreño logró tener el mejor gol del Mundial. Se convirtió así en un referente del planeta, quien siempre ha puesto en alto a El Salvador.

HOMER VELÁSQUEZ. Otro experimentado en la modalidad de arena. Es su hermano, quien se convirtió en el auxiliar técnico de la Selección de Playa de Guatemala. Con los chapines, estuvo participando en el Premundial ESA 2015. Entrenó, por un tiempo, con la Playera de Rudis Gallo, pero nunca tuvo su espacio.

INTERESES. Así como es un profesional del fútbol, y graduado del bachillerato a nivel educativo, a Frank también le gusta escuchar la música electrónica, la cual confirma que es su preferida. Por ello, el playero es seguidor del DJ David Guetta. Sin duda, un jugador de pasiones variadas.

Josefina Velázquez, madre Frank Velásquez, seleccionado de nacional de fútbol playa, falleció este miércoles por la madrugada. Foto EDH/ @frank11beachsoc

JOSEFINA VELÁSQUEZ (QDDG). Es la madre de Frank, quien inspiró siempre a su hijo -el noveno de 10 hermanos- a ser fuerte, responsable y disciplinado. De pequeño, lo llevaba a él o a sus hermanos al mercado de Ahuachapán o al de Cara Sucia, para que la ayudaran a vender mariscos. Su legado quedó de inspiración.

KILOS. Con el paso de los años y la pausa que tuvo de no ser convocado un tiempo a la Selecta, Frank ganó algunas libras más, pero no dejó de tener el toque fino, gracias a la veteranía de la modalidad playera. Las críticas por su peso no le interesan y solo se enfoca en dar lo mejor.

LEGIONARIO. Leones Indomables en Costa Rica fue el último equipo de playa donde militó (2019). También participó en los Mundialitos de Clubes y jugó torneos de playa en EE.UU. En fútbol 11, estuvo en Once Municipal de ESA (2009-2010, 1a.); y Deportivo Iztapa de Guate (2008-2009, 2a.).

El Mágico saluda al público mientras recibe una ovación de los asistentes al partido. Foto EDH/ Archivo

“MÁGICO” GONZÁLEZ. A este personaje salvadoreño, es a quien más admira el ahuachapaneco en el fútbol nacional y mundial. Sin embargo, se sincera en que, de igual manera, es a su papá, Juan Alberto Velásquez, a la persona a la que más admira en la vida. Ambos han sido ejemplos, en roles distintos, para Frank.

NÚMEROS. Frank ha firmado 45 goles en Premundiales, los que lo han llevado a ser el segundo goleador histórico de la Azul Playera. En Mundiales ha convertido 13 tantos. Y, por si fuera poco, ha sido dos veces campeón de goleo en eventos eliminatorios oficiales: Puerto Vallarta 2010 (12 tantos) y El Salvador 2015 (15).

ORTOPEDA. ¿Qué le hubiese gustado ser a Frank Velásquez si no hubiese sido futbolista? “Me hubiera gustado ser un ortopeda”, eso responde y se sincera el delantero, ante tal pregunta. También tuvo, en algún momento de su vida, como sueño el poder convertirse en un DJ profesional. Todo lo canalizó en un balón.

PLAYA. Es la modalidad que siempre ha practicado. “Eso es algo valioso, desde pequeño sentía demasiada alegría por jugar. Quisiera nunca dejar de jugar fútbol. Es algo que me hace cambiar de ánimos y me hace feliz. Gracias a Dios, tengo un gran don para eso”, dice “Chico”, como también lo conocen los amigos.

QUALIFIERS (clasificatorios). Frank es uno de los que marca parte del inicio de la Playera y su época de oro. En los Premundiales de Concacaf, Velásquez ha estado en cinco eliminatorias (Vallarta 2009, 2010 y 2019, Bahamas 2013, y ESA 2015).

RÁVENA. El año 2011, fue el más representativo para Frank. Con su mejor fútbol, consiguió que el país fuera cuarto lugar del Mundo. Y, de manera personal, se convirtió en el tercer mejor goleador del Mundial, con nueve tantos, ganando la “Bota de Bronce. Además, fue el tercer mejor jugador y logró el “Balón de Bronce”.

Frank Velásquez celebrando un gol durante un Premundial. Foto EDH / Archivo

SELECTA. Llegó a la Azul y Blanco de arena en el año 2009. El pivote fue un jugador indiscutible para el equipo de Rudis Gallo, hasta el año 2016. Muchas situaciones lo llevaron a ser marginado, ese mismo año, del equipo nacional y tuvo tres años de ausencia de la Selecta. Volvió, en su segunda etapa, para el año 2019.

TROYA. La película que más le gusta a este seleccionado playero es esa. Es una cinta de 2004, dirigida por Wolfgang Petersen, producida por Colin Wilson y uno de sus principales protagonistas es Brad Pitt. Se basa en La Ilíada de Homero e incluye material de La Odisea (Homero) y La Eneida (Virgilio). Frank gusta del buen cine.

UN METRO y 65 centímetros (1.65) es la estatura de este ariete. Su medianía convierte a Frank en un dolor de cabeza para los cierres de los rivales, en la faceta de arena, y para los zagueros, en fútbol once. Quiebra cinturas, es fugaz y muy veloz, así como rompe las redes como quiere y donde quiera. Tiene un talento nato.

VALLARTA. En México, el nacional se consagró en sus inicios con la Arena. Fue la edición de Puerto Vallarta 2010 la que se convirtió en uno de sus picos como jugador. Ahí, se convirtió en campeón de goleo, con 12 dianas; además, fue subcampeón de Concacaf con la Selección, y “Jugador Más Valioso” (MVP) de esa edición.

Frank Velásquez fue el mejor jugaror de la Selecta ese día ante Rusia

WORLD CUPS (Copas del Mundo). La experiencia ganada en su carrera llevó a Frank a ser uno de los jugadores cuscatlecos con mejor y mayor participación en Mundiales de Playa. Así, asistió a tres: Dubái 2009, Rávena 2011 y Tahití 2013.

X (Equis) años. El jugador nacional no piensa en el retiro todavía. De hecho, gracias a que la modalidad de arena tiene a veteranos experimentados jugando siempre, en Frank recae que todavía le queda mucho tiempo más por delante para seguir peloteando en la playa, al estilo del portugués Madjer o del español Amarelle.

YO. En primera persona, el jugador playero todavía tiene muchas metas y sueños por cumplir. Además, tiene objetivos claros e ilusiones por hacer realidad. “Ir más Mundiales, primero Dios, y ser entrenador del fútbol”, asegura. Este último punto genera esperanza de que, algún día, pueda llegar a dirigir a la Selecta de Playa.

ZURDO. El jugador tiene un botín privilegiado. Con la pierna izquierda, lleva un toque fino e inigualable, que lo ha convertido en un referente del fútbol playa en FIFA Beach Soccer. De sus zapatillas, han salido goles de chilena espectaculares, asistencias y tantos que han dado alegría al hincha.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad