Triste empate en el Jiboa entre Audaz y Chalatenango

Partido de dos tiempos diferentes, pero ni Audaz ni Chalatenango hicieron méritos suficientes para llegar al gol

Foto/ Lissette Monterrosa

Por Raúl Recinos | Twitter: @Raulonlon10

Ene 21, 2018- 17:42

Audaz y Chalatenango no han sido capaces de ganar ni hacer goles en los dos partidos que han disputado del torneo Clausura. En la cancha del estadio Jiboa firmaron un empate de 0-0 insípido, con un primer tiempo trabado y nulas ocasiones de gol. En el segundo dio un giro, pero tampoco lo necesario para tener un ganador.

Duelo de perdedores sostuvieron en el estadio Jiboa Audaz y Chalatenango. Los locales estaban heridos porque en la primera fecha fueron goleados por Pasaquina en el San Sebastián con marcador de 3-0. Para el juego ya pudieron contar con Christian Sánchez Prette, el llamado a manejar la media cancha.

Del lado norteño, jugando en casa venían de acero 1-0 contra Águila. Cosa que no cayó en sacó roto y la idea era recuperarse desde el inicio y arrebatar puntos cono visitante. Los vicentinos eran el rival, que en el papel, estaba más accesible, a pesar de que recién inicia la competencia.

[Mucho fútbol y cero goles en Águila y Santa Tecla]

Estos equipos se enfrentaron en la última fecha del torneo Apertura 2017 y los buenos recuerdos eran del Chalate, ya que se quedaron con el triunfo y, de paso, clasificaron a los cuartos del final. Los coyotes, al contrario, en ese partido perdieron toda posibilidad.

Las condiciones de la cancha del Jiboa no son las mejores para jugar fútbol, por eso, desde los primeros minutos abusaron de los pelotazos, fórmula que no le funcionó nada bien a los dos equipos. El primero en darse cuenta de eso fueron los alacranes, pusieron la pelota al piso y trataron de buscar conexiones entre los volantes y Bladimir Díaz, el único en punta.

Audaz, por su parte, no dejaba de enviar pelotazos a Daley Mena, pero la defensa visitante estaba bien parada atrás. Cuando pensaron en hacer jugadas, Edwin Benítez fue el encargado de distribuir, mientras Sánchez Prette se acomodaba al equipo, pero le costó entrar en calor y a animarse con su toque fino que lo caracterizó en el pasado cuando portó la camisa del Águila.

Los vicentinos contaron con Edwin Alvarado para encargarse del corredor izquierdo, el zurdo dejaba buena impresión en el mano a mano, y metía en problemas a los defensas. Juan Granados fue de los primeros en sufrirlo y tuvo que usar la fuerza para detenerlo, cosa que le valió para ganarse la primera amarilla.

Se cumplieron 40 minutos del partido y no había acciones importantes para describir. Apenas un par de intervenciones de los porteros, Héctor Carrillo para salir a puñetear un centro de Erick Molina y Valladares fue por el balón atrás del marco.

Así se escapaban 45 minutos que dejaron poco o mucho para el análisis, pero si querían meter goles tenían que replantearse el esquema, arriesgar más, sobre todo el Audaz que ante un discreto numero de aficionados que llegaron a verlos, querían dejar buena imagen. El torneo es corto de tiempo, será intenso y el aliento será importante.

En el último minuto antes de irse al descanso, Alvarado se volvió a burlar de los laterales y se metió en diagonal tras un pase filtrado que sirvió para enviara un centro al primer poste, donde Levi Martínez pateó incómodo ante la marca de un zaguero y la salida del guardameta chalateco.

Inconformes con lo que habían visto en la primera etapa, Misael Alfaro y William Renderos, técnicos de Audaz y Chalatenango respectivamente, hicieron sus primeros cambios.

Sánchez Prette está descanchado y nunca se encontró en la cancha, además, la afición presionaba para que no siguiera en el juego. Llegó Wilbert Reyes en lugar del argentino para meter más pierna en la media y que ayudara a la “Rata” Benítez.

Por parte de la escuadra visitante, Óscar Rodríguez sustituyó a Juan Granados. El refresco sube más por el corredor y Granados también tenía tarjeta amarilla y tuvo que irse por precaución a que fuera expulsado.

Cambio de chip

La intensidad del juego cambió y se notó en los primeros minutos. Hubo los primeros avistamientos a las porterías recién iniciado el complemento. Primero los morados con un intento de cabeza de Bladimir Díaz, que hasta ese momento había naufragado en el frente, con poco acompañamiento y absorbido por los defensas.

Al minuto 61 fue el turno de los coyotes, con otra gran combinación entre Mena, Alvarado y buscaron a Levi Martínez, quien se dio vuelta en el área. Parecía que lo derribaban, pero el árbitro Juan Quinteros estaba cerca y no le creyó la caída.

Sin duda era un juego diferente, Chalate se animó y por lo que estaban viendo pensaban en otra cosa que el punto que estaban consiguiendo con el empate sin goles. Llegó al juego el exfirpense César Flores y se fue muy molesto al banquillo el combinó Wilmar Hernández. No lo había hecho mal, pero Renderos Iraheta pensó que era el momento de dar otra cara.

Martínez, sobre el 66′ tuvo otra clara al dejar la marca de Yohalin Palacios, pero el derechazo cuando ya estaba perfilado a marco le salió sin dirección.

El juego recayó en un agujero profundo en el último cuarto de hora. Bladimir Díaz poco podía hacer para su equipo si continuaba sin aleros para inquietar la cabaña vicentina. Esa es la asignatura que dejó pendiente el cuadro morado para mostrar una mejor propuesta.

Los coyotes, en ese tramo, estuvieron más encima del arco de Valladares, pero falló la estocada final para dar una alegría a la hinchada. Conformados con el punto, Audaz y Chalatenango sumaron su primer punto del torneo, pero no ganan ni han logrado anotar en sus dos presentaciones.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las escuelas deben comenzar a enseñar las materias del futuro
Noticias Conoce la historia de algunos de los colegios más antiguos de El Salvador
Noticias Chef crea marca de café para ayudar a jóvenes y familias
Aqui estamos: futbol