Jocoro se corona en Segunda División

Los fogoneros pierden la final de vuelta en casa de El Roble, pero logran imponerse en el marcador global

Por Mauricio Martínez | Twitter: @Mauricio0510

Dic 17, 2017- 22:02

ILOBASCO. Un título sufrido fue el que logró ayer Jocoro, al coronarse campeón del Torneo Apertura 2017 de Segunda División, esto al imponerse a El Roble a una final que se jugó a ida y vuelta.

Los fogoneros cayeron en el segundo round por 2-1, pero la victoria de 3-1 lograda en el primer partido les permitió imponerse en la serie con un marcador global de 4-3.

El juego de este domingo se llevó a cabo en el estadio Mauricio Vides, de Ilobasco, y los pupilos de Carlos Romero empezaron bien porque al 2’ inauguraron el marcador por intermedio de Christopher Galeas.

[INFOGRÁFICO | Los números de un imparable e invicto Alianza]

El gol puso a soñar a los hinchas de Jocoro que llegaron a ese lugar, y en contraste El Roble se cayó anímicamente y empezó a tener problemas para desplegar su fútbol, le costaba pasar de la media.

El equipo que dirige Víctor Coreas, hasta ese momento, no mostraba ni una pizca de la imagen que tuvo en la fase regular, en la que arrasó con la mayoría de equipos que se encontró en el camino.

Pero en el complemento la historia fue diferente. De entrada porque el equipo visitante sufrió la expulsión de Kevin Cruz y porque El Roble mejoró con los cambios.

Esa situación permitió a los locales darle vuelta el marcador. José Luis Amaya empató al 52’, con un cabezazo; y Cristian Gil puso el 2-1 al 86’ tras una jugada en el área.

Después los pupilos de Coreas presionaron por lograr el gol que les permitiría igualar el marcador global y así forzar el tiempo extra, pero Jocoro se encerró, aguantó el resultado que le permitió amanecer este lunes como campeón de Segunda.

Al finalizar el encuentro, el técnico Romero aceptó que hubo tramos del partido en el que vio peligrar el título, pero felicitó a sus futbolistas porque se comportaron a la altura para no echar a perder el trabajo. “Fue muy difícil, pero gracias a Dios se logró el título. Se planificó y trabajó para eso, sabíamos que la vuelta iba a ser sufrida”, comentó.

Romero añadió que afrontaron el segundo tiempo con un elemento menos, y que si el rival les puso contra las cuerdas fue, en parte, por manía y no por astucia. “E Roble se volcó al ataque más desordenado que otra cosa, estaban tocados en el orgullo, y producto de eso llegaron los goles… (Tras el segundo gol) empezamos a sufrir, pero nunca perdimos la fe. Tengo que felicitar a mis jugadores porque nunca bajaron los brazos, y se terminó como pasa en las finales, agotados, pero con la alegría de lograr el campeonato”, añadió el estratega.

Ya más frío, el técnico analiza qué parte del éxito radica en la mezcla de experiencia y juventud del plantel, ya que para destacar al inicio de la temporada decidieron reforzarse con viejos conocidos del fútbol nacional como Yuvini Salamanca, Gregory Costly, Bryan Zúñiga y el mismo Galeas, quienes se acoplaron a la dinámica y fueron claves para la conquista.

Pero Romero no gastará mucho tiempo en la celebración, ya que pronto empezarán a alistarse para disputar el Torneo Clausura, en el que esperan volver a levantar el título para así ascender directo a la Primera División.

Para lograr este último objetivo el cuerpo técnico se reunirá con la directiva y ver la continuidad de la plantilla, y aunque no dio nombres sobre posibles altas, sí confirmó que le gustaría tener tres refuerzos, uno por línea. “Ahora no solo nos van a querer ganar en nuestro grupo o en oriente, al ser campeón todos van a querer jugar contra nosotros”, explicó Romero, que tiene contrato vigente, pero con una cláusula que le permitiría negociar su salida en caso de existir una oferta para dirigir en Primera División.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Revive los detalles de la ceremonia de canonización de monseñor Romero y otros beatos
Noticias Salvadoreños celebran la canonización de Óscar Arnulfo Romero frente a Catedral
Noticias Julian Filochowski: “Creo que Romero no es una figura católica, sino un hombre ecuménico”