¿Qué pasó con Juan Lazo Cruz?

Volante de contención que jugó para tres grandes, Águila, FAS y Alianza, y que es recordado sobre todo por sus cinco años como emplumado, a donde logró el título de campeón en el 2006 en un equipo en el que daba el equilibrio

Juan Lazo Cruz, otrora jugador de varios equipos en la Primera División

Por César Najarro | Twitter: @cjnajarro

Oct 15, 2017- 20:24

Desde que tuvo uso de razón, Juan Lazo Cruz sólo tenía ojos para el balón de fútbol. Le cargaba los tacos a su hermano German, quien llegó a militar en Segunda División. Y su sueño era jugar. Estuvo a punto de debutar a los 14 en reservas, pero sus padres no lo dejaron. Luego, en Segunda con Once Municipal, a los 16. Tampoco. Hasta que a los 17, le dijo a Miguel Torres (Q.D.D.G.), un amigo de su hermano mayor, que si lo llevaba a Once Lobos para que lo probaran.

Ahí lo vio el “Tarzán” Alvarenga, el DT del equipo, y lo ficharon inmediatamente. Jugó junto a Gilberto Murgas y ocupó prácticamente todas las posiciones de la cancha, salvo la de arquero, aunque finalmente terminó quedándose y formándose como contención.

Al final de la temporada, ascendió con el equipo a la Liga Mayor, y la final fue en el estadio Quiteño. Ahí lo vio el entonces técnico de FAS, Vieira, y lo compraron.

Jugó un año con FAS (finalistas esa campaña ante Firpo), pero una grave lesión (en un choque con Dowson Prado) le afectó seriamente. Su rodilla derecha se rompió y lo dejaron tirado. Decepcionado, se enfocó en los estudios, en Derecho. Comenzó a estudiar en la Matías, a donde lo recuperaron el DT chileno Salas y Marcelo Bruno. Ahí comenzó a jugar con el equipo universitario, a donde empezó a destacar de nuevo.

Tres años después de la lesión, comenzó a recibir ofertas. Un buen día, cuando corría en la cancha del 11 Municipal (de Segunda en ese entonces), lo invitaron a entrenar. Ahí le dieron la oportunidad de seguir estudiando y de jugar de nuevo a nivel profesional. Estuvo un año y luego lo llamó el Arcense, con el que estuvo otra campaña, para luego recalar en Águila, a donde pasó cinco temporadas en las que vivió sus mejores momentos.

[Ingrid Medrano Cuéllar pasó de la lucha y MMA a servirle a Dios]

Con el equipo emplumado del 2006, quedó campeón en el Clausura, luego de que los negronaranjas tenían cinco años sin poder levantar un trofeo. “Tuve muy buenos momentos en todos los equipos, pero sin duda, el que más disfruté fue la final del 2006, contra FAS, que venía de ganar cinco títulos recientemente. Con el “Toro” Salamanca y otros jugadores llegamos a representar el cambio en Águila que ya no era un equipo perdedor. Fue una final especial. Se llenó por completo. Incluso unos familiares que compraron boletos ni pudieron ingresar de tan lleno que estaba. Jugué otras finales, incluso contra FAS de nuevo (Apertura 2009), pero no se llenó como en esa ocasión”, recuerda con más aprecio, así como a la afición, de la que dice le mostró el cariño más incondicional.

“Hubo momentos en los que estuve lesionado y esa gente coreando mi nombre en las gradas, o cuando me hicieron una estatua que todavía conservo, fue muy bonito. Uno se enamora de las instituciones por todo lo que vive, así como en FAS, o en Alianza, o en Once Municipal, pero la afición de Águila a mi me trató de manera especial”.

Fue precisamente cuando estaba en Águila cuando recibió un llamado para la Selección Mayor. Ya había estado antes en una sub 20, con Ramiro Carballo, Nelson Nerio, Cristiam Álvarez, entre otros. Pero no asistió al llamado de Carlos De los Cobos en 2006, pues Águila tenía una gira por Estados Unidos y prefirió ir con el equipo, y aprovechar a ver a su hermano, German, quien hacía 16 años no veía. “Fui apartado, nunca más me llamaron de nuevo. Eso influyó y el hecho que había muy buenos jugadores en mi posición con procesos de años, como Dennis Alas, Murgas o Ramón Sánchez”, reconoce.

Tras cinco años en Águila, pasó a Alianza, en el que estuvo una temporada. Luego volvió al cuadro de Ahuachapán, su casa de toda la vida (aunque nació en La Unión, pero se fue recién nacido de ahí). Y finalmente, pasó a Universidad, a donde estuvo año y medio. Pero en 2014, ya no tenía la misma motivación. Confiesa que la separación de su exesposa influyó. “Ya no tenía la motivación de que mis hijos me fueran a ver al estadio, y ya no quería sacrificarme. Me levantaba todos los días a las 5 a.m. para ir a entrenar de Ahuachapán a la UES”, así que colgó las botas en 2014.

Juan Lazo Cruz en su etapa de jugador con Alianza

¿Qué hace ahora?

Juan Lazo Cruz siempre tuvo una visión de ahorro. Por ello, de los ocho salarios que recibía al año, los dividía en 12 (meses) y todavía ahorraba una parte. De tal forma que, tres años antes de retirarse, ya tenía su propio negocio, una tienda deportiva de zapatos y ropa en Ahuachapán.

Paralelamente, cuando estuvo lesionado y luego jugando con Once Municipal, terminó sus estudios de abogado, pero nunca se graduó. Solamente egresó. Ahora ha regresado y, tras un proceso en el que tuvo que retomar algunas materias, espera obtener su licenciatura en enero.

Así mismo, sigue enfocado en su negocio particular, y siempre muy cercano al fútbol, pero a través de la televisión. Confiesa que jamás pensó en ser entrenador, por la situación económica complicada del país, ya que es una profesión en la que muchos pasan sin empleo o con retrasos en los salarios por bastante tiempo.

PERFIL Y TRIUNFOS

Nombre: Juan Lazo Cruz.

Data: Pasaquina, 19/03/78.

Edad: 39 años.

Estado civil: Soltero.

Hijos: Bryan Stiven y Nahomy Giselle Lazo F.

Deporte: Fútbol, aunque también practicó atletismo, natación y ciclismo.

Posición: Se desarrolló como contención, pero las jugó todas salvó portero.

Equipos: Once Lobos (2da), FAS, Arcense, Once Municipal (1ra y 2da), Águila, Alianza y Universidad.

Palmarés: Campeón con Águila en el Clausura 2006.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las escuelas deben comenzar a enseñar las materias del futuro
Noticias Conoce la historia de algunos de los colegios más antiguos de El Salvador
Noticias Chef crea marca de café para ayudar a jóvenes y familias