Audaz a Primera División de El Salvador

El equipo apastepecano logró vencer en la finalisima al Independiente y logró el ascenso a la Liga Mayor. Primera vez en su historia

Jugadores de Audaz celebran con el trofeo de Campeones de Segunda División. Foto/ Lissette Monterrosa

Por Franklin Ponce | Twitter: @FP11EDH

Jun 11, 2017- 16:31

SAN SALVADOR. Otra vez, los pronósticos no se llegaron a cumplir. Sin ser favorito, ni tampoco mejor en el partido, Audaz terminó siendo efectivo para derrotar (1-0) al Independiente y con ello conseguir el ascenso a la Primera División. El equipo apastepecano, nacido en 1948, logra su primer ascenso a la Liga Mayor

El estadio Universitario le vino como “anillo al dedo” a esta finalisima. Un terreno en excelentes condiciones, un ambiente festivo en las gradas con las aficiones vicentinas que llenaron en un 90% este escenario. Las amenazas de lluvia, no impidieron que se viviera este partido con mucho dramatismo, que muchos prefirieron vivirlo de pie.

El juego, un poco parecido al de la semana anterior, con los vicentinos tomando la iniciativa con algunos tiros de larga distancia y los desbordes por los costados, con el que ganaron profundidad para hacer centralizaciones, que llevaron las primeras acciones de peligro.

[Eliminatorias UEFA al horno]

Al Independiente se le notaba fortalecido con la recuperación del portero Edwin Driotis y el defensor Ramón de Paz, quienes eran parte de las seis variantes, a las que se sumaron Kevin Nieto, Andrés Galindo, Emerson Aguilar y José Iglesias; que utilizó el técnico Rubén Alonso, manteniendo su planteamiento (3-5-2).

Mientras el DT del Audaz, Germán Pérez, le dio continuidad al mismo once (4-4-2), con toda la idea creativa recayendo en el “número diez”, Jaime Flores, quien siempre buscó darle apertura al ataque, gracias a los desmarques de los delanteros: Santos Guzmán y Levi Martínez, jugadores claves en el último partido entre estos dos equipos.

Durante buena parte, Independiente mantuvo la presión sobre el rival. También mucho orden en todas sus líneas, aunque sufrieron con los contragoles del Audaz, que llegó poco, pero siempre con mucha incomodidad sobre el rival, que se salvó con un disparo rso de Manuel Ayala, que Driotis mandó por un costado, con mucho problema (33’).

Fue con la jugada que después el partido se emparejó y tuvo un cierre de primer tiempo, con los dos equipos tomando mucha cautela, con los jugadores de ambos equipos cayendo en muchas imprecisiones y quitándole dinamismo al encuentro. Esto desesperó un poco a ambos entrenadores, quienes en estos momentos, cada uno a su estilo, hicieron reclamos a sus dirigidos. También los aficionados exigieron y reclamaron muy airadamente cada una de las fallas de los jugadores, quienes también cayeron en mucha imprecisiones.

Las jugadas claras a gol desaparecieron y el mejor momento del partido, por lo divertido de la situación, lo protagonizó el árbitro central, Vicente Ruiz, cuando terminó atropellando a José Iglesias, del Inde, cuando ambos corrían en un ataque de los vicentinos, con el que ambos terminaron en el piso y entre las risas de todos los aficionados.

Un solo aullido

Tras el descanso, el cambio solo estuvo el lado del ataque de los equipos. La dinámica fue la misma, con Independiente teniendo más control de pelota, arriesgando más adelante y Audaz, esperando con orden y contragolpeando.

El juego de los Fantasmas estuvo derivando en el manejo del tiempo y espacio que le dio José Iglesias, quien se combino con el colombiano Fary Mancía, para generar las llegadas, a las que les faltó más precisión para tener más claridad a gol.

Ni las jugadas a balón parado, que también fueron más constantes a favor de los vicentinos fueron aprovechadas, terminando doble jugadas con centros pasados o tiros directos, que se fueron desviados.

Mientras Inde no aprovechaba, sufría con las llegadas del Audaz, que tuvo la mejor del partido, a los 68 minutos. Tras un balón en profundidad a Santos Guzmán, que exigió en la salida del meta Driotis, la pelota quedo suelta para el remate de Jaime Flores, quien la mandó afuera.

Aunque el lamento reinó entre los apastepecanos, estos reaccionaron para volver a atacar y terminar siendo efectivo.
Jugada que también contó con el atenimiento defensivo de los Fantasmas, que permitieron una llegada por la derecha, de donde Levi Martínez metió un centro raso, al que llegó para el cierre Santos Guzmán (77’).

La dupla que los llevo al título del Clausura 2017 volvió a ser la formula para que Apastepeque volviera a celebrar. Explosión de alegría en el campo universitario, de parte de los coyotes, entre los que hubo también algunas lágrimas.

Los momentos finales del partido fueron de mucho nerviosismo por parte de los dos equipos, con Independiente atacando con mucha desesperación, mientra Audaz se defendía hasta con seis jugadores e irrespetando toda la idea táctica.

Pero las ganas del Inde se vieron complicadas, cuando terminaron sufriendo la expulsión de Andrés Galindo, por doble amonestación (85’). Luego de estos, muchos aficionados vicentinos decidieron abandonar el estadio de la UES, mientras los coyoteros aumentaron la celebración, que fue desbordante con el pitazo final. Audaz está en la primera División.

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las escuelas deben comenzar a enseñar las materias del futuro
Noticias Conoce la historia de algunos de los colegios más antiguos de El Salvador
Noticias Chef crea marca de café para ayudar a jóvenes y familias