×

Síguenos en

Segunda División

UES, en Segunda y sin dinero

Los jugadores escarlatas resienten dos meses sin recibir sueldo y han perdido comunicación con dirigentes. El caso del técnico Efraín Burgos es el más delicado

Harold Alas, jugador de la UES, tras el partido con Pasaquina que significó el descenso para los universitarios. Foto/ Jorge Reyes

Por Mario Reyes | Twitter: @MarioDR

May 10, 2017- 13:46

El Torneo Clausura 2017 terminó hace más de 10 días para la Universidad de El Salvador, pero los problemas continúan. Al trauma del descenso se le suma otra situación de impago de dos meses para los jugadores y cuerpo técnico, quienes aseguran que ya no pueden sostener la situación económica dentro de sus familias.

La situación parecería típica para el plantel escarlata, donde las deudas son el común denominador de los equipos salvadoreños. El problema, según fuentes del equipo, es que los directivos no aparecen desde el día en que cerraron el torneo contra Pasaquina, con una victoria de 1-0 que no evitó la pérdida de la categoría.

[ Directiva de UES estudia ir a Fiscalía a denunciar anomalías en algunos juegos ] 

Óscar Jiménez, mediocampista y uno de los referentes del equipo, reveló que aunque la directiva del equipo universitario se ha caracterizado por su fidelidad en el pago, esta vez han perdido incluso la comunicación con ellos para conocer los detalles de cómo y cuándo van a cobrar.

“No recibimos llamada, nadie nos notifica nada de los directivos, entre todo el grupo estamos preocupados porque todos tenemos compromisos familiares. Ellos siempre han sido responsables desde mi forma de ver y desconozco qué planes tienen ellos para pagarnos. Estamos sobre otro mes más, no en competencia, pero necesitamos el dinero”, indicó.

Ahora en Segunda División, la Universidad necesitará saldar todas sus deudas con jugadores para poder inscribirse para la temporada 2017-18. Sin embargo, y como ocurrió antes del torneo actual, a varios equipos de las tres ligas profesionales se les permitió participar e ir subsanando las cuentas pendientes a cambio de multas impuestas por la Federación Salvadoreña de Fútbol. En un primer momento los estatutos de la Federación ordenan la desafiliación de un equipo si este no se está solvente con sus salarios y fianzas.

Daniel Melgar, jugador de la UES, luce desconsolado tras el partido ante Pasaquina que significó el descenso para los universitarios. Foto/ Jorge Reyes

“No dudo que nos van a pagar, porque son responsables, pero ya estamos estiraditos y el torneo para y continúa hasta en agosto (en Segunda)… Dicen que quieren saldar la deuda, pero la deuda la necesitamos ya, no esperar hasta en agosto, en que todos estén”, remarcó Jiménez.

Los jugadores tampoco descartan movilizarse hacia las instalaciones administrativas de la UES y buscar una respuesta, lo que desde luego no sería la primera vez que les ocurre. “Como jugador lastimosamente siempre hay que ir a tocar la puerta. Es bien difícil en nuestro fútbol que el directivo te llame para decirte que te va a pagar. La idea es ir a la oficina y hacerle entender que necesitamos el dinero… El día, no lo sé, el grupo habla de que este mes, pero que sea lo más pronto posible”, apuntó “el Kaká” Jiménez.

Situación grave

De toda la plantilla de la UES, uno de los casos más complicados es del entrenador Efraín Burgos. Su padre sufre por las complicaciones de una peritonitis y la familia hace todo lo posible desde hace semanas por mantenerlo con vida.
“Nosotros fuimos a la Universidad y solamente dijeron que iban a pagar, eso hace 15 días. Yo honestamente no he podido porque he estado bien ocupado por lo de mi padre, pero los jugadores a lo mejor sí. A mí me urge que me paguen para solventar esta situaciones; yo pasé mes y medio entrenando a la Universidad y mi padre en cuidados intensivos , en paso de muerte”, relató Burgos.

Semanas atrás, una falta de comunicación también impidió que se tratara con prontitud la rotura de ligamento cruzado anterior en la rodilla derecha del defensa Óscar Menjívar, lesionado durante un partido con la UES. Finalmente, el equipo aseguró que pagarán solo el 50 por ciento de los gastos de la operación, pues directivos aseguraron que la familia del jugador “se desesperó” y contrató a un médico distinto al que evalúa a los jugadores de la Primera División.

Efraín Burgos, técnico de UES durante el partido ante Pasaquina. Foto/ Jorge Reyes

Óscar Jiménez asegura que la última vez que tuvo contacto con un directivo fue el día anterior al partido con Pasaquina, cuando Mario Alegría, representante del equipo ante la Primera División, se acercó al plantel para “motivarlos antes del partido”.

De parte de esta redacción se intentó conocer la versión de Alegría con respecto a esta situación de impago, sin embargo este no atendió a las llamadas.

En cuanto al padre de Burgos, varios de sus excompañeros y colegas se han unido para ayudarlo y se han preparado algunas actividades benéficas y de recaudación. Quienes se sientan motivados a colaborar con esta causa pueden hacer un donativo a la cuenta de ahorro 003040544326 de Banco Agrícola.

Tags Deportes El Salvador Segunda División UES

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios