Fútbol

25 preguntas a Andrés “Ruso” Flores: “Necesitamos más categorías inferiores; Reserva y Sub-17 no alcanza”

Multicampeón con Metapán, pasó por las inferiores de River Plate de Argentina, el fútbol danés, el Cosmos con Raúl y hoy juega en el Timbers (MLS). Un deportista integral: estudia y colabora con Olimpiadas Especiales

Ilustración de Andrés Flores hecha por René Cortez

Por Gustavo Flores | Twitter: @Gusflores21 | Feb 13, 2020- 07:21

1. El Ruso. ¿Cómo y por qué nació ese apodo?
-Jugaba en la Academia La Chelona y, cada año, una categoría viajaba a la Gothia Cup en Suecia, y a la Helsinki Cup en Finlandia. En 2002, me tocó ir con mi categoría y estaban Jaime Alas, Juan Carlos Alas, Diego Chavarría, Juan Chavarría, Diego Cuéllar y otros más. En Suecia, llegamos a cuartos de final nos tocó contra un equipo de Rusia, y me tocó hacer un autogol, mala suerte. Me acuerdo como si fuera ayer . Empatamos, nos fuimos a penales y fallé el penal, me lo atajó el portero. Después del partido, estaba muy triste. Pero cuando ya pasó la tristeza, mis compañeros me empezaron a decir que yo era ruso, que había jugado para ellos… Ahí empezó y quedó hasta hoy…

2. -¿Cuál es tu primer recuerdo con el fútbol?
-Desde que tengo memoria juego al fútbol. Desde muy chiquito me acuerdo que jugaba con la pelota, casi nunca usé juegos de video, siempre estaba jugando con la pelota con mi papá o algunos amigos. Arranqué por ese gusto en Soyapango, en Credissa, donde vivía. Después en la escuela Fray Martín de Porres, con el profe Juan Carlos y los compañeros de grado. Y de allí al Soyapango FC, con Armando Quintanilla. Después pasé con Chelona.

3. -¿Cómo fue tu paso por las inferiores de River Plate?
-Para el 2004, hicieron un torneo amistoso, una cuadrangular donde estaba Pachuca, River, academia La Chelona y la Sub 15. Yo jugaba de delantero, salí campeón goleador y mejor del torneo. Entonces River y Pachuca se fijaron en mí y querían que fuera. En ese momento, Chelona, Norberto, mi papá y yo decidimos que lo mejor era Argentina, por el nombre del club y porque pensamos que habría más proyección si iba allá. Fernando Kuyunchoglu era el técnico de River. Tenía 14 años y me incorporé a la séptima división. Allá cumplí los 15.

Al “Ruso” Flores desde pequeño le gustaba el fútbol. Foto EDH

4. -Sólo te quedaste un año en Argentina, ¿qué pasó?
-Justo la AFA hizo un nuevo reglamento: “los jugadores internacionales menores de 18 años tenían que vivir, al menos, con uno de sus padres en Argentina”. Pero mis papás no podían estar allá conmigo y me debí volver.

5. -¿Qué rescatas de aquella experiencia?
-Vivía en la pensión de River que está dentro del club, al lado del estadio y fue una experiencia increíble. Me hizo crecer mucho como persona y aprender de la cultura futbolística de Argentina, que es algo impresionante y muy distinto a lo que podamos vivir en otros países. Era difícil porque era la primera vez que estaba alejado de mi familia; siempre fui muy cercano a ellos. A medida que iba pasando el tiempo me fui acostumbrando y lo disfruté mucho.

6. -¿Compartías aquel equipo de inferiores con algunos jugadores hoy reconocidos a nivel mundial?
-Al que mejor le fue de ese equipo es Mateo Musacchio, quien jugó en Villarreal, en la Selección argentina y hoy está en el Milan. Tuve otros compañeros que llegaron a la Primera de River, pero no han sido tan conocidos, como Facundo Afranchino, que hoy juega en el Olmedo de Ecuador. También te cruzabas con grandes cracks. Lamela era dos años menor que yo y estaba ahí siempre, en Reservas ya estaban Falcao y el Pipita Higuaín y nos cruzábamos siempre.

7. -¿Cómo era la vida en esa pensión?
-Era muy bonito porque estábamos al lado del estadio, hay una parte toda de vidrio que te da una visión muy bonita del Monumental; entonces como que te levantas y lo primero que ves es el estadio y cuando te vas a dormir, lo último que ves es el estadio. Era algo que te ilusionaba, y decías: ‘yo quiero jugar ahí’. Aparte, los colores de todo era rojo y blanco, los colores del estadio, de la pensión, las colchas, de los sillones, de la ropa de cama. Terminás sintiéndote parte del club y haciéndote muy fanático.

8. -Ya otra vez en El Salvador, Metapán fue tu lugar en el fútbol.
-Seguí jugando con la Academia Chelona y empecé a jugar en la Sub 17 hasta que me gradué del colegio Euroamericano en 2009 y me fui a Metapán. Tuve la fortuna de ser parte de la época dorada de Metapán. Gané cinco campeonatos, un equipazo: Paolo Suárez en su mejor momento, Noel Aquino, la Rastra, Manta Alvarado, Omar Mejía, Umaña, Misael, Dowson… Ahí tuve la fortuna de que empezó la regla que un jugador menor de 21 tenía que jugar por lo menos 45’ del partido. Me jugó a favor, me tuvieron que usar y me gané el puesto.

9. -¿Cómo fue esa experiencia en Noruega y Dinamarca?
-En diciembre 2011, fuimos a Noruega y Dinamarca con Léster y Edwin Sánchez. Firmé en Dinamarca en 2012, había arrancado un año bueno, jugando bien, pero me lesioné la rodilla (tendón de la rótula) y estuve afuera más de tres meses. Cuando iba a volver, me ofrecieron seis meses más de contrato, pero el técnico me fue sincero y me dijo que no iba a contar conmigo y decidí volver a El Salvador para mi segunda etapa con Metapán.

10. -¿Cómo fue la adaptación a un país tan distinto?
-Y, me costó . No hablaba el idioma; el clima es muy diferente, muy frío. La gente no es tan cálida como nosotros. Esa experiencia me hizo crecer, me hizo una persona más fuerte.

11. -Volviste a Metapán, ¿cuál fue el mejor Metapán, el del Bochinche o el del Zarco?
– Yo había tenido la suerte de vivir muchas cosas bonitas en la primera etapa de Metapán, porque ganamos campeonatos y había sido jugador revelación; había jugado Concachampions, el equipo estaba en la cima bastante rápido. Cuando llegó el Zarco fue un momento especial porque venía de la lesión. El Zarco me dio mucho, me acuerdo que cuando le ganamos la final a FAS, que hice el gol en la final, antes me habían quebrado el dedo en un entreno y no pude jugar la mayoría de los partidos. Pero él siempre me dio su confianza, me hizo sentir muy bien y aún me dio la confianza para jugar semis contra Marte, ser titular y hacer el gol con el que ganamos. Fue una montaña rusa.

Andrés "Ruso" Flores, jugador de Metapán, espera diagnóstico. Foto EDH

Andrés “Ruso” Flores, celebrando un gol con el Isidro Metapán. Foto EDH

12. -Otra vez emigraste, esta vez al Cosmos, un equipo legendario de EE.UU.
-En ese entonces siempre tenía mucha ilusión de volver a salir del país. Sentía que en el país había logrado salir campeón, jugar Concacaf, trascender. Tenía la meta de salir del país y hacerlo bien. Tuve la oportunidad de ir al Cosmos, que aún hoy es la institución más reconocida de fútbol en Estados Unidos y me topé con jugadores de una gran carrera. Estaba Marcos Senna, fue una etapa de gran crecimiento.

13. -¿Como se vive en Nueva York?
-Una ciudad como Nueva York te brinda muchas cosas y te hacer crecer culturalmente. Vivir ese tiempo allí fue muy valioso. Hay una gran comunidad salvadoreña que me hizo sentir como en casa, he dejado grandes amigos. Me encontré con Giovanni Savarese, que era mi técnico, un latino.

14. -Después llegó Raúl, ¿qué te dejó compartir vestuario con un referente del fútbol?
-Fue algo emocionante. Yo crecí viendo más a los Galácticos que al fútbol salvadoreño. Me identificaba con ellos y para mí eran lo máximo. Cuando pude jugar con Raúl y tenerlo en el mismo camerino para mí era algo increíble, un sueño. Si yo había crecido viéndolo a él hacer goles y celebrando esos goles. También tuvimos la oportunidad de jugar en El Salvador, darle de probar pupusas, hablarle de mi país. Para mí era algo impensado antes. Salimos campeones, al siguiente año llegó Juan Arango, el jugador más reconocido de Venezuela. Por eso digo, soy un afortunado, he vivido muchas cosas en el fútbol.

15. -Raúl y Senna de compañeros… ¿eran de darte consejos en el juego o en la vida?
-Son dos jugadores diferentes. Marcos es más amigable, más sociable; Raúl mas frío, pero es un líder nato. Siempre está intentando corregir, a él mismo y a los compañeros. Nos daba herramientas a los compañeros para que fuéramos mejores. Él estaba enfocando su futuro a ser entrenador y se le notaba. Vivía muchos los partidos y los analizaba. Siempre que le tocaba jugar, estaba enfocando toda su energía. Su momento como entrenador del Madrid va a llegar.

16. -Llega Portland, ¿se siente el salto a la MLS?
-Sí, la organización es muy grande. Tienen el control de todo, hacen sentir que están tratando de mejorar, de hacer la liga más competitiva y más grande. Eso hace que la competencia interna de los jugadores sea alta y vaya subiendo el nivel de los partidos y de los equipos. Me di cuenta que podía llegar a Portland por Savarese. Antes de firmar con ellos, él me había dicho que estaba valorando opciones que tenía para dirigir y que quería contar conmigo donde el fuera. Llegó aquí (Timbers) y me llamó. Las diferencias se notan en la parte física. Es un fútbol que te exige mucho, con una intensidad bastante alta. Te exigen en la parte defensiva dando ayuda y en la parte ofensiva dando soluciones. Hoy hay transición, están trayendo muchos jugadores e intentando que sea más técnico, pero sin dejar de lado intensidad y rapidez.

ruso-flores-OK

Ruso Flores publicó esta foto, para celebrar el título con Portland, tras coronarse en la conferencia del Oeste.

17. -¿Cómo es la rutina diaria en un equipo de la MLS?
-Tenemos un calendario en el que tenemos que presentarnos 8.30 a.m. en el club, se desayuna ahí; si hay que hacer gimnasio, se hace, si no terapias. Después, el calentamiento previo, el entreno es a las 10:00. Luego se almuerza y uno queda libre. En la tarde intento pasar el tiempo con mi esposa, ella ahora está en su proceso de residencia, y estudiando. Estoy sacando una licenciatura en administración de empresas que termino este año en diciembre.

18. -Más allá del fútbol, ¿siempre tomaste el estudio como prioridad?
-Siempre tuve la espinita de sacar una carrera universitaria. Cuando Raúl estaba en Cosmos, platicamos una vez sobre la Universidad del Real Madrid, que es la Universidad Europea de Madrid en España. En su currículum ofrecen varios programas y varios masters en deportes, sea en rehabilitación, administración deportiva, derecho… Era un master en administración deportiva, ellos me aceptaron como atleta profesional. No pude ir a la graduación a Madrid porque era en la misma fecha que un partido. Pero feliz. Ya después tenía la espinita de sacar una licenciatura en EE.UU. La MLS tiene un acuerdo con una universidad y te ofrecen facilidades financieras. Arranqué en septiembre de 2018 y en diciembre de este año estaría graduándome de Licenciado en Administrador de Empresas.

19. -No es tu caso, pero ¿por qué a los jugadores salvadoreños les cuesta tanto adaptarse en el exterior? Hay muchos ejemplos.
-Estoy de acuerdo, al futbolista salvadoreño le cuesta la adaptación porque no tenemos la experiencia que tienen en otros países o la oportunidad de poder viajar desde muy pequeños. Los jugadores en México, por ejemplo, en las divisiones inferiores de sus clubes, están participando muy seguido en torneos internacionales. Les toca ir a Argentina, EE.UU. o Europa. Cuando llegan a una edad más avanzada y les toca una oportunidad afuera, ya tienen la experiencia de haber vivido otras culturas. No se les hace tan difícil como a un jugador que no ha tenido la posibilidad de hacer estos viajes. Cuando te toca esto por primera vez a los 20 o 21 años y que venís de un país que eras un jugador destacado, llegás a una liga más exigente, donde no tenés tu familia, las cosas se te ponen un poco cuesta arriba. Y si no tenés el temple para luchar ante dificultades, te volvés a tu casa. Es como cualquier otro profesional. A la gente la preparás para que cuando llegue a trabajar se encuentre con ambientes lo más familiarizado posible para que le sorprenda poco lo que va a vivir. El futbolista salvadoreño no cuenta con esta preparación que lo pondría en una situación más cómoda al salir del país.

20. -¿Cuáles son a tu criterio las primeras 3 cosas que se deberían hacer para mejorar el fútbol salvadoreño?
-Primero, las divisiones inferiores. Se necesitan más categorías, hoy solo Reserva y Sub 17 y no es suficiente. Este sería el primer pilar, porque la casa, si la vas a construir, la tenés que hacer de abajo para arriba, no podés hacerla de arriba para abajo. Es mentira. El segundo pilar es la parte estructural de los clubes. Mejores escenarios, mejores canchas, mejores implementos para los jugadores, la parte nutricional, la construcción de los cuerpos de los jugadores para estar mejor preparados en torneos internacionales. Lo tercero es la Liga Mayor de fútbol, que entre más competitiva sea, mejor nivel va a haber, y eso repercutirá en la Selección.

21. -Vos has sido crítico de los cortes de procesos en Selección, de interrumpir los trabajos a largo plazo.
-Yo fui parte de este grupo de voces que hemos criticado el corte de procesos, corte de entrenadores que estaban dando buenos resultados. Creo que es importante que una persona pueda contar con la confianza de su jefe para poder desarrollar un mejor trabajo y mas aún estando en una silla tan caliente como lo es de la Selección nacional. Porque la curva de rendimiento de la Selecta siempre tiene que ir en alza. Esta vez creo yo que De los Cobos ha contado con ello, han habido críticas por resultados o por la forma que juega el equipo, pero todavía tenemos chance de entrar a la hexagonal y tendríamos que pensar más en la parte positiva o negativa. Estamos a 4 o 5 meses de lograrlo.

22. -Hay muchas críticas por la forma de jugar.
-Yo soy de los que me gusta las formas para lograr los objetivos, me gusta que las cosas se hagan bien, y en el fútbol se juegue bien. Pero ante la realidad del fútbol salvadoreño, no me voy a mentir ni a mí, ni a vos, ni a la gente, contar con la posibilidad de estar en una hexagonal, donde pueda pasar cualquier cosa aunque sepamos que estamos en desventaja ante un EE.UU. o México, para nosotros es importantísimo. Si clasificamos a la hexagonal y después a un Mundial, la gente se olvidará de las formas.

23. -¿Alcanza con lo que tiene El Salvador?
-El área de Concacaf, sacando a México y EE.UU., es muy pareja y son detallitos los que cambian los partidos. Hablando solo de los partidos, no de estructuras ni organización. Creo que el jugador salvadoreño tiene la capacidad de apretar en este último tramo y de poder llevar a la Selección a la hexagonal, esperaría que también la gente se ponga en esta misma línea.

24. -Colaboras con otras instituciones como Olimpiadas Especiales, ¿cómo aportas a estas causas?
-Me encanta, ya tengo cuatro años de estar con ellos y estoy orgulloso de poder ser parte del grupo de embajadores. Trato siempre de estar en contacto y participar en sus actividades. Lo hago con otras organizaciones como FESA, a quien estoy muy agradecido porque ellos fueron los que al principio confiaron en mí. Son proyectos que traen cosas positivas para la gente que lo necesita.

Andrés “Ruso” Flores legionario del Portland Timbers de la MLS. Foto EDH/ Josué Parada

25. -¿Lo mejor y lo peor que te dio el fútbol?
-Difícil (risas). Lo mejor es la posibilidad de conocer el mundo, he conocido lugares que sin el fútbol no hubiera podido. De cumplir sueños, conocer personas. Lo peor, tal vez, es estar lejos de mi familia. Es lo más importante y soy muy cercano, pero ha valido la pena y hemos disfrutado de este camino, tanto ellos como yo.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad