×

Síguenos en

La respiración completa es clave para practicar yoga

Al respirar de forma rítmica y profunda se logra bienestar físico, psicológico y espiritual. Favorece el equilibrio en el cuerpo y produce calma y claridad en la mente.

Por Osmín Monge

Ene 25, 2018- 18:27

Algunas personas han podido sobrevivir varios días, e incluso semanas, sin comida o agua, pero nunca se ha conocido a alguien que haya sobrepasado seis minutos sin respirar.

La respiración es importante porque las células necesitan constantemente un nuevo suministro de oxígeno para que puedan producir energía. Sin ese elemento vital la función celular se deteriora.

Es usual que las personas adultas respiren de forma arrítmica, superficialmente, a veces por la boca, utilizando sólo la parte alta de los pulmones y muchas veces con exhalaciones cortas. Esto puede provocar cansancio y nerviosismo, entre otros problemas de salud.

Sin embargo, cuando la respiración se realiza de forma plena, las personas suelen tener mayor resistencia a las enfermedades y se incrementa considerablemente su energía.

Un “respiro consciente” con yoga

Respirar correctamente también potencia las capacidades mentales, como la concentración, el intelecto y la memoria, y se tiene una mayor estabilidad emocional.

En la practica de yoga la respiración completa es esencial. En esta disciplina es tan importante esa acción como lo son también las posturas.

Cada inhalación y exhalación puede energizar, calmar y ayudar a formar una conexión más profunda entre la mente y el cuerpo.

El yoga retoma la respiración completa, también conocida como la respiración yóguica o respiración total, para tener una mente serena y regresar al ser.

“Por medio de nuestra respiración podemos permitir que más prana (energía vital) llegue a nuestro sistema, y que circule mejor en nuestros nadis (canales energéticos) y cuerpos sutiles, dándonos mayor vitalidad, activando la sanación natural del cuerpo y desplegando nuestras capacidades físicas, mentales y espirituales”, expresa Beatriz Dávila, maestra de yoga, en un artículo publicado en aboutespanol.com.
La respiración completa tiene que ser rítmica y profunda. En ella se deben utilizar las tres partes de los pulmones, combinando la respiración abdominal, la respiración intercostal y la clavicular.

La diversidad del yoga

“Cuando respiramos bien, inhalando y exhalado ampliamente por la nariz, estamos en el momento presente y nos sentimos de maravilla”, refiere Dávila.

Al respirar completamente en una sesión de yoga, es decir de forma profunda y calmada, los hombros y el cuello se relajan más, y el pecho y el abdomen se ensanchan. En ese momento las personas están más abiertas al mundo, son más flexibles, piensan de forma positiva y experimentan un desprendimiento de emociones negativas y de temores.

Cada sesión de yoga debe tener una resolución positiva, ya sea para una mejor salud física o mental o para cualquier otro propósito. Esta debe integrarse con el proceso de inhalación, ya que el aire o el prana que ingresan al cuerpo afectan todo el organismo.

Al centrarse en la respiración durante la realización de posturas de yoga, el control de la respiración se desplaza desde el tronco del encéfalo hasta la corteza cerebral. Es en ese momento cuando las personas se dan cuenta que “la magia” comienza a suceder. En ese instante la mente se vuelve más “silenciosa”, surge una conciencia tranquila, hay menos estrés emocional y la energía vital comienza a fluir libremente.

Gracias a la respiración completa se mejora el equilibrio del cuerpo, genera calma y proporciona claridad a la mente; asimismo, permite a las personas estar conectadas con esa parte de ellas más elevada y universal.

YOGA PARA TODOS
Clase gratuita de yoga impartida por el centro Yogashala.

Sábado 27 de enero a las 6:30 a.m. en El Parque Bicentenario.

Estas clases se imparten todos los últimos sábados de cada mes.

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios