Secciones
×

Síguenos en

8 reglas del botiquín casero que solemos romper, perjudicando nuestra salud

Muchos errores entorno a medicamentos que tenemos en casa podrían ser dañinos. Toma nota y sigue los consejos de los expertos.

Foto retomada de kidsfirstaid.com.au.

Por Genial.guru

Nov 29, 2017- 10:28

Ninguna familia puede vivir sin un botiquín en el hogar. Algunos constan solo de un conjunto básico de medicinas, otros pueden ocupar hasta varios niveles de estantería. Pero en cualquier caso, todos deben conocer algunas reglas básicas de almacenamiento para las medicinas.

Genal.guru te muestra los principales errores que se cometen al utilizarlas.

8. Guardar incorrectamente en el refrigerador:

Algunos medicamentos se tienen que guardar a una baja temperatura y, en este caso, es mejor utilizar un refrigerador. Sin embargo, almacenarlas en sus puertas no es la mejor opción. La temperatura es más alta y además, por abrirlo frecuentemente, el frío aumenta y disminuye constantemente. Por lo tanto, es mejor asignar un lugar para ellos dentro del refrigerador.

Para proteger los medicamentos de los cambios constantes de temperatura y humedad guárdalos en un tupper sellado. Pero no los coloques justo en la parte posterior del refrigerador, ya que los medicamentos líquidos pueden congelarse y esto es contraproducente para ellos.

Fotos por Genial.guru.

7. Tirar el prospecto con las instrucciones:

A lo mejor, la mayoría se sienta identicada ante esta situación, cuando compras una medicina y después la caja con el instructivo desaparece inesperadamente. La fecha de caducidad normalmente está indicada en el frasco, etiqueta o blíster, pero existe otra importante información. Además, el intructivo te ayuda a asegurarte de cuál es el nombre del medicamento que necesitas.

9 famosos trucos de primeros auxilios que el 90% de las personas hacen mal

6. No poner atención en la fecha de caducidad:

Por lo general, la fecha de caducidad se indica para el estuche cerrado. En caso de que el medicamento haya sido abierto, la fecha de caducidad cambia. La información detallada está descrita en el instructivo. Especialmente en los medicamentos líquidos. Por ejemplo, las gotas para los ojos abiertas se deben cambiar no menos de una vez al mes, de otro modo pueden ser peligrosas, ya que las bacterias se extienden.

5. Guardar los medicamentos en un lugar accesible para los niños y un lugar no protegido por la luz:

Las medicinas no se deben almacenar en espacios abiertos en donde la luz solar las alcance, tales como en la mesilla de noche. Así pierden su efectividad e incluso se echan a perder. Pueden ser peligrosas, ya que así los niños también tendrán un acceso más fácil a ellas. Es mejor ponerlas en un tupper y guardarlas en un muebles que no tengan puertas transparentes. Recuerda que el botiquín tiene que estar fuera del alcance de los niños.

4. Desechar los medicamentos de manera incorrecta: 

El mejor método para tirar los medicamentos en casa es envolverlos en una bolsa o ponerlos en un frasco con tapa y luego echarlos al bote de basura.

En algunos países hay posibilidad de entregar los medicamentos innecesarios en un policlínico o farmacia. Ahí se deshacen de ellos de una manera muy segura. Otra variante es tratar de entregarlos a quienes los necesiten después de que acabes tu tratamiento. En las redes sociales hay muchas comunidades donde puedes donar los medicamentos a aquellos que no los pueden comprar.

Babear al dormir puede ser buena señal de salud

3. Tener un botiquín desordenado: 

El orden en el botiquín te ayuda no solo a encontrar rápidamente un medicamento necesario, sino a garantizar la seguridad de tu familia. Es necesario deshacerse de todos los medicamentos caducados y pastillas sin blíster, incluso si sabes de qué medicamento se trata. Las medicinas líquidas y cremosas deben desecharse en caso de que cambien de color o se estratifiquen.

Intenta dividir los medicamentos de uso externo e interno, colócalos en diferentes contenedores. Mantén los medicamentos en su caja original, de lo contrario te arriesgas a cometer un error y a tomar drogas que no necesitas o que ya han caducado.

2. No utilizar medicinas más modernas:

Nos acostumbramos a fiarnos de los medicamentos que han pasado la prueba del tiempo. Mientras tanto, ellos fueron reemplazados por unos análogos más modernos o los mismos medicamentos pero en otra caja más cómoda y segura. Especialmente cuando hay niños pequeños en la casa. Por ejemplo, antes de inyectar la piel se usa una toalla húmeda para desinfectar, pero ahora en lugar de usar algodón y alcohol existe un marcador de verde brillante que tiene la misma función.

La mayoría de las personas toman el mismo medicamento durante años y ni siquiera saben que han aparecido otros mucho más efectivos hace tiempo. Para estar seguro de los medicamentos que usas, pide una consulta al médico.

1.No seguir reglas de almacenamiento:

Todas las pastillas, polvos, cápsulas, apósitos y vendas activamente absorben la humedad y por eso se echan a perder. Nunca debes de guardarlas en el baño, incluso si se trata de un mueble con puertas bien cerradas. La cocina tampoco es el lugar más adecuado para los medicamentos: los cambios constantes de temperatura y humedad tienen un efecto negativo en la calidad de las medicinas, especialmente si se trata de los muebles que están cerca de la estufa, microondas, tetera o calentador. Es mejor elegir el dormitorio o la sala.

La indicación en el medicamento de que se debe almacenar a temperatura ambiente significa que no debe superar los 25 grados. Si en el departamento durante mucho tiempo se mantiene una temperatura más alta, el tiempo de almacenamiento del medicamento se reduce drásticamente. Verifica esto. Tal vez esta sea otra razón para revisar tu botiquín.

 

 

 

Tags Primeros Auxilios Salud

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios