Secciones
×

Síguenos en

Niña se quejaba de fuertes dolores de cabeza y el médico le dijo que eran celos

Es importante que, ante cualquier queja de dolor de los niños, acudamos en su socorro haciendo una visita al médico para desestimar cualquier problema.

Se recomienda a los padres atender las señales de que algo anda mal en la salud de sus hijos / Foto Por Pixabay

Por Fernanda Gonzalez Casafús / Familias.com

Nov 06, 2017- 07:39

Los celos entre hermanos son comunes, y muchas veces los niños pueden sintomatizar al respecto. Sin embargo, muchas veces debemos escuchar a los niños y no minimizar lo que les está sucediendo. Los dolores de cabeza que sentía Amber no eran debido a los celos, como decía su médico, sino que eran consecuencia de un tumor en su cerebro.

De acuerdo a publicación del 26 de octubre de Mirror, Amber es una niña de 9 años que volvió a nacer después de un tiempo, luego de ser escuchada por su madre y ser atendida por los médicos. La pequeña sufría constantemente dolores de cabeza. La intensidad de las molestias iban en aumento, por lo que su madre decisión consultarlo con el pediatra.

“Sólo quiere llamar la atención”

Amber insistía repetidamente con que había “algo” dentro de su cerebro y que quería “un cerebro nuevo”. Sin embargo, el médico de cabecera le dijo a la madre que los dolores se correspondían con los celos que sentía por su hermana menor y que todos sus achaques tenían que ver con el objetivo de llamar la atención de sus padres.

Zainab, la madre de Amber, decía que su hija venía sufriendo dolores desde el año 2014, y que había períodos en que los sufría y en otros momentos se iban. “Tenía terribles dolores todos los días, todo el día”, dijo Zeinab. Iban y venían de los centros médicos buscando una explicación, y hasta llegó a escuchar de boca del médico “Tiene una hermanita, está celosa y quiere más atención “.

Podría interesarle: 7 síntomas que te ayudarán a identificar derrames cerebrales en mujeres

Pensamientos suicidas

Un día, la tía de Amber quiso hablar con la madre de la niña. Tenía algo muy importante que decirle: había escuchado a la pequeña hablar con sus primos, y en esa conversación les decía que quería suicidarse. Puntualmente sus palabras fueron “quisiera tirarme debajo de un automóvil”. Ya sea en sentido figurativo o no, esos pensamientos no son adecuados para una niña de 9 años, quien seguramente haya estado pasando un tremendo calvario al sentir que nadie encontraba una solución a su dolor.

“¿Cómo no podría haber sabido que mi hija de 9 años estaba tan desesperada que estaba hablando de suicidarse? Y me sentía impotente de que no pudiéramos obtener la ayuda que necesitaba. Nadie nos estaba escuchando. Todos nos sentimos decepcionados, pero especialmente Amber. Nos sentimos tan solos”, dijo Zeinab.

El diagnóstico fue abrumador

Sin embargo, luego de repetidas consultas a los médicos pudieron dar con el motivo por el cual la niña no paraba de quejarse de terribles dolores de cabeza. El médico que había dicho que se debía a los celos debe ahora lamentar sus palabras.

En junio de 2015, Amber se hizo una resonancia magnética en el Birmingham Children’s Hospital, en Reino Unido, y cuando los médicos llevaron a los padres y a la niña a una habitación contigua para explicarles lo que habían visto, se llevaron una sorpresa desagradable. Allí les dijeron que lo que habían visto era un tumor cerebral.

La pequeña comenzó a gritar y dijo “¡Les dije que había algo en mi cabeza!”. Ahora, debía afrontar operaciones y tratamientos, y tanto Amber como su familia estaban temerosos. “Nunca olvidaré el miedo en sus ojos. Abrazándola, hicimos todo lo posible para consolarla. Pero todos estábamos aturdidos por la conmoción. Nunca en mis peores temores imaginé que mi pequeña niña tenía un tumor cerebral”. En cierta forma, ningún padre está preparado para ello.

Así fue como el tratamiento comenzó lo antes posible. Los médicos aplicaron esteroides en el cerebro de la niña para aliviar la inflamación y finalmente luego pudieron operarla. La operación duró 8 horas y el objetivo era extirpar el tumor.

Un final feliz

Afortunadamente, la cirugía fue tan exitosa que lograron quitar por completo el tumor del cerebro de Ámber. Luego, los resultados de la biopsia revelaron que el tumor era un astrocitoma de bajo grado, y aunque continúa bajo controles estrictos, su vida ha vuelto a la normalidad poco a poco.

Amber, quien ahora tiene 11 años, recibe un escáner cerebral por año como control de rutina y su familia dio a conocer su historia para demostrar la importancia de escuchar a los niños cuando demuestran síntomas de enfermedades tan drásticas.

Cómo son los síntomas de un tumor cerebral

Un tumor cerebral no siempre es sinónimo de cáncer. De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina un tumor cerebral es un grupo de células anormales que empieza en el cerebro y los mismos se clasifican en benignos, malignos o invasivos. Los síntomas pueden ser:

– Dolores de cabeza que empeoran al despertarse pero luego desaparecen

– Dolores de cabeza que empeoran al toser o hacer ejercicio

– Dolores de cabeza que ocurren al dormir y con al menos otro síntoma como vómitos o confusión.

– Cambios en la personalidad y el comportamiento

– Incapacidad para concentrarse

– Aumento del sueño

– Pérdida de memoria

– Problemas con el razonamiento

– Pérdida gradual del movimiento o la sensibilidad en un brazo o pierna.

– Dificultad en el habla

– Problema de visión inesperado

– Problemas con el equilibrio

– Debilidad o entumecimiento

– Escuchar al niño

Los dolores de cabeza suelen ser un indicativo de que existe algún problema. Es importante escuchar a nuestros hijos cuando se quejen de algún dolor y aprender a comprender cuándo es realmente un dolor y cuándo está sintomatizando por alguna dolencia emocional. Sea cual fuere el motivo, el niño necesita contención y ayuda.

Es importante que, ante cualquier queja de dolor de los niños, acudamos en su socorro haciendo una visita al médico para desestimar cualquier problema.

 

Tags Familia Salud

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios