×

Síguenos en

El acné no tiene edad

A pesar de que el acné suele estar vinculado a la adolescencia se trata de una patología que afecta a una de cada dos mujeres.

Por EFE

Dic 25, 2017- 16:12

A pesar de que el acné suele estar vinculado a la adolescencia, se trata de una patología que no tiene edad. Afecta a una de cada dos mujeres adultas y es el primer motivo de consulta al dermatólogo, una afección que, además, en algunos casos, saca a la luz una patología subyacente.

Actrices como Cameron Díaz y Natalie Portman o la directora y guionista Lena Durham padecen una enfermedad que afecta al 80 por ciento de los adolescentes hasta los 24 años y a mujeres con problemas hormonales, según la Organización Mundial de la Salud.

La dermatóloga del Hospital Santa Caterina de Girona, Ariadna Ortiz, afirma que cada vez “hay más personas adultas que sufren acné”, una enfermedad a la que “se le resta importancia” por el hecho de que afecta a gran parte de la población, durante la adolescencia.

El secreto de Audrey Hepburn para dar volumen a sus pestañas

“Hay personas que no han padecido acné en su juventud, pero a las que luego les brota” en el rostro, pecho o espalda, indica la doctora Ortiz, quien explica que el acné adulto suele afectar a más a mujeres que hombres y que no se deben “minimizar” sus efectos.

La doctora hace hincapié en que “el acné no se cura solo”, de ahí que recomiende consultar con un profesional “en cuanto sea evidente” para conocer qué lo provoca y así tratarlo adecuadamente.

Posibles causas
“Hay que romper un falso mito: no es una enfermedad banal”, advierte la también directora médica de los laboratorios Pierre Fabre Dermocosmética.

“Existen tratamientos que permiten que no empeore”, pero se trata de una enfermedad inflamatoria que puede tener “brotes acusados” que merman la autoestima de quien la padece.

“Todos queremos colgar nuestra mejor foto en las redes sociales, y el acné de la mujer adulta, aunque sea más leve que en un adolescente, provoca un impacto emocional mayor”, con aumento de la “frustración” y de la “vergüenza” y más riesgo de cicatrices al tratarse de una piel “muy frágil”, asegura.

El uso de anticonceptivos, un maquillaje inadecuado o una deficitaria higiene del rostro, además del estrés, juegan un papel importante en la aparición del acné adulto, “que también puede ser el reflejo de una patología subyacente como un trastorno hormonal, producido por ovarios poliquísticos” o puede tratarse del síndrome Saha (seborrea, acné, hirsutismo, alopecia), explica la doctora.

Una razón por la que considera esencial el trabajo conjunto entre el ginecólogo y el dermatólogo, ya que en un mismo paciente se pueden dar diferentes tipos de acné.

Al maquillarte
Uno de los peores daños que puedes causarle a tu piel es dormir sin desmaquillarte, y mucho más si tienes problemas de acné. Si no lo haces tus poros estarán obstruidos por los cosméticos, pero también por la suciedad, el sudor y los aceites propios de la piel.

Así que no permitas que te gane el cansancio y haz un esfuerzo por limpiar tu rostro cada noche con productos especiales para cutis acneico. También debes vigilar los siguientes puntos que recomienda el sitio vix.com:
Con el corrector
Si bien es perfecto para disimular granos e imperfecciones, también puede contribuir a la obstrucción de los poros. Usa los que estén libres de aceites y utiliza una brocha o esponja para aplicarlo. Los dedos no porque pueden tener suciedad y bacterias.

Resalta tu maquillaje al usar gafas

Mejor polvo suelto
El maquillaje compacto evita que tu piel respire. De ahí que lo mejor es optar por polvo para fijar el maquillaje y evitar el brillo.

Deja que la piel respire
Tener algunos días libre de maquillaje es algo que la piel de tu rostro agradecerá, ya que le permitirá respirar sin problemas.

Usa bases minerales
Estas son más adecuadas para ti porque no tienen fragancias, parabenos, conservantes ni colorantes químicos, que puedan causar irritación en la piel. Además de ser más liviano, también se ve más natural.

¡Lava tus brochas!
Al menos una vez por semana, deja un espacio para lavar tus brochas y esponjas. Esto porque aunque tu cara esté limpia, la bacterias y grasa que contenida en los pinceles sucios se trasladan a tu piel, contribuyendo a la aparición del acné.

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios