×

Síguenos en

¡Nunca prestes tu maquillaje!

La práctica común de compartir tus cosméticos pone en riesgo tu salud. Aquí te decimos qué es lo que nunca debes prestar ni pedir prestado a tus amigas

Maquillaje

Por

Ago 15, 2016- 20:30

El uso de maquillaje es parte del día a día de muchas mujeres, pero algunas veces por las prisas o el descuido olvidan la cosmetiquera en casa. Esto las obliga a estar con la cara lavada todo el día o bien a pedir prestado algo de maquillaje a las amigas o compañeras de trabajo, sin reparar en que esta acción puede traer consecuencias para su salud.

De acuerdo con la Clínica Mayo, además de contraer desde piojos, en el caso de compartir un cepillo o peine, el hecho de prestar tus productos de uso personal  te pone en riesgo de adquirir cuando menos una infección u hongo.

Por otro lado, se pueden producir alergias o reacciones de hipersensibilidad, como enrojecimiento e irritación de la piel, y en el caso de que se trate de un cutis con tendencia grasa, se pueden producir erupciones parecidas al acné. 

Así que ya lo sabes, la regla de oro  es: “El maquillaje y las herramientas para aplicarlo no se prestan”. Y para ampliarte más al respecto, aquí te mencionamos algunas cosas de uso estrictamente personal, que no debes compartir con nadie aunque eso te haga quedar como mala hermana o amiga.

Labial


Sin duda se verá muy lindo si tú y tus amigas llevan a esa fiesta el mismo tono de labial, pero mucho mejor si cada una usa el suyo. Debes saber que el hecho de compartirlo puede provocarte la aparición de herpes y seguro no quieres que tu boca se llene de dolorosas llagas.

“Las bacterias se pueden transferir a través de las membranas de la boca en el torrente sanguíneo. Los labios tienen una extensa red de vasos sanguíneos justo debajo de la superficie, listos para absorber todo lo que aplica en la boca, incluyendo los gérmenes”,  dice el doctor Whitney Bowe, dermatólogo certificado del Consejo de la Ciudad de Nueva York. Agrega que el virus que causa el herpes labial se puede propagar entre dos personas que comparten bálsamo labial, incluso si la persona infectada no tiene llagas visibles.

Brochas y esponjas


Son elementos esenciales para el maquillaje, pero también son un caldo de bacterias y gérmenes por la humedad que pueden acumular, sobre todo cuando aplicas productos líquidos.  Como ves, fácilmente pueden llevar y traer desde conjuntivitis hasta estafilococos. 

Por eso es necesario laves tus pinceles y esponjas al menos una vez a la semana con un limpiador suave y agua caliente.  Luego deja que se sequen completamente para matar las bacterias y los gérmenes. Igualmente no debes prestarlas nunca, pero si lo haces lávalas antes de volver a usarlas.

La piel tiene distinta flora bacteriana que vive en la superficie y es necesaria para tener una piel saludable, pero si se comparten accesorios como mínimo se puede adquirir acné repentino u otra infección. 

Máscara y delineador


No importa si estás probándote una máscara en el ‘counter’ de una prestigiosa marca o si la pides prestada a una amiga, recuerda ser siempre cuidadosa con los productos que van cerca de los ojos, pues son vehículos fáciles para transmitir infecciones.

Según el sitio seventeen.com,  las toneladas de bacterias que viven en los párpados y las pestañas se pueden propagar al aplicador de rímel, al delineador de ojos y cualquier otra cosa que los toque, causando problemas  como conjuntivitis. 

Tampoco asumas que porque los ojos de la otra persona se miran sanos es seguro compartir los cosméticos. 
La bacteria que causa infecciones oculares puede vivir en las pestañas o las tapas durante semanas antes de que aparezcan los síntomas, y el tubo de rímel es un lugar oscuro y húmedo donde le encanta vivir.

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios