Secciones
×

Síguenos en

Queso fresco, delicioso y saludable

Blanco, de consistencia pastosa y suave aroma, el queso fresco es uno de los grandes aliados de la sana nutrición, que acompaña bien cualquier tiempo de comida.

Por Mireya Amaya

Abr 26, 2017- 21:33

Los quesos frescos están presentes en la mesa de casi todas las familias, y es que aporta tantos beneficios que no es posible dejarlo fuera del menú. Por ejemplo, es rico en calcio, un mineral necesario a cualquier edad indispensable para la salud de los huesos.

También contiene proteínas de alto valor biológico, vitaminas A, D y del grupo B; además de potasio, que aporta energía para el día a día y fósforo, necesario para mantener las funciones cerebrales en estado óptima y la memoria joven.

De acuerdo con el sitio consumer.es, los nutrientes del queso fresco se asimilan y aprovechan mejor que los de la leche, gracias a la fermentación producida por las bacterias acidolácticas o el cuajo. Por lo mismo, se recomienda a quienes sufren de estómago delicado y no toleran bien la leche entera como alimento alternativo rico en calcio y otros nutrientes.

Sandía, mucho más que una fruta refrescante

Sin embargo, no es apropiado para las personas alérgicas a la proteína de la leche de vaca.

Deliciosos a toda hora
No existe un horario específico para consumir queso fresco, de hecho puede ser parte de una de las tres principales comidas, pero es igualmente nutritivo y delicioso a la hora de los refrigerios o meriendas.

En el desayuno: Es el ingrediente perfecto como parte de un desayuno típico salvadoreño en el que se incluyen además frijoles y huevos. Pero no solo eso, también es ideal para acompañar un sabroso tamal de elote o en quesadillas hechas con tortilla de harina de trigo.

En el almuerzo: ¿Puede alguien resistirse a una sopa de frijoles con arroz y por supuesto un rico trozo de queso? Si no, es igualmente sabroso como relleno de vegetales, en unas deliciosas bruschettas o en una saludable ensalada fresca.

El café: la bebida predilecta de los genios de todos los tiempos

En la cena: Es muy apropiado para acompañar vegetales al vapor en una comida tan nutritiva como liviana.

A media mañana, puede formar parte de un refrigerio y consumirse con galletas de soda o pan, y por la tarde acompañar unas riguas calientitas.

Para conservarlo
La frescura del queso es muy importante, de manera que conviene comprarlo el día que lo vas a consumir. Una vez en casa necesita ser guardado en refrigeración a una temperatura de 4º C, siendo la parte alta del refrigerador el lugar más adecuado. Se puede mantener envuelto en la nevera durante varios días, pero inevitablemente comenzará a perder textura y sabor.

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios