Secciones
×

Síguenos en

¿Qué es el síndrome del “niño rico” y “no tan rico”?

El amor a los niños puede tener "precio", según algunos padres. Este es el gran error de algunos progenitores al criar a sus hijos, ¿lo estás cometiendo?

Foto por Familias.com.

Por Erika Gaytán; Familias.com

Dic 01, 2017- 12:15

Por diversas razones en esta era para muchos padres resulta complicado poder estar con sus hijos y darles el tiempo que ellos quisieran, por ello se ha optado por “cubrir” esta disponibilidad con regalos y caprichos de los niños (juguetes, ropa, dinero, aparatos electrónicos, etc.) así como en algunos casos sobreprotegerlos y pasar por alto cualquier falta que hagan ya sea en el hogar, en la escuela o en la calle, situación que a largo plazo se puede hacer perjudicial en el desarrollo emocional y físico del infante, esto es a lo que los psicólogos llaman el Síndrome del niño rico.

Sin embargo no todos los psicólogos coinciden con este nombre ya que no es exclusivo de los niños de clase alta, de acuerdo con el pediatra Ralph Minear. “El fenómeno no se ve sólo en niños de clase alta. Con mayor frecuencia se presenta en familias de clase media, ‘acomodadas’ o que simplemente aspiran a tener más bienes, más ingresos y mejor posición social”, explicó el especialista. Pero esto puede tener diversas consecuencias a corto, mediano y largo plazo:

8 maneras de educar a los niños para evitar la adicción a los dispositivos electrónicos 

Efectos psicológicos

Poco tolerante a la frustración: porque está acostumbrado a tenerlo todo lo que quiere sin importarle el cómo lo puede obtener y si está dentro de sus posibilidades o se lo ha ganado de verdad.

Foto retomada de media1.popsugar-assets.com.

Convertirse en una persona discriminatoria: con la gente que lo rodea por tener la idea de que él vale mucho más que los demás y con ello tener una actitud marginal.

Foto retomada de betanews.com.

Video: Padre graba el berriche de su hija y segura que es la mejor actriz

Tener una actitud de desinterés: por tener sus propios logros porque al habérsele dado siempre lo que deseaba no aprendió a valorar las cosas que se tenía y por ello nunca despertó en él alguna inquietud real o meta.

Efectos físicos

Estos se pueden presentar cada vez que el niño no consigue lo que quiere: dolores de cabeza, vómitos, diarreas.

Establecer límites

No se puede perder de vista que la manera en que se desarrolla el niño en gran parte va hacer responsabilidad de los padres, los niños actúan de acuerdo a lo que ven y a lo que se les permite hacer. Por ello es importante guiarlos así como lo afirma la profesora de psicología en la Universidad Estatal de Arizona, Suniya Luthar: “en todos los casos, nuestro deber es… intervenir y hacer lo correcto. No solo amar a nuestros niños, sino establecer los límites adecuados”, respecto a su comportamiento.

Tags Familias Hijos Padres

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios