Secciones
×

Síguenos en

¿Confiarías en tus amigos para que te busquen pareja?

Las personas que se ofrecen como celestinos y celestinas no siempre hacen un buen trabajo. Algunos desconocen los límites y terminan enrollándose mucho en la nueva relación. A veces la amistad se pierde y las cosas no resultan como todos pensaban.

Por elsalvador.com

Ago 10, 2017- 17:35

Todos tenemos un amigo al que le gusta hacer de Cupido todo el tiempo, busca aquellas cosas que dos personas tengan en común, enaltece las cualidades de ambos y sobre todo insiste una y otra vez en que son la pareja ideal.

Pero ser Cupido no es una labor fácil, de lo contrario tiene sus reglas y límites. Si bien es cierto, los amigos son esas personas que nos conocen muy bien y saben nuestros gustos y preferencias, no significa que vayan a triunfar cuando elijan el prospecto que ellos quieren.

La Escuela de Negocios de Harvard se llevó a cabo un estudio muy interesante al rededor de los individuos que adoran ser celestinos y celestinas. Según la investigación estas personas obtienen altos índices de placer, incluso cuando su labor no haya sido exitosa.

¿Tendrías un amigo con derecho?

Aunque tu amigo el Cupido se sienta feliz al tratar de unir a dos personas, la situación puede tornarse muy fea una vez haya avanzado todo. La doctora Hartman, especialista en relaciones, asegura que “conseguir una cita de ellos trae consigo un mayor número de situaciones nocivas”.

Cuando un amigo te presenta a alguien, automáticamente se convierte en un mediador, lo que puede crear mucha tensión entre ambos”, si algo en el camino sale mal, ese amigo es tachado de culpable para toda la vida.

Ser un celestino o celestina es un juego serio, que como dijimos al principio, tiene reglas y límites, si a ti te gustaría tomar ese rol porque te parece divertido, crees que tienes tino para conectar a dos personas o simplemente lo haces por el bien de tus amigos, eso conviene que sepas lo siguiente:

– Un cupido es solo un mediador. Las palabras clave aquí es “sabe dónde y cuándo termina su misión”. Ten mucho cuidado con traspasar la delgada línea de la amistad, porque una vez hecho de este modo no hay vuelta atrás. Tu trabajo también es propiciar los encuentros pero sin obligar a nadie o incomodarlos, animarlos a que se hablen y convivan.

– Debes tener buen criterio. Tu tarea es ver más allá de lo que pinta el futuro novio de tu amiga (o viceversa). Si de algo debes tener mucho cuidado es de no emparejarlo con alguien que sea avaricioso, egoísta y lleno de otros defectos de esos que arruinan una vida entera. El amigo cupido deja a un lado los sentimientos y es realista, trata de ver cómo será la relación a futuro y es sincero cuando presenta a alguien.

5 razones por las que los “amigos con beneficios” nunca te dejarán ningún beneficio

– Es un verdadero planificador. Si lo que quieres es que todo resulte como querías, pon un granito de arena en los detalles que crees que van a dar éxito. Planifica un encuentro sutil como un paseo por el campo o a la playa.

– Por último tienes que saber que no puedes controlar la química de ambos. Si no resultó a la primera cita, pues date por vencido, a veces no hay que forzar nada. Dos personas no pueden ser obligadas a amarse.

Esperamos que después de leer esto tengas una idea más clara de cómo ser un cupido y que estés seguro de querer o no que tus amigos se involucren en tu vida amorosa.

Tags Pareja

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios