18 de diciembre de 2005


TEMA DE PORTADA
¿Con ropas o chulones?

Uno de los “topos” afirma que estaban descansando cuando los sorprendió un policía. Estaban con pantalones cortos y camisetas sin mangas, pero el agente los obligó a desnudarse. Ese proceder podría derivar en la anulación del proceso.

Jorge Beltrán /Florence Couto
vertice@elsalvador.com


Captura. El día del descubrimiento, la policía dijo que encontró a los hombres tal y como vinieron al mundo.
Uno de los topos recuerda que cuando el camión derrumbó una parte del túnel, ni cuenta se dieron, a pesar de que estaban a unos sesenta metros del resquebrajamiento.

Ambos descansaban, cuando de repente vieron a un policía que los encañoba. La sorpresa los dejó mudos por un instante y mecámicamente hicieron caso a la orden de desnudarse.

Uno de los topos dice que ambos estaban en short y con camisetas y no “chulones” como lo ha afirmado la policía.

Pese a que saben que los policías no actuaron bien, el topo entrevistado asegura que no quiere andar en más problemas por eso. Suficiente ha tenido ya con la vergüenza que le hicieron pasar al mostarlos desnudos.

Sin embargo, legalmente, las acusaciones contra Miguel Angel Crespín y Rafael C., el adulto y el menor hallados dentro del túnel, podrían ser anuladas como consecuencia del proceder policial. Expertos en leyes aseguran que les violaron garantías constitucionales como el derecho a la integridad moral.

Abogados penalistas consultados opinan que es un hecho por el que la policía como institución, debería hacer una investigación del mal proceder, pues por un lado se hacen esfuerzos por llevar a la cárcel a delincuentes, pero muchas veces un mal procedimiento policial puede dar al traste con las iniciativas.

Para Mario Machado, representante legal del Banco Agrícola, que sería objeto de robo, si se comprueba que se violó garantías de los acusados, el proceso podría anularse.

Según el letrado, la narración de los hechos en la acusación fiscal, no dice nada sobre la forma cómo fueron encontrados ambos sujetos dentro del túnel. “Pero no lo podemos desmentir, porque hay fotografías.

Defensa. Un “topo” dice que escarbaban vestidos.
Si se comprueba (que la policía los desnudó y dejó que les tomaran fotos) podría significar violación de garantías constitucionales y procesales y podría significar el procesamiento de los agentes responsables”, sostuvo Machado.

La opinión de Manuel Chacón, otro abogado penalista, no es distinta a la de Machado: la policía debería hacer una investigación administrativa porque si los acusados fueran inocentes, no solo se vulneró sus nombres sino que se los exhibió desnudos.

El relato de los topos es que un policía les mandó que se quitaran las ropas, todas, y así los sacó del hoyo. El imputado asegura que vestía un short negro y una camiseta desmangada blanca.

La afirmación que un agente captor hizo a periodistas el mismo 29 de noviembre, confirma que los dos involucrados estaban con ropas.

Policía los desnudó

Este aceptó haberle ordenado que se desnudaran para cerciorarse de que no escondían armas con las que pudieran atentar. Sin embargo, no explicó por qué, una vez que verificó que no escondían armas, no ordenó que se vistieran nuevamente.

Ese sería de seguro un procedimiento prudente y válido. Pero una vez verificado que no escondían armas, les debió haber ordenado que se vistieran antes de salir a la superficie.

“La policía tiene que cumplir con los requisitos procesales y de procedimientos administrativos para que lleguen de una manera sana a un juez”, sostiene Chacón, el abogado.

Por su parte, la Fiscalía no considera que exponerlos desnudos, pueda ser piedra de tropiezo en el proceso judicial.

La policía reitera que el procedimiento fue el correcto y que los sujetos estaban desnudos.
“No se les violentó la integridad moral porque ellos estaban así (sin ropa) y los policías no tenían la obligación de ir a buscarles ropas”, sostiene el oficial, que pidió no ser identificado.

El policía afirma que ellos en ningún momento los presentaron desnudos ante los medios de comunicación, sino que fueron los periodistas los que desde tras la cinta amarilla les hicieron tomas. “Nosotros no podíamos impedirles eso.

Al siguiente día que los presentamos ellos estaban con ropas, si allí los hubieramos desnudados, entonces si fuera una violación a su dignidad”, asegura el funcionario.

Por su parte, la Procuraduría de Derechos Humanos, Beatricce de Carrillo, dice que a todas luces es una violación que podría no sólo derivar en la anulación del proceso contra ambos imputados, sino que los agentes captores podrían ser procesados por ese abuso.

De Carrillo asegura que no han recibido denuncias por ese caso, sin embargo, es su obligación apoyar a las personas que sufren algún abuso por parte del Estado y estaría presta a ayudarles si ellos así lo requieren.

De esta manera que los hombres trabajan chulones debajo de la tierra, tal y como muchas personas se lo creyeron.


Copyright 2005 El Diario de Hoy - Derechos Reservados. vertice@elsalvador.com
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de su titular.