29 de febrero de 2004


BISIESTO, AÑO SINIESTRO

El día añadido

El 29 de febrero es, para muchos, sinónimo de catástrofes o hechos nefastos; pero
la historia y las mismas circunstancias se encargan de mostrarnos que, si bien es cierto
es extra, es un día normal...

W. Hernández, A. Miranda y L. Martínez
vertice@elsalvador.com

Para unos es un día siniestro. Otros le confieren poderes catastróficos. Algunos prefieren no ser tan pesimistas y lo ven como la oportunidad de celebrar exactamente su cumpleaños. Así se ve el 29 de febrero.

No son ni nefastos ni atraen catástrofes, a pesar de que muchos vinculan los años bisiestos con períodos aciagos, donde los desastres, catástrofes y guerras son tan comunes.

¡Y todo por culpa de los romanos! La idea de relacionar los bisiestos con fenómenos fatídicos proviene de esa cultura, ya que febrero era considerado como el mes de los muertos y el dolor en tiempos del imperio.

Y el pensamiento se arraigó de tal manera que hasta se llegó a considerar que añadir un día más al mes era potenciar esa influencia “anti vida”.

Los menos dados a pensamientos cataclísmico prefieren entender el fenómeno como un simple ajuste técnico o matemático para hacer cuadrar un calendario al que, cada año, le sobran unas cuantas horas.

Sí, el 29 de febrero sirve para corregir el desfase que existe entre la duración real de los años “normales”: 365 días y seis horas aproximadamente, y es necesario corregirlo cada cuatro años. Así, nada más.

Cierto es que en los anteriores años bisiestos se produjeron fenómenos o hechos que podríamos considerar característicos de estos períodos o que representan malos recuerdos para más de alguno.

Los años 1996 y 2000 también fueron bisiestos. Y sin ánimos de fomentar una cultura cataclísmica, Vértice hizo un recuento de algunos acontecimientos atípicos en distintas áreas de la vida social nacional e internacional.

Como por ejemplo, para los fanáticos del fútbol, y en especial del Real Madrid de España, podría resultar incómodo y de mal agüero saber que, hace cuatro años, un 29 de febrero, el Bayer de Munich eliminó al equipo merengue de la Champions League en el mismo Santiago Bernabéu.

Coincidencias aparte, este otro bisiesto ambos equipos se miden en la competición europea.

En el ámbito político, por estos mismos días también se conocía el triunfo de George W. Bush en las primarias del estado de Virginia. A la postre, el republicano se convirtió en el 43o. presidente de la nación más poderosa del planeta.

La esfera salvadoreña

Nuestro país también registra hechos que se pueden considerar funestos para unos y afortunados a otros. ¿Qué será?
Coincidentemente, los dos últimos años bisiestos se han registrado sendos incendios en la capital. Ojalá y este sea la excepción.

Aunque en algunos ámbitos el tiempo parece que se detuvo, no quiere decir que eso signifique que se repetirán los hechos. Por ejemplo, este bisiesto también es electoral. En lo político, hace cuatro años, el candidato a la Alcaldía Municipal de San Salvador por el partido ARENA, Luis Cardenal, se disponía a sostener un decisivo debate televisivo con su principal adversario Héctor Silva.

El encuentro resultó fatal para el tricolor, quien meses después perdía las elecciones; a pesar de que las encuestas lo ubicaban -desde siempre- como claro favorito.

El ciclo de la historia


Los problemas de CINTEC no empezaron con las reveladoras publicaciones por las que ha demandado a tres representantes de este periódico. Los problemas de la empresa canadiense iniciaron el 29 de febrero de 2000, cuando un incendio en el antiguo botadero de Mariona, Nejapa, dejó inservibles dos máquinas propiedad de la empresa y consumió cinco viviendas habitadas por familias de pepenadores.
Ese mismo día la entonces directora del Seguro Social, Ana de Escobar, daba un ultimátum al sindicato para que finalizaran una huelga iniciada el 15 de noviembre de 1999.

También hace cuatro años los empleados del Seguro Social permanecían en huelga por quien sabe qué razones y el
Departamento de Estado de los Estados Unidos señalaba la corrupción en el Sistema Judicial. Y esto que ni por asomo aparecían hechos como la huida de García Prieto, la liberación de Nelson García, las trabas para la extradición de Carlos Perla; claro, en eso, el año sea bisiesto no nada tiene que ver.

Pero no todo es malo. Al margen de las consideraciones o creencias cataclísmicas que intentan descubrir si realmente estos años atraen o no la mala fortuna, los hechos se encargan de desmentirlas.

Porque, exceptuando que los hechos anteriores coincidieron en años que tenían un día extra, lo cierto es que en este tipo de años también sucedieron hechos similares a los acaecidos en otros.
Excepciones

Así, si se hace un recorrido por la historia se observa que también se dieron muchos avances y circunstancias positivas que desdicen el título aciago.

La invención del telescopio, del termómetro a gas, del primer auto con motor a explosión, el final de la guerra de Afganistán fueron precisamente en bisiestos.

O el hecho de que la banca salvadoreña creció, hace cuatro años, al diez por ciento, o que el gobierno de nuestro país haya abierto nuevas oficinas consulares en Washington para satisfacer las necesidades de nuestros compatriotas. ¡O que le hayamos ganado a Panamá en fútbol! nos hacen pensar que 1996, 2000 y 2004, los últimos años bisiestos, son como cualquier otro.

La derrota del Real Madrid frente al Bayer de Munich, el 29 de febrero de 2000, puede ser un mal augurio para los fanáticos de los merengues.

Ante tal conclusión, y sin herir susceptibilidades, lo más recomendable es considerar los años bisiestos como normales que, simplemente, tienen un día más y como tal es lógico que sucedan cosas tanto negativas como positivas.

Vincular el 29 de febrero con malos presagios es buscarle tres pies al gato. Durante tiempos inmemoriales, los acontecimientos que se produjeron, y lo seguirán haciendo, han acontecido sin percatarse en que todo pasa en el “día extra”.

Entonces, relacionar cualquier catástrofe, o hechos nefastos con este tipo de año puede quedar en la pura elección personal. Como siempre todo depende del cristal con que se mire, o con el que se esté dispuesto a mirar.

Siniestro, nefasto, catastrófico. consideraciones pesimistas u optimistas incluidas, lo cierto es que este 2004, unos 1,815 salvadoreños nacidos en bisiestos podrán celebrar con exactitud su cumpleaños.

Así que si hoy llegara a suceder algo fuera de lo normal, será producto de la mera casualidad.


George W. Bush había derrotado a su oponente, John McCain, en las primarias de Virginia. Ambos aspirantes a la candidatura presidencial republicana quedaban a la espera de las decisivas primarias de marzo.

Ese mismo día, en nuestro país se informaba sobre las críticas contra el sistema judicial y la PNC contenidas en el informe de derechos humanos del Departamento de Estado de EE.UU. Parece que hay cosas que no cambian.


Los que cumplen 18 años de edad

Pese a lo que se podría pensar, los que nacen el 29 de febrero no se les presenta ningún problema para solicitar su Documento Único de Identidad (DUI).

El trámite es sencillo. La persona que cumpla 18 años tiene que decirle al tramitador que nació en año bisiesto. Este a su vez comprobará que el dato coincide con un año bisiesto a través de un cálculo matemático.

Dividirá el año en que nació entre cuatro. Si el resultado es una cifra exacta, está bien.

En caso contrario, si la cifra resulta con decimales entonces la persona tendrá que rectificar su partida de nacimiento en la alcaldía en la que está asentado. Este trámite lo tendrá que realizar a través de un abogado.

Según el Registro Nacional de las Personas Naturales, este 29 de febrero un total de 1815 personas cumplirán años.

De este grupo la mayoría es femenina. El 54 por ciento son mujeres mientras que el 54.93 por ciento son hombres.

Los departamentos con más cumpleañeros este día son: San Salvador y Santa Ana. En la capital habrá 199 mujeres y 160 hombres; mientras que en Santa Ana son 97 mujeres y 99 hombres que celebrarán su cumpleaños.
Después de cuatro años de espera: ¡Muchas felicidades a todos los cumpleañeros!

 


Copyright 2002 El Diario de Hoy - Derechos Reservados. vertice@elsalvador.com
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de su titular.