Secciones
×

Síguenos en

Honran a salvadoreño muerto en ataque en Los Ángeles

El sospechoso de perpetrar el tiroteo en el aeropuerto el 1 de noviembre sigue hospitalizado y ha sido acusado de asesinato premeditado de un agente federal y otros cargos que le podrían valer la pena de muerte

El agente salvadoreño Gerardo Hernández fue recordado en una emotiva ceremonia en Los Angeles Memorial Sports Arena. Foto/ AP
El agente salvadoreño Gerardo Hernández fue recordado en una emotiva ceremonia en Los Angeles Memorial Sports Arena. Foto/ AP

Por AP

Nov 12, 2013- 22:00

El salvadoreño Gerardo Hernández, primer agente de la Administración de Seguridad en el Transporte que muere en el cumplimiento del deber, fue recordado el martes en una emotiva ceremonia como una persona alegre, padre abnegado, amigo leal y empleado modelo que tenía un interés genuino por la seguridad de los pasajeros.

“Hoy, delante todo el país, hago saber al mundo que tú eres un héroe”, dijo Sheleta Fraser, supervisora de la agencia de transporte en el Aeropuerto de Los Ángeles, donde Hernández cayó abatido el 1 de noviembre por un pistolero. “Siempre estaremos en deuda contigo, siempre estaremos agradecidos, siempre apreciaremos y agradeceremos el máximo sacrificio que hiciste, que desafortunadamente cobró tu vida”.

Hernández llegó a Estados Unidos a los 15 años. Cuatro años después conoció a su esposa y se casaron en el Día de los Enamorados en 1998. Fue asesinado antes de que cumpliera los 40 años, mientras revisaba documentos y boletos de avión en el terminal 3. Llevaba tres años con la agencia.

A la ceremonia militar realizada en el Los Angeles Memorial Sports Arena asistieron la viuda e hijos de Hernández, el secretario de Justicia Eric Holder, el secretario interino de Seguridad Nacional Rand Beers, el alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti y cientos de funcionarios y agentes de otras agencias del orden como el FBI, alguacil de Los Angeles, la policía de Los Angeles y la Patrulla de Caminos de California.

La viuda no habló en el homenaje, que estuvo engalanada por la Bandera de Honor, que se ha utilizado en todo el país para rendir honores a los policías y bomberos caídos. En la ceremonia participaron gaiteros y una guardia de honor formada por agentes de varias a agencias. Un coro de empleados de la agencia de transporte cantó el himno nacional y varias canciones en la plataforma desde donde hablaron todos los oradores.

“El fue y será una inspiración para todos nosotros”, dijo Beers antes de entregar una bandera a la viuda. “Nunca olvidaremos su sacrificio”.

El pistolero, Paul Ciancia, quien aparentemente estaba enojado con la agencia, sacó un rifle semiautomático de su maletín y disparó a quemarropa contra Hernández. Luego apretó el gatillo de nuevo, cuando Hernández estaba herido en el suelo, de acuerdo con las autoridades.

Otros dos agentes de transportación y un maestro resultaron heridos antes de que la policía del aeropuerto hiriera al pistolero, quien sigue hospitalizado y ha sido acusado de asesinato premeditado de un agente federal y otros cargos que le podrían valer la pena de muerte. Comparecerá en corte después de que doctores le den luz verde.

Ciancia, de 23 años, es un mecánico de motos desempleado. Dejó una nota escrita a mano que dice que había tomado la decisión consciente de tratar de matar a varios agentes de transporte e “infundir temor en sus mentes traicioneras”.

Se desconoce el móvil del tiroteo, que causó caos entre pasajeros que transitaban en el aeropuerto. Agentes federales están investigando posibles lazos entre Ciancia y una teoría de conspiración ampliamente difundida sobre la preparación del gobierno federal para establecer un estado totalitario.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios