La Salud y la Seguridad en el Trabajo. bigoit.gif (2894 bytes)

Organización Internacional del Trabajo.

LOS PRODUCTOS QUÍMICOS EN EL LUGAR DE TRABAJO.

 

IV. Cómo obtener y utilizar información sobre las sustancias químicas industriales

¡Usted tiene derecho a saber!

Uno de los principales problemas de los delegados sindicales de salud y seguridad y de los trabajadores es obtener información suficiente sobre las sustancias químicas que se utilizan en el trabajo. Lo bueno es que existen distintas fuentes de información sobre esos productos, algunas de las cuales son:


  • su empledor;
  • el fabricante o proveedor de los productos químicos;
  • las fichas técnicas;
  • las etiquetas de los recipientes; y
  • los programas de formación.

A menudo, una sola fuente no dirá todo lo que se necesita saber, y por lo tanto, es mejor tratar de obtener información del mayor número posible de fuentes. La información en materia de salud y seguridad relativa a las sustancias químicas es pública, por lo que usted tiene derecho a pedirla. Más adelante hablaremos con más detalle de esas fuentes de información.

¿Qué otras fuentes de información se le ocurren?

A. La dirección de la empresa

En muchos países existe ya algún tipo de información sobre riesgos o legislación sobre el derecho a conocerla. Según estas leyes, el empleador es responsable legalmente de facilitar a los trabajadores toda la información y formación posibles sobre todas las sustancias químicas utilizadas. Algunos sindicatos han negociado acuerdos en virtud de los cuales se dará al sindicato información exhaustiva sobre todas las sustancias químicas utilizadas en el lugar de trabajo. Desafortunadamente, muchos empleadores no tienen esa información e incluso no saben dónde obtenerla. Si ésta es su situación, el delegado de salud y seguridad debe insistir para que el empleador obtenga información del fabricante o proveedor de las sustancias químicas y la comunique a los trabajadores.

B. El fabricante/proveedor

Si su empleador no puede obtener la información necesaria para comunicársela a usted, lo mejor es que usted mismo o su sindicato escriban directamente al fabricante de los productos químicos. A continuación figura un modelo de carta, que puede usted modificar conforme a su situación concreta, para solicitar información directamente del fabricante o proveedor de productos químicos.

Solicite información a la dirección de la empresa. Cuide de que la empresa cumple su obligación de informar a los trabajadores acerca de los riesgos del lugar de trabajo.

Modelo de carta para solicitar la ficha técnica y otros datos técnicos al fabricante de productos químicos

Fecha

A los Directores Técnicos

Nombre y dirección del fabricante

Estimado señor o señora:

Le escribo para solicitar información sobre los posibles riesgos para la salud que puede presentar uno de sus productos:

Nombre comercial: ................................................................................................

Nombre químico(si se conoce): .............................................................................

Utilizo esta sustancia durante mi trabajo habitual en (nombre de la empresa para la que usted trabaja)

Le ruego que me facilite la siguiente información:

1. ¿Cuáles son los ingredientes de (nombre del producto químico), la fórmula química de cada ingrediente y la proporción aproximada de cada uno de ellos? ¿Existen algunos contaminantes o sus productos peligrosos conocidos?

2. ¿Qué efectos dañinos se sabe o se sospecha que (nombre del producto químico) provoca en las personas? Sírvase adjuntar los informes que tenga sobre las consecuencias de la exposición a breve y largo plazo a él.

3. ¿A qué nivel de concentración y a qué duración de exposición se han observado efectos negativos en la salud?

4. ¿Qué precauciones se recomienda adoptar para trabajar con (nombre del producto) o en las proximidades de él?

5. ¿Qué precauciones se recomiendan para almacenar, manipular y transportar el producto?

6. ¿Qué medidas de primeros auxilios se recomiendan para los trabajadores expuestos a (nombre de la sustancia)?

Le agradezco de antemano su ayuda y cooperación y espero recibir esta información de usted en un futuro próximo.

Con mis saludos más atentos,

Su nombre

Cargo (profesional, sindical)

Muchos fabricantes están deseosos de cooperar, pero si no obtiene usted respuesta de ellos al cabo de un plazo razonable y ha enviado recordatorios, puede ser necesario recomendar que su empleador deje de utilizar esa sustancia, lo cual habrá de quedar claro en uno de los recordatorios que envíe al fabricante. En tal caso, puede ser preciso buscar alternativas más seguras al producto químico original.

Si desea información sobre sustancias químicas y productos cuyo empleo ha sido prohibido o restringido por los gobiernos, puede solicitar el siguiente documento de las Naciones Unidas: Lista consolidada de productos cuyo consumo y/o venta han sido prohibidos, sometidos a restriccioness rigurosas y/o no aprobados por los gobiernos. Envíe su solicitud a: Sección de ventas de las Naciones Unidas, Sede de las Naciones Unidas, Nueva York, N.Y. 10017, Estados Unidos de América; o Naciones Unidas, CH-1211, Genève 10, Suiza. Incluya el título y el número internacional estándar de la obra (ISBN 92-1-130145-9) y no se olvide de decir que desea la edición más reciente del documento.

C. Las fichas técnicas

Las fichas técnicas (a veces denominadas fichas técnicas de seguridad de materiales o fichas técnicas de seguridad de productos químicos) son hojas con información detallada de sustancias químicas. Por lo general, las elaboran y distribuyen los fabricantes de productos químicos, o programas como el Programa Internacional de Seguridad de las Sustancias Químicas (IPCS), una actividad conjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Las fichas técnicas son fuentes de información importantes y accesibles sobre las sustancias químicas, pero su calidad puede ser muy desigual. Si las utiliza o tiene el propósito de utilizarlas, no olvide sus limitaciones. Por ejemplo, a menudo es difícil leerlas y comprenderlas. Otra limitación grave es que muchas veces no contienen bastante información sobre los riesgos y las precauciones que hay que adoptar cuando se trabaja con determinadas sustancias químicas. Para superar esas limitaciones, siempre que sea posible utilice otra fuente de información junto con las fichas. Una buena idea es que los delegados de salud y seguridad mantengan una hoja técnica de cada sustancia química utilizada en el lugar de trabajo

En las siguientes páginas se da idea del tipo de información que cabe esperar encontrar al leer una nota técnica. No todas las notas técnicas contendrán toda la información que aquí figura y el orden de las secciones puede variar en ellas.

En todas las notas técnicas debe figurar la siguiente información, aunque su orden puede diferir del que a continuación figura.

Recuerde: Puede solicitar una copia de la nota técnica de todos los productos químicos a los que esté usted expuesto en su trabajo.

Sección I: Identificación del producto y del fabricante

El nombre del producto figura aquí por su nombre químico o por su nombre comercial. El nombre debe ser el mismo que el que aparece en la etiqueta.

Las notas técnicas deben enumerar además los sinónimos del producto o la sustancia. Los sinónimos son otros nombres por los que se le conoce a la sustancia. Así, por ejemplo, el alcohol metílico también se conoce con los nombres de metanol o alcohol de madera.

Identificación del fabricante: es decir, el nombre, la dirección, el número de teléfono del fabricante (o proveedor), la fecha en que se redactó la nota técnica y un número de teléfono de urgencias al que se puede llamar fuera de los horarios de oficinas. Es una buena idea llamar al fabricante en solicitud de información antes de que suceda una emergencia.

Sección II: Ingredientes peligrosos

Si un producto está formado por una mezcla, únicamente deben figurar en la nota técnica los ingredientes que aparecen en las listas de sustancias químicas peligrosas y que constituyan el uno por ciento (1%) o más del producto. Los carcinógenos son una excepción a esta regla y deben figurar si forman hasta un décimo de uno por ciento (0,1%) de la mezcla. Los ingredientes peligrosos deben figurar por sus nombres químicos.

Se debe indicar, respecto de cada ingrediente enumerado, el límite de concentración al que se puede estar expuesto. En la nota técnica deben figurar tanto el límite de exposición tolerable (LET) como el valor límite umbral (VLU).

  • El LET es la cantidad máxima de una sustancia que puede haber en la atmósfera del lugar de trabajo. El LET está fijado en la legislación y no se puede sobrepasar.
  • El VLU es un límite recomendado y no es jurídicamente obligatorio. Los VLU, concebidos por un organismo privado, se supone que representan la concentración de una sustancia a la que la mayoría de los trabajadores pueden estar expuestos a diario sin efectos dañiños para su salud.

Para más información sobre los LET y los VLU, véase el Glosario de la Guía del instructor.

 

Sección III: Datos físicos

En esta sección figuran el punto de ebullición, la presión de vapor, la densidad de vapor, el punto de fusión, el aspecto, el olor, etc. La información de la sección III le ayuda a usted a comprender cómo se comporta una sustancia química y el tipo de riesgo que presente.

Sección IV: Datos sobre incendios y explosiones

La sección IV enumera el punto de inflamación y los límites de inflamación o explosión y explica cómo apagar un incendio. La información de esta sección es necesaria para evitar incendios y explosiones de sustancias químicas y planear cómo hacerles frente.

Sección V: Datos sobre reactividad

En la sección V le dice si la sustancia es o no estable y, en caso de no serlo, qué peligros presenta su inestabilidad. La sección V enumera los incompatibles (es decir, las sustancias que no se pueden colocar o utilizar juntas). Esa información es importante para almacenar y manipular con seguridad el producto.

Sección VI: Datos sobre riesgos para la salud

Las vías de penetración (inhalación, absorción por la piel o ingestión), los efectos agudos y crónicos en la salud, las señales y síntomas de la exposición, si el productos es carcinógeno, los problemas de salud que la exposición puede empeorar y procedimientos recomendados de primeros auxilios y emergencia son elementos que se supone que deben figurar en la sección VI. A decir verdad, muy a menudo esta sección es incompleta e insuficiente.

VII. Precauciones en la manipulación

En la sección VII debe detallarse la información necesaria para elaborar planes de respuesta de emergencia, procedimientos de limpieza, métodos de eliminación con seguridad y las precauciones necesarias para el almacenamiento y la manipulación de la sustancia. Ahora bien, a menudo los fabricantes resumen esta información con una declaración simple (e insuficiente) como "evítese respirar el vapor" o "evítese el contacto con la piel".

Sección VIII: Medidas de control

En la sección VIII se detallan los métodos recomendados de control de los riesgos, entre ellos la ventilación, las prácticas laborales y el equipo de protección (EPP).

Debe figurar el tipo de aparato respiratorio y de ropa y guantes de protección más resistentes. Ahora bien, a menudo esta información es incompleta. En vez de recomendar el material de protección más resistente recomendado, la nota técnica puede decir simplemente que se utilicen guantes y ropa "impermeable".

La sección VIII puede insistir en el equipo de protección personal en vez de en los controles mecánicos.

El Apéndice IX  contiene  notas técnicas (preparados por el IPCS) sobre algunas sustancias químicas industriales de uso habitual. Recuerde que éste es sólo un tipo de nota técnica y que muchos organismos y empresas elaboran notas propias.

Puede solicitar las notas técnicas a su empleador, al fabricante de la sustancia química o al IPCS. Puede escribir a IPCS solicitando notas técnicas sobre sustancias químicas concretas a la siguiente dirección: Programa Internacional de Seguridad de las Sustancias Químicas, CH-1211 Ginebra 27, Suiza.

Lea y procure entender bien las etiquetas antes de utilizar un producto químico.

D. Las etiquetas

Las etiquetas de los recipientes o barriles de productos químicos son otra fuente importante de información. Deben estr siempre pegadas al recipiente y el producto químico que figure en ellas debe ser el que contenga el recipiente

Todos los recipientes de productos químicos deben estar perfectamente etiquetados.

Al igual que las notas técnicas, las etiquetas tienen limitaciones y así, por ejemplo, pueden ser incompletas o estar escritas en un idioma que usted no conozca, según el país del que proceda el producto químico. Para superar estar limitaciones, lo mejor es utilizar las etiquetas junto con otras fuentes de información.

En la figura 3 se da un ejemplo de etiqueta insuficiente y de etiqueta mejor. Compare las dos. ¿Qué diferencias encuentra? La etiqueta insuficiente no informa de los ingredientes reales de la sustancia ni de las posibles consecuencias en la salud de la exposición a ella; no dice cómo utilizar la sustancia química con seguridad ni da el número de teléfono del fabricante.

Figura 3.
Ejemplo de etiqueta insuficiente y de etiqueta mejor.

ETIQUETA INSUFICIENTE

Nombre del producto
Clorotano YU

Riesgos
Producto tóxico si se inhala
Evítese respirarlo (polvo, humedad, vapor, gas)
Manténgase cerrado el recipiente
Empléese con suficiente ventilación

PRIMEROS AUXILIOS:
Si se ha inhalado, sálgase al aire libre. Si la persona no respira, aplíquele respiración artificial, preferiblemente boca a boca. Si le cuesta respirar, déle oxígeno. Llame a un doctor.

Empresa responsable
Para más información, consúltese a Solve x Chemicals, 1 Slime Rock Road, Chemtown, Michigan 06660


ETIQUETA MEJOR

Nombre el producto
Clorotano YU
Contiene 1, 1, 1-tricloroetano (100%)

Peligro
Este producto es tóxico si se inhala.

Efectos: una exposición excesiva puede tener efectos en el sistema nervioso central, provocando dolores de cabeza, somnolencia, náuseas, desmayos y fallecimiento. Irrita la piel y los ojos. Puede afectar al hígado, los riñones y el corazón.

Uso: úsese únicamente con suficiente ventilación.

Evítese el contacto con la piel.

Evítese utilizarlo en espacios cerrados.

PRIMEROS AUXILIOS:
si una persona lo inhala, sáquesela al aire libre. Si no respira, désele respiración artificial. Hay que llamar a un doctor.

Responsable
En caso de emergencia, contáctese con:

Solve x Chemicals
1 Slime Rock Road
Chemtown, Michigan 06660
Teléfono: (313) 888-7277

Obsérvese que esta etiqueta dice cuáles son los ingredientes químicos (1, 1, 1-tricloroetano) y explica los riesgos para la salud diciendo qué daños puede provocar.

Fuente: Your Right to Know, United Autoworkers' Union, Detroit, Michigan. 1988.

Es importante saber que la mayoría de la sustancias químicas industriales tienen dos nombres: 1) un nombre comercial por el que se conoce habitualmente la sustancia, por ejemplo "Wonderglu" o "Supabat", que no dice nada acerca de la sustancia química, pues es simplemente el nombre comercial utilizado para promocionar el producto; y 2) el nombre químico, que dice cuáles son sus ingredientes exactos (a menudo, los ingredientes figuran en letra pequeña en la etiqueta).

(Véase la figura 4.)

See Graphic.
TRICLOROACETATO SODICO
(NaTA)
peligroso para la salud
seguridad - riesgos
peligroso para la salud,
¡especialmente si se ingiere!
puede conservarse por encima de 110ºC (230ºF) y formar gases venenosos
seguridad - orientaciones
  • manténgase el recipiente bien cerrado y consérvese en un lugar frío y seco
  • manténgase alejado de los alimentos
  • evítese el contacto con la piel y los ojos
  • limpien cuidadosamente con agua los artículos y suelos contaminados
  • evítense las temperaturas elevadas
  • en caso de incendio, no inhalen el humo

El nombre químico no cambia a menos que se cambien los ingredientes, pero el nombre comercial puede cambiar en cualquier momento. (Por ejemplo, si una campaña de publicidad de un plaguicida químico no da buenos resultados, o los informes de otro país indican que la sustancia química tiene consecuencias negativas en la salud de los trabajadores, el fabricante puede cambiar el nombre comercial, pero no el nombre químico. Trate de obtener ambos nombres, pero no olvide que el más importante es el químico.)

En muchos lugares de trabajo, los productos químicos que se utilizan son a menudo mezclas de distintas sustancias químicas, o puede estar contaminados con pequeñas trazas de otras sustancias químicas que pueden ser tóxicas. Ambos casos hacen que sea más difícil obtener información, pues las fichas técnicas sólo dan información de las sustancias químicas puras, no de las mezclas, y rara vez aparecen en una etiqueta los contaminantes. Las mezclas químicas pueden ser particularmente peligrosas si las sustancias reaccionan al entrar en contacto o si producen efectos de sinergia.

Una etiqueta redactada en español puede no ser útil para trabajadores de habla inglesa y viceversa.

insect.jpg (18152 bytes)

PELIGRO

Manténgase fuera del alcance de los niños.
No se almacene o use cerca del fuego.
Substancia tóxica para el hombre.
Puede ser venenoso si ingerido, inhalado o absorbido por la piel.
Después de manipular el insecticida, lávese con abundante agua y jabón antes de comer o fumar.

VENENO

Antídotos: Si es ingerido, dése una cucharada de sal en un vaso de agua tibia y repítase hasta que el vómito fluya claro.
Mantenga al paciente acostado y quieto.
Llámese a un médico inmediatamente.
Si sobre la piel o los ojos, lávase inmediatamente con agua y jabón.

ENVASE

Descontamine y destruya el envase vacio, perforándolo, aplastándolo o quemándolo.
Humo contaminado: no lo respire.

ADVERTENCIA

Debido a que Velsicol Chemical Corp. no tiene control sobre el almacenamiento, manipuleo y condiciones en que se usará esta formulación, lo que es de crítica importancia, Velsicol Chemical Corp. no se hace responsable expresa o implícitamente ni por los resultados ni por residuos mayores que los tolerados que pudieran haber sido establecidos por las oficinas gubernamentales,

debido al mal uso, manejo o almacenamiento inapropiado de este material. Velsicol Chemical Corp. tampoco asume ninguna responsabilidad por daños causados a personas, cosas, animales, suelos o propiedades, consecuencia de un mal uso, inapropiado manejo o almacenamiento de este material. La casa garantiza el contenido de este envase pero no se hace responsable en forma alguna, por el uso que se haga del mismo, quedando éste exclusivamente a riesgo del comprador.

ACCION, USOS Y RECOMENDACIONES

MODO DE ACCION

El Heptacloro 5 G actúa por acción directa, estomacal y de contacto.

APLICACION

Sobre el suelo o incorporado al mismo durante las labores de preparación o en el surco previo a la siembra.

RECOMENDACIONES

INSECTOS

CULTIVOS

DOSIS

Grillos, hormigas, majoca, gusano cortador (Ag-
rostis), cuerudo (Prodenia) chinches de la
raiz, barrenador de tallo, gusanos de alambre, diabrotica, changa, mosquito de la caña, catarrones, comejenes.

Maíz
Sorgo
Arroz
Piña
Caña

7 libras por tarea (55.2 Kg. por Ha.) incorporados al suelo.

Si en el surco previo a la siembra, use de 3.5 a 5 lbs. por tarea (28 a 36.8 Kg. por Hectárea).

Ficudo acuático del arroz.

 

2.5 a 5 lbs. por tarea (18.4 a 36.8 Kg. por Hectárea).

Ficudo negro del plátano.


1 a 3 onzas por plantón (6 a 18 lbs. por tarea).

E. Formación 

Una formación eficaz es un medio importante para facilitar información sobre riesgos químicos. Si trabaja usted con sustancias químicas, su empleador debe formarle respecto de las sustancias químicas que tenga que usar usted. La formación debe comprender:

  • información sobre los riesgos posibles o conocidos de sustancias químicas concretas, comprendidos todos los efectos en la salud;
  • información acerca de cómo trabajar con seguridad con esas sustancias químicas;
  • medidas de emergencia y primeros auxilios;
  • utilización y mantenimiento del equipo de protección que pueda ser necesario;
  • cómo determinar si las medidas de control funcionan con eficacia;
  • cómo interpretar las etiquetas, las hojas técnicas y otra información sobre riesgos facilitada acerca de las sustancias químicas.

La formación es esencial para los nuevos trabajadores, y a los trabajadores veteranos se les deben impartir cursillos periódicos de reactualización de conocimientos. Se recomienda que su sindicato colabore con el empleador en la elaboración y planeamiento de programas de formación patrocinados por la empresa para velar por que sean eficaces.

La formación es esencial para los nuevos trabajadores.
A los trabajadores veteranos se les deben impartir periódicamente
cursos de actualización de conocimientos.

 

F. La inspección del lugar de trabajo

Otra manera de detectar los riesgos químicos en el lugar de trabajo es mantener un registro de las quejas de los colegas de trabajo para averiguar si aumentan las enfermedades o los síntomas extraños entre los trabajadores, etc. Estos indicadores le dirán si hay que identificar e investigar determinados riesgos químicos en el lugar de trabajo. El control del aire puede decirle qué niveles de sustancias químicas hay en el lugar de trabajo, pero puede ser sumamente difícil obtener equipo de control y personal que sepa utilizarlo. Otra manera eficaz de determinar los riesgos es efectuar una inspección del lugar de trabajo, tomando nota de todas las sustancias químicas que se utilizan y de los lugares que ocupan los trabajadores, las máquinas, de la ventilación (ventanas, etc.), la zona de almacenamiento, etc. (puede ser muy útil hacer un diagrama sencillo del lugar de trabajo).

Nota: Aunque se haya controlado el aire, hay que efectuar la inspección, porque facilita la información que el control del aire no le habrá dado.

Trate de responder a las siguientes preguntas en el curso de la inspección:

  1. ¿Qué sustancias químicas se utilizan en el lugar de trabajo, comprendidos los distintos procedimientos de trabajo, y en las labores de mantenimiento? Trate de obtener información leyendo las etiquetas de los recipientes o barriles y las notas técnicas.

  2. ¿Cuáles son los nombres exactos de las sustancias químicas? Trate de averiguar los nombres comerciales y los nombres químicos.

  3. ¿Desde hace cuánto se utiliza cada sustancia química y con qué frecuencia? Por ejemplo, ¿se utiliza sólo en determinados turnos de trabajo? Esta información es importante porque puede descubrir usted una conexión entre el empleo de una sustancia química y determinados trabajadores que se quejan de problemas de salud.

  4. ¿Cuántos trabajadores están expuestos a la sustancia química y durante cuánto tiempo?

  5. ¿Ha notado algún trabajador cambios de salud que pudieran guardar relación con el empleo de determinadas sustancias químicas?

  6. ¿Dónde se emplean sustancias químicas y cómo se almacenan?

  7. ¿Qué sustancia química se utiliza para limpiar, nebulizar, etc.?

  8. ¿Es un sólido, un líquido o un gas? ¿Cambia de forma al usarlo (de madera a aserrín, por ejemplo)?

  9. ¿Qué le dicen a usted sus sentidos? ¿Puede ver, oler o sentir usted la sustancia química? ¿Le irrita los ojos, le produce dolor de cabeza, etc.?

  10. ¿Qué medidas se han implantado para evitar la exposición al riesgo químico?

G. Supervisión médica

Si trabaja usted con sustancias químicas, su empleador debe cuidar de que esté usted en un programa de supervisión médica patrocinado por la empresa.

  • Un programa de supervisión médica eficaz debe detectar toda señal temprana de efectos en la salud que puedan guardar relación con las sustancias con las que usted trabaja. La supervisión médica comprende los exámenes médicos previos al empleo y los efectuados periódicamente cuando ya esté trabajando.
  • Los exámenes médicos previos al empleo ayudan a identificar a los trabajadores "vulnerables" que deben ser destinados a trabajos o lugares de trabajo en los que su salud no corra riesgo. Así, por ejemplo, los trabajadores con un historial de enfermedades pulmonares no deben trabajar en zonas polvorientas. (Como ya se dijo antes, todos los trabajos deben ser lo bastante seguros como para que incluso los trabajadores "vulnerables" no padezcan consecuencias negativas para su salud.)
  • Los exámenes periódicos ayudan a detectar los síntomas tempranos de enfermedades profesionales (que serán un indicio evidente de que las medidas de control no son eficaces).
  • Los exámenes médicos (anteriores al empleo y los periódicos) deben comprender la supervisión biológica, que consiste en pruebas de sangre y orina en busca de huellas de sustancias químicas e indicadores biológicos de exposición a sustancias químicas.

Si su empleador no patrocina un programa de supervisión médica, su sindicato debería asumir esa responsabilidad.

Si trabaja usted con sustancias químicas, debe estar protegido por un programa de supervisión médica patrocinado por la empresa.

H. Otras fuentes de información

Además de su empleador, el fabricante o el proveedor de sustancias químicas, hay otras fuentes que pueden ayudarle a obtener información sobre sustancias químicas concretas:

  • su sindicato
  • la inspección local de fábricas o de trabajo
  • las facultades o universidades del lugar
  • el departamento de bomberos del lugar
  • la biblioteca del lugar
  • el Ministerio de Trabajo
  • los Secretariados Profesionales Internacionales
  • la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

SUSTANCIAS QUÍMICAS

Las obras de referencia son otra fuente de información. En el Apéndice XI (véase el folleto titulado Los productos químicos en el lugar de trabajo. Apéndices) figuran algunos textos sobre salud y seguridad laborales, algunos de los cuales pueden estar disponibles en la sede de su sindicato, un colegio profesional, bibliotecas públicas o en el Ministerio de Trabajo. Hay tres obras en particular que son fuentes de referencia muy útiles:

  1. Enciclopedia de salud y seguridad en el trabajo de la OIT, Madrid, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, 1993, 3 volúmenes. (Nueva edición en curso.)

  2. N.I. Sax: Dangerous properties of industrial materials, Nueva York, Van Nostrand, 7ª edición, 1988.

  3. J.M. Stellman y S.M. Dawn: Work is dangerous to your health, Nueva York, Random House, 1973.

I. Cómo utilizar la información

Una vez que haya identificado usted los riesgos químicos de su lugar de trabajo, la siguiente medida es disminuirlos o eliminarlos de una vez por todas. Hay distintas maneras de avanzar hacia este objetivo utilizando la información que recoja usted.

  • Discuta los resultados de la inspección con sus colegas de trabajo o la comisión de salud y seguridad. ¿Ve usted alguna pauta? ¿Hay algunas lagunas en la información que posee usted? ¿Se le ocurre alguna manera de colmar esas lagunas?
  • Utilice la información para dar a conocer a sus colegas de trabajo los riesgos químicos.
  • Una comisión de seguridad puede utilizar la información para fijar prioridades.
  • Usted puede utilizar la información sobre riesgos químicos como base para formular demandas en negociaciones colectivas.

La función de un delegado de salud y seguridad que se ocupa de las sustancias químicas.

Puntos que hay que recordar acerca de cómo obtener
y emplear la información sobre las sustancias químicas industriales

  • Es importante obtener información suficiente sobre las sustancias químicas con las que se trabaja y utilizarla para mejorar las condiciones del lugar de trabajo.

  • Hay distintas fuentes de información sobre las sustancias químicas en el lugar de trabajo: el empleador, el fabricante o proveedor de las sustancias químicas, las fichas técnicas, las etiquetas, los programas de formación, las inspecciones, los manuales de referencia, el sindicato, la inspección local de fábricas o de trabajo, las facultades o la universidad del lugar, el departamento de bomberos, la biblioteca del lugar, el Ministerio de Trabajo, los Secretariados Profesionales Internacionales o la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Lo mejor es combinar varias fuentes de información. La información sobre las sustancias químicas y sus efectos en la salud y la seguridad es pública, por lo que tiene usted derecho a pedirla.

  • Su empleador debe facilitarle la información que necesite usted para trabajar con productos químicos con seguridad. Los delegados de salud y seguridad deben esforzarse en que el empleador obtenga información del fabricante o proveedor de las sustancias químicas y la comunique a los trabajadores.

  • Si su empleador no obtiene la información que usted necesita, lo mejor es que usted o su sindicato escriban directamente al fabricante de la sustancia química y obtengan esa información.

  • Las fichas técnicas son una buena fuente de información sobre productos químicos, pero tienen limitaciones.

  • Las etiquetas de los recipientes o barriles de sustancias químicas son otra fuente de información, pero también pueden tener limitaciones.

  • Una formación eficaz es un medio importante para facilitar información sobre riesgos químicos. Su empleador debe facilitarle a usted formación concreta sobre las sustancias químicas que tenga que utilizar usted. La formación es esencial para todos los trabajadores. El sindicato debe tratar de colaborar con el empleador en la elaboración y planificación de programas de formación patrocinados por la empresa.

  • Una manera eficaz de detectar los riesgos es efectuar una inspección del lugar de trabajo.

  • Si trabaja usted con sustancias químicas, su empleador debe cuidar de que esté usted protegido por un programa de vigilancia médica patrocinado por la empresa, en el que se efectúen exámenes médicos anteriores a la contratación y periódicos cuando ya esté usted trabajando. Si su empleador no patrocina un programa de previsión médica, quizá desee asumir esa responsabilidad el sindicato.

  • Una vez que se hayan identificado los riesgos químicos, la medida siguiente es reducirlos o eliminarlos definitivamente. Hay distintas maneras de avanzar hacia este objetivo utilizando la información que se haya recogido.

V. La función del delegado de salud y seguridad

Delegada de salud y seguridad

Si en su lugar de trabajo hay sustancias químicas peligrosas, es muy importante que usted actúe dinámicamente (es decir, que actúe antes de que surjan problemas de salud o accidentes) para ayudar a evitar que los trabajadores estén expuestos a ellas. Las acciones que se emprendan deben tener por objeto que se apliquen medidas de control adecuadas, que todos los trabajadores estén informados y formados sobre cómo trabajar con seguridad con sustancias químicas y, por último, reducir o eliminar los riesgos químicos.

  1. Tiene más posibilidades de proteger los trabajadores y eliminar los riesgos si colabora usted con un empleado instruido. Así pues, conforme aprende usted más acerca de los riesgos químicos de su lugar de trabajo, puede convenir que instruya a su empleador además de a sus colegas de trabajo.

  2. La información en materia de salud y seguridad relativa a las sustancias químicas es pública y por lo tanto usted tiene derecho a solicitarla.

  3. Si ha escrito usted a un fabricante de sustancias químicas pidiendo información sobre las sustancias que produce y no ha recibido respuesta al cabo de un plazo razonable, quizá convendría que recomendase al empleador que deje de utilizar ese producto. En tal caso, lo mejor es buscar alternativas más seguras al producto químico original.

  4. Se recomienda que los delegados de salud y seguridad mantengan una hoja técnica de cada sustancia química que utiliza en el lugar de trabajo, además de hojas técnicas u otros datos sobre cualesquiera posibles contaminantes o subproductos químicos.

  5. Trate de colaborar con el empleador en la elaboración y planificación del contenido de los planes de formación de trabajadores que la empresa patrocine. Algunos sindicatos han conseguido negociar contratos en virtud de los cuales tienen que aprobar el contenido y los métodos didácticos que se utilizan en los programas de formación de la empresa. La participación del sindicato ayudará a que los programas de formación sean de buena calidad y a proteger la salud de los trabajadores a largo plazo.

  6. Colabore con el sindicato y el empleador para cuidar de que se analice periódicamente la atmósfera del lugar de trabajo a fin de averiguar los niveles de sustancias químicas peligrosas que pueda haber en ella. Pida los resultados de la supervisión. Si el empleador o el sindicato no disponen de personal capacitado para hacer los análisis de aire, solicite la ayuda de la inspección local de fábricas.

  7. Hay varias maneras de determinar si los trabajadores están siendo expuestos a niveles peligrosos de sustancias químicas. Puede consultar distintas fuentes de información, pedir que se controle el aire, verificar las etiquetas y las notas técnicas, solicitar las conclusiones de la supervisión biológica y médica (previo permiso de los trabajadores objeto de esos exámenes), efectuar inspecciones del lugar, hablar con sus colegas y averiguar si tienen quejas relativas a su salud que puedan guardar relación con el empleo de sustancias químicas, etc.

  8. Colabore con su sindicato y el empleador para aplicar cambios basados en los resultados de las investigaciones efectuadas.

  9. ¿Se paga a los trabajadores dinero "sucio" o "por riesgo" para que efectúen trabajos particularmente peligrosos en su lugar de trabajo? En caso afirmativo, ¿sustituye este dinero a la salud? Los sindicatos deben tratar de eliminar esta práctica. Los trabajos particularmente peligrosos deben ser, o bien eliminados de raíz, o bien convertidos en más seguros mediante controles mecánicos.

  10. Trate de conseguir que su empleador facilite instalaciones de lavandería para que los trabajadores no tengan que lavar la ropa de faena en casa. Los trabajadores deben conocer la importancia de lavar la ropa de faena por separado en vez de con la ropa de la familia. Esto es muy importante si el empleador paga a los trabajadores dinero en concepto de lavado de ropa.

VI. Resumen

  • Hoy día, prácticamente en todas las ocupaciones de utilizan sustancias químicas, aunque se sabe muy poco acerca de las consecuencias dañinas que pueden provocar en las personas y el medio natural. Las sustancias tóxicas adoptan formas muy diferentes y pueden provocar distintas consecuencias en la salud, desde eccemas a cáncer. Trabajar con sustancias químicas puede ser peligroso, y por consiguiente, todos los trabajadores deben estar bien protegidos frente a las sustancias peligrosas. Ahora bien, el mejor método de prevención sigue siendo suprimir las sustancias peligrosas del lugar de trabajo, aunque las medidas de control sean suficientes.
  • La información sobre las sustancias químicas industriales es vital y la debe facilitar el empleador o el fabricante de la sustancia. Obtenga los datos que necesite sobre las sustancias químicas del mayor número posible de fuentes de información, porque muchas fuentes tienen limitaciones.
  • Los sindicatos pueden utilizar la información de distintas maneras: para instruir a los trabajadores acerca de los riesgos, para ayudar a una comisión de salud y seguridad a fijar prioridades, o bien para basar en ella las demandas que hagan en las negociaciones colectivas. Estos empleos de la información son otras tantas medidas orientadas a crear lugares de trabajo que sean seguros para todos los trabajadores.
Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal

 Descarga del Documento