Secciones
×

Síguenos en

La maña que tienen de cargarse lo que no les pertenece

Para alguien que nunca trabajó en el mundo real y nunca se ha acercado a preguntar a las empresas sobre sus problemas y formas de operación, es de lo más fácil suponer que los precios se fijan al antojo

Jun 23, 2013- 18:02

El epónimo candidato efemelenista ofreció que, de llegar al poder, “bajará el precio de los pasajes de avión”, embobando a aquellas personas que han perdido la capacidad de pensar.

Es tan fácil prometer lo ajeno…

De ser tal cosa factible, los primeros que bajarían los precios de los pasajes son las propias líneas aéreas, que deben continuamente equilibrar costos, rentabilidad (lo que financia las inversiones futuras), mantenimiento, reducciones en la demanda, pago de impuestos, renovaciones de flota, pago de personal incluyendo prestaciones y cargos abusivos como lo del “día del padre”, entrenamiento de pilotos y azafatas… cuando no se administran con eficiencia y profesionalismo de primer nivel los ingresos, las compañías aéreas caen en peligrosidad, como la rusa Aeroflot y la de Corea del Norte, “ataúdes volantes” cuyos pasajeros rezan de inicio al final del vuelo.

Para hacer realidad su propuesta, el efemelenista puede pedir que se bajen los impuestos a las compañías y a los pasajeros.

Para alguien que nunca trabajó en el mundo real y nunca se ha acercado a preguntar a las empresas sobre sus problemas y formas de operación, es de lo mas fácil suponer que los precios se fijan al antojo, como si no hubiera una férrea competencia entre las distintas aerolíneas. Que sean muchas las aerolíneas que han desaparecido, como la Pan American, TWA y la Eastern, indica que no es sólo de comprar el avión y llevar pasajeros de un punto a otro.

De hecho, los ingresos por clase turista no son suficientes para que una línea aérea se sostenga. Lo que las vuelve rentables son los pasajes en Business y el transporte de carga.

Ya tienen el ojo puesto

en las remesas del exterior

Pero más allá de “bajar el precio de pasajes”, queda claro lo fácil con que los comunistas disponen de lo que no es suyo. Si quieren caerle encima a los ingresos de las aerolíneas, sin entender ni el porqué ni el cómo, están más que preparados para llevarte tu vehículo, parte de tus ingresos, tu casa, tu terreno y tu empleo, como han venido haciendo con las barridas de personal en todas las dependencias públicas.

¿Recuerdas, estimado lector, lo que hicieron los castristas poco después de llegar al poder y los soviéticos después de la “revolución” de octubre? Pasternak lo expone en Dr. Zhivago: van a tu apartamento, meten a tu familia entera en una habitación y luego regalan los otros espacios a “el pueblo”. Los que tienen hijas pequeñas pueden imaginar lo que eso significa, pues también te quitan a tus hijos para meterlos en campamentos de lavados de cerebro.

El candidato rojo vive ensalzando la sociedad cubana como lo más perfecto. Y allí, en Cuba, repartieron los bienes de toda la gente igualitariamente como también igualitariamente repartieron la pobreza casi extrema.

La otra gran propuesta de los rojos es “abaratar” el envío de remesas de los salvadoreños en el exterior a sus familias. Pero tras lo que van es parte de ese dinero.

Una vez que comenzaran a manejar las remesas, se irían formando centros de datos con los nombres de los remitentes, las cuantías que regularmente envían y las familias o personas que las reciben. De allí pasarán a cobrar impuestos, de la misma manera como el ex del Central le puso el ojo a la comida popular.

Tags