×

Síguenos en

Cuidado con los bonos… y las acciones

Por Manuel Hinds*

Feb 08, 2018- 20:00

La economía mundial se está llevando un buen susto en los últimos ocho días. Los precios de bienes de todos los activos —las cosas que tienen demanda no porque sean consumidas inmediatamente sino porque producen ingresos futuros, sea porque pagan intereses o dividendos, o porque cambian de precio, o por ambas cosas— se han venido abajo bruscamente.

La razón por la que los precios tienden a bajar es que las tasas de interés, artificialmente bajas por muchos años están comenzando a subir. Este es el último de tres episodios en los que dichas tasas, demasiado bajas, han llevado a burbujas en los precios de bonos y acciones (y hasta casas) hasta que, dos veces, han reventado en crisis financieras (en 2000 y en 2008).

Los precios de los activos se comportan en relación inversa con la tasa de interés, de tal forma que si la tasa de interés baja, los precios suben, y al revés. ¿Por qué? Piénselo así. Usted tiene un millón de dólares y lo quiere invertir en este tipo de activos. Suponga que usted tiene el dinero en el banco, que le paga $50,000 anuales de intereses, que equivalen a un 5 % del monto depositado. Suponga usted que alguien le quiere vender un bono que paga lo mismo que el banco, $50,00 anuales, con el mismo riesgo. Usted estaría dispuesto a pagar hasta un millón de dólares por ese bono. Pero si de pronto la tasa de interés sube de 5 a 10 %, el banco le pagará $10,000 por su millón. Usted ya no pagaría un millón por el bono sino solo medio millón, porque lo que paga el bono ($50,000) es lo que el banco le pagaría por medio millón. ¿Por qué va a comprar un bono que le paga 5 % si en el banco le pagan 10 %?

Como los bonos pagan una cantidad fija, al subir la tasa de interés el precio bajó de un millón a medio millón al subir la tasa de interés del 5 al 10 %. Los cálculos son un poco más complicados que esto pero el ejemplo da lo fundamental de la relación entre precio y tasas de interés. Entonces, cuando sube la tasa de interés los precios bajan, no dependiendo de ningún factor sicológico sino solo de la aritmética de las transacciones.

¿Pero por qué tienen que subir las tasas de interés? Porque se han mantenido así de bajas porque los bancos centrales han emitido enormes cantidades de dinero para mantenerlas así, y la creación monetaria funciona como una droga para matar el dolor: al principio, mata el dolor sin costo aparente, pero luego de un tiempo no solo crea adicción sino también empieza a causar problemas graves en otras partes del organismo. Con el costo del dinero tan bajo, la gente invierte en negocios que quebrarían si tuvieran que pagar las tasas normales, y la tasa de inflación comienza a subir, causando un aumento de las tasas de interés que los bancos centrales ya no pueden contrarrestar. Si los bonos ofrecen 2 % y la tasa de inflación es 5 %, usted está perdiendo 3 % en la realidad, ya que lo que pagan los bonos no alcanza para compensar la pérdida de valor de la moneda. Entonces, los banco centrales prefieren subir ellos la tasa de interés para evitar la inflación, que causa problemas muy graves.

Esto es lo que está comenzado a pasar. Como lo he venido insistiendo en estas columnas desde hace bastante tiempo, la caída de los precios de estos activos no puede evitarse porque las tasas de interés están subiendo por el miedo a la inflación. Lo que no se sabe es cuando sucederá, y la manera en la que tendrá lugar (de un solo, o por poquitos). Es posible que las caídas hayan ya empezado en esta semana.

Enfatizo los bonos porque aunque los precios de las acciones también tienen una tendencia a reaccionar inversamente a la tasa de interés, en las acciones hay muchos otros factores que inciden en sus precios. Pero también tenga cuidado con las acciones. La burbuja parece estar a punto de reventar.

Máster en Economía
Northwestern University.
Columnista de El Diario de Hoy.