Secciones
×

Síguenos en

Como el cangrejo, caminando para atrás, más bien, de lado

El llamado juicio de los troles terminó con una absolución; más allá de la sentencia, como país debemos poner atención a esta cuestión; de lo contrario, tarde o temprano seremos víctimas de los ataques cibernéticos.

Por Ricardo Chacón*

Dic 02, 2017- 20:40

Hay un dicho popular que nace del mismo hecho de que los cangrejos caminan hacia atrás y tienen las patas hechas para eso; los hombres tenemos la disposición para caminar hacia adelante, esa es la posición de los miembros inferiores… a lo sumo, podemos caminar a los lados, aunque con esfuerzo lo hacemos para atrás, pero no es lo común ni lo cotidiano… si alguien quiere más datos de esta cuestión bizantina puede ver el sitio https://lainmortalidadelcangrejo.wordpress.com/tag/dichos-populares/ que le puede dar más ideas.

Pero este no es el punto. He traído este dicho porque como país, en muchos temas deberíamos caminar hacia adelante, tratando de enfrentar y dar solución desde una visión positiva y creativa los grandes problemas nacionales; pero no, lo hacemos para los lados y lo hacemos así a sabiendas de que se trata de cuestiones claves e importantes pero no las queremos enfrentar; nos vamos de lado para no entrarle al tema. Todavía, pero siendo contra natura, caminamos hacia atrás y cuando lo hacemos así es para obviar de tajo temas.

No estoy jugando con palabras, mucho menos caminando en círculos para llegar al mismo sitio. Simplemente estoy tratando de plastificar mi frustración ante dos hechos ocurrido esta semana en el país: por un lado, la justicia dejó libres de cargos a cinco acusados de “trolear” medios de comunicación con la intención de desinformar a la población; y por otro lado, el mensaje de “formación política” que las máximas autoridades efemelenistas divulgan, como lo son las caducas teorías marxistas de los modos de producción, teoría del valor y la plusvalía, la posición de los medios de producción y las expresiones ideológicas de la clases dominantes que se expresa a través de los medios de comunicación.

Son dos temas que se siguen tratando como si la sociedad del conocimiento, la globalización, el acelerado desarrollo de la tecnología, especialmente de la información y la robótica por señalar dos puntos, no avanzan a pasos agigantados en el mundo actual, modificando las estructuras económicas, e incluso sociales, no solo el presente sino el futuro de nuestras naciones.

Refiriendo al tema de los troles en particular, además de no entender esta nueva realidad que está afectando a la sociedad actual, se debe porque no existe jurisprudencia apropiada que permita castigar a los delincuentes cibernéticos. Solo para dar un ejemplo en el tema de los troles, hace unos días el Gobierno de España puso a discusión la nueva Estrategia de Seguridad Nacional, propuesta que fija entre otras cuestiones las amenazas que aparecen sobre las naciones modernas, y en particular los diferentes medios de comunicación, sean estos impresos, televisivos, radiales, digitales o cualquier otro.

Por primera vez, tal como lo reporta el periódico español “El País” hace dos días (el mismo día que se liberaba a los troles en El Salvador) la propuesta de país incluye “las campañas de desinformación de internet”; “estas campañas, según el gobierno, no son hechos aislados, sino un componente más de lo que se ha denominado guerra híbrida”.

¿De qué estamos hablando? De una propuesta elaborada por el Centro Nacional de Inteligencia de España y por miembros de todos los ministerios y con la aportación de más cincuenta expertos, que plantea con claridad que las campañas de desinformación que pretenden minar la seguridad de un país se incluyen dentro de una estrategia concertada, tal como lo reporta “El País”, y agrega, “esto es las fake news (noticias falsas) dirigidas forman parte de la citada guerra híbrida y puede complementar a las fuerzas convencionales, a la presión económica o a los ciberataques”.

Y es que España, como otros países europeos, ha sido blanco de estos ataques; esta semana la Sociedad Interamericana de Prensa sufrió una extorsión a través de un ciberataque, y la misma España sospecha la intervención rusa en el proceso secesionista de Cataluña a través de noticias falsas divulgadas por medios rusos, que incluso llegan a señalar que el cincuenta por ciento de los perfiles que difundieron información falsas sobre la crisis a finales de septiembre y principios de octubre provenían de servidores establecidos en Rusia y Venezuela (información reportada por El País).

Dicho en pocas palabras, uno, la cuestión de los troles, de los ciberataques, de las noticias falsas, no es juego ni se trata de “la guerra de los memes”… se trata de temas complejos y complicados que forman parte de novedosas estrategias de la guerra que se lleva en el ciberespacio pero que afecta las vidas de hombres y mujeres radicados en estados territoriales específicos. Y en cuanto tal, tiene tanta gravedad que se convierte en tema de seguridad nacional… sí, de seguridad nacional.

Dos, lo del juicio de los troles, quisiera creer que no existe la legislación adecuada y que por lo tanto no pudiesen ser condenados, pero esto no exime a los ahora libres de cargo, que integraban equipos con la intención de realizar estrategias de promoción a través de la web y las redes sociales, incluso utilizando perfiles falsos, con la intención de aumentar los seguidores y por supuesto los “likes” , como también atacar a los oponentes.

*Editor Jefe de El Diario de Hoy.
ricardo.chacon@eldiariodehoy.com