Secciones
×

Síguenos en

Un logro inusual

Por Por José María Sifontes*

Ago 02, 2013- 18:02

Para cuando este artículo salga publicado estaremos ya, al menos los capitalinos, en plena vacación. Un oasis que nos permitirá sacudirnos un poco la cotidianidad del trabajo y las actividades rutinarias. También será la última estación de sosiego político antes de que comience de lleno la campaña electoral. Disfrutemos, pues, de estos momentos de tranquilidad y esparcimiento, que se anhelan como sorbos de agua fresca luego de una larga caminata en el desierto. Exploremos las montañas, visitemos pueblos y caminemos descalzos en la arena con la mirada fija en la inmensidad del mar, que también de esto se nutre el alma y le da un especial sentido a la vida. Y, para no desentonar, ocupemos este espacio para hablar de cosas agradables y edificantes. Entre tanto sobresalto y noticias que disgustan o alarman es bueno enterarnos de hechos que levantan el ánimo y provocan orgullo.

Lo que contaré no se conoció en El Salvador pues ocurrió en los Estados Unidos y pocos nos enteramos, pero atañe a los salvadoreños. Es una historia de trabajo arduo, de talento y de éxito.

Cada año se realiza en los Estados Unidos el Concurso de Oratoria Histórica Joseph S. Rumbaugh, que organiza la NSSAR (National Society, Sons of the American Revolution). Es un concurso nacional, con reglas sumamente estrictas, que convoca a jóvenes de bachillerato de toda la nación americana, para que diserten sobre un tema relacionado con la Independencia de los Estados Unidos. Primero se hacen concursos a nivel local y estatal. Los ganadores de los estados se reúnen luego para la gran final nacional. Se juzga la forma, el contenido y la transcendencia del discurso. Es una competencia de altísimo nivel, y los ganadores, además del honor de haber conseguido lo que sólo los mejores de los mejores logran, tienen abiertas las puertas para grandes oportunidades.

Si se ve la lista de los pasados ganadores se advertirá que la tradición se remonta hasta 1949. Al leerla también se advierte que sólo contiene nombres de origen norteamericano, lo que es lógico ya que es un concurso de oratoria en inglés con contenido puramente norteamericano. Por ello resulta extraordinario que este año el concurso nacional haya sido ganado por un joven de origen salvadoreño. Se trata de Luis Vásquez, de padre y madre salvadoreños. Luis es hijo de Patricia de Vásquez y Luis Edmundo Vásquez, médicos, que emigraron a los Estados Unidos en los noventa y viven en Tyler, Texas. Los genes tuvieron definitivamente algo que ver, ya que ambos padres son brillantes, su abuelo es el doctor Carlos Vásquez y su bisabuelo es el recordado maestro Vásquez, luz de la Medicina de El Salvador.

Ganar un concurso de oratoria en inglés por un joven de origen salvadoreño que se crió oyendo hablar español a sus padres es algo verdaderamente poco usual. Su discurso, que puede ser hallado en YouTube, impresiona. Sus inteligentes argumentos convencen desde el primer momento y el aplomo con que habla es sorprendente para alguien de su edad. Su estilo recuerda el talento oratorio de connotados líderes.

Cuando se escucha a Luis inmediatamente se piensa que este joven de 17 años está llamado para la política, pero por el momento éste no es su objetivo. Estudiará Medicina como sus ascendientes. Ha recibido ofertas de becas de prestigiosas universidades, entre ellas Harvard. Enhorabuena Luis, es importante conocer logros como el tuyo; los salvadoreños necesitamos de historias que nos hagan sentir orgullosos.

*Médico psiquiatra.

Columnista de El Diario de Hoy.

Tags