Secciones
×

Síguenos en

Un santo más para el Opus Dei

Por Por Evangelina del Pilar de Sol*

Jul 21, 2013- 18:03

El Opus Dei tendrá un nuevo santo, el obispo español Don Álvaro del Portillo, sucesor de San José María Escrivá de Balaguer. Su beatificación fue anunciada por el Vaticano cuando el Papa Francisco aprobó un milagro atribuido a su intercesión.

Los padres de un bebé chileno llamado José Ignacio Ureta Wilson, que en 2003 sufriera paro cardíaco por más de media hora y derrame cerebral masivo, pidieron incesantemente a Don Álvaro su intercesión ante Dios por la recuperación del bebé. Cuando los médicos iban a declararlo muerto, su corazón latió nuevamente, sanando instantáneamente.

Este milagro concedido a esta familia, mediante la intercesión de Don Álvaro, indudablemente demuestra el resguardo de Dios y su amor y beneplácito hacia el Opus Dei, en cuanto a que esta gran “Obra de Dios” en sus apenas 85 años de existir, tendrá ya dos extraordinarios santos en los altares.

La reivindica así, sosteniéndola erguida y en continuo avance, contra un sinfín de ataques y persecuciones que sufre desde sus inicios, cuando su fundador San José María Escrivá, buscó únicamente enseñar a todo ser humano que la santidad no es sólo privilegio de religiosos, sino que cada persona puede santificarse mediante el trabajo cotidiano y la vida ordinaria del cristiano.

Esta obvia demostración divina de complacencia hacia la exitosa labor efectuada por el Opus Dei, (presente ya en 66 países y contando con más de 88,000 miembros de los cuales 1,900 son sacerdotes), parece confirmarse con la beatificación de Don Álvaro del Portillo, por su vida ejemplar de santidad y virtudes heroicas, representando en sí otro milagro.

Don Álvaro, nacido en 1914, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, entra en 1934 al recién fundado (en 1928) Opus Dei, siendo ordenado sacerdote en 1944. En 1948 fue nombrado primer rector del Colegio Romano de la Santa Crocce, un centro de formación. Fue el principal colaborador de San José María Escrivá de Balaguer, hasta el punto de ser su confesor. Tras la muerte de San José María, en 1975, es nombrado por unanimidad su sucesor al frente de la Obra.

En 1982, Juan Pablo II, concede al Opus Dei el rango de Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei, y nombra a Don Álvaro del Portillo, Prelado y al frente de la misma. En 1991 lo nombra Obispo.

Es sorprendente cómo tres admirables papas, el Beato Juan Pablo II, para quien Don Álvaro fuera un fidelísimo y cercano colaborador; Benedicto XVI, y nuestro ya muy querido y venerado Papa Francisco, estuvieran altamente involucrados en este proceso.

Don Javier Echeverría Prelado del Opus Dei, expresó su profunda alegría “por la feliz coincidencia” de que el Papa Francisco promulgara el milagro descrito –que conducirá a la beatificación–, el mismo día que aprobó la proclamación como santos de Juan Pablo II y Juan XXIII, agregando: “Acudo ahora a la intercesión de este Siervo bueno y fiel y le pido que nos contagie su lealtad a Dios, a la Iglesia, al Papa, a San José María; que nos consiga su sensibilidad social que se manifestó en el impulso de numerosas iniciativas por el mundo a favor de los más necesitados, que nos obtenga su predilección por la familia e ilimitado amor al sacerdocio.”

Ap.8-4:”Y la nube de perfumes con las oraciones de los santos, se elevó de las manos del ángel, hasta la presencia de Dios”.

* Columnista de El Diario de Hoy.

Tags