Secciones
×

Síguenos en

La propaganda y los candidatos ¿qué es peor?

Por Por Guillermo Guido*

Jun 24, 2013- 18:03

En esta carrera electoral, aunque digan que no ha comenzado oficialmente la campaña proselitista, los partidos políticos y los candidatos ya están plenamente definidos y uno de los tres principales será el próximo presidente de la República.

Aunque la clase política en general está completamente desacreditada y la mayoría del pueblo se siente decepcionado de ellos y de la gravísima situación en la que han sumergido al país, la propaganda política está inundando los medios de comunicación con las desgastadas y cínicas estrategias de hacer promesas y ofertas que todos sabemos que jamás cumplirán.

El FMLN, el partido que nos gobierna, está ofreciendo “cambios de verdad” porque ahora los dos candidatos “son uno solo” (¿?); entonces quieren decirnos que hace cuatro años, para las elecciones pasadas, lo que ofrecieron fue un cambio “de mentiras”. Eso explica la burla de la fábrica de empleos, la de combatir la corrupción, la de escoger funcionarios en base a la meritocracia y el de generar 100,000 empleos en sólo un año. Además de un absurdo, esto fue un desprecio a todos los que confiaron en ellos, pues fueron utilizados como tontos para llegar al gobierno. Los grandes beneficiados son los dirigentes del FMLN que valiéndose de ser gobierno, fortalecieron a Alba Petróleo y ahora son los nuevos empresarios millonarios de izquierda. Los otros beneficiados son los pandilleros con quienes han pactado una tregua que les concede privilegios y dispensas para continuar con sus actividades delincuenciales en contra del pueblo.

Por otra parte, un cacareado nuevo movimiento, dio la cara con el anuncio del Sr. Antonio Saca que nuevamente pretende ser candidato presidencial; así se confirmó también que GANA fue creado para apoyarlo y para servir como partido propio del Sr. Saca al momento de inscribirse como candidato. Los otros mini partidos PCN Y PDC, rápidamente se plegaron a GANA pensando quizá, que es la mejor jugada para seguir vivos después de los resultados de las próximas elecciones al tener que enfrentarse otra vez, a una posible anulación como partidos por parte del TSE.

El Sr. Saca es el más exagerado en sus promesas. Dice que reactivará programas antiguos que sumará a los que ha promovido el gobierno actual y que creará más subsidios para los jóvenes, para los estudiantes y para las mujeres a quienes además, entregará dinero en efectivo y la gran pregunta que surge es ¿de dónde saldrá el dinero?. Él dice que representa a la unidad (quizá de GANA, PCN y PDC) y que “ahora te toca a ti” (¿?).

Lo más difícil es creerle a un hombre en cuyo gobierno se conoció de mucha corrupción y que al final terminó entregándose a su archienemigo del FMLN, para facilitar la llegada al poder del Sr. Mauricio Funes, con quienes ahora son grandes aliados. Esto sencillamente se llama traición a los ideales de la democracia, traición a su partido ARENA y traición a quienes votaron por él.

ARENA, el único partido que representa a la oposición en el país, parece que al fin ha despertado y ha decidido dar la batalla, tal como todos los ciudadanos estaban esperando. El llamado que hacen a todos los salvadoreños para recuperar la Patria sin hacer ofertas ni promesas ostentosas, está haciendo reaccionar y reflexionar a todos los ciudadanos de derecha, de izquierda y a los indecisos, poniendo nerviosos y descontrolados a los otros candidatos y analistas anti derecha.

Ni ARENA ni su candidato tienen que exagerar o mentir en su campaña, al contrario, deben establecer una comunicación franca y directa con el pueblo y explicarle la verdadera situación en la que El Salvador estará después de las elecciones. El próximo gobierno tendrá que trabajar con la presión de una increíble deuda nacional e internacional, con una enorme cantidad de empleados públicos que solo sirven para ganar altos salarios y que producen muy poco, con la institucionalidad del Estado corrompida y pervertida por el FMLN y con un gran número de sindicatos, nuevas ONG, cientos de grupos de fachada y otros grupos de choque, listos para mantenerse desestabilizando y obstaculizando la gobernabilidad del país.

ARENA tiene razón al invitarnos para que “juntos vamos a recuperar a El Salvador”, pues es la única forma de sacar al país de este barranco en que hemos caído, mientras los otros cantan himnos subliminales y nos dicen que vivimos en el país de las mil maravillas.

*Colaborador de El Diario de Hoy.

Tags