Secciones
×

Síguenos en

Espiritualidad y religiosidad

Por Por Mario A. Aguilar Joya*

May 26, 2013- 18:04

Espiritualidad y religiosidad no son sinónimas, sin duda están relacionadas pero son conceptualmente diferentes. En general se acepta que la espiritualidad es la forma en que las personas conducen su vida en relación a lo trascendente, encontrando alivio, esperanza y paz interior en su vida. Por otro lado la religiosidad es un conjunto de valores que han sido desarrollados en forma de actitudes, creencias y prácticas institucionalizadas.

La mayor parte de personas religiosas se consideran a si mismas espirituales, sin embargo lo contrario no siempre es cierto, el que es espiritual no necesariamente considera a la religión importante. Por supuesto que no es raro que una persona espiritual encuentre en la religión o en sus valores y creencias la paz interna. Más aún en un grupo religioso determinado habrá tantas “espiritualidades” como individuos existan en él.

En general se conocen dos tipos de religiosidad: La intrínseca, por medio de la cual la persona se acerca a lo sagrado desde el convencimiento de su propia interioridad y la religiosidad extrínseca, en donde la persona practica su religión como un efecto secundario, tal como la aceptación social o el aparecimiento de una enfermedad grave o terminal.

En una encuesta realizada recientemente por la empresa Gallup se demostró que el 91% de la población en Estados Unidos cree en “Dios” o en un “Ser Superior” y hasta un 50% considera que la religión era importante en sus vidas. Si esta pregunta se les realiza a personas hospitalizadas el número llega al 94%, como un claro ejemplo de religiosidad extrínseca.

La diferencia entre las personas con religiosidad intrínseca es que tienen mayor paz interior, mecanismos de adaptación a la enfermedad mejor desarrollados y una mejor aceptación del proceso patológico que aquellos que se acercan a lo sagrado en forma reactiva. Estudios científicos muestran que la religión y espiritualidad son usadas frecuentemente para sobrellevar el estrés psicológico.

Un estudio publicado en la prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine, demostró que después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, nueve de cada 10 norteamericanos se acogieron a prácticas religiosas para soportar la tensión emocional.

Más aún, las personas con mayor sentimiento espiritual y prácticas religiosas más constantes tienen una tendencia a sufrir menos eventos de estrés y depresión y cuando estos se presentan son menos severos y tienden a mejorar más rápidamente.

Las personas con mayor espiritualidad, así como las que se encuentran envueltas en aspectos religiosos, han demostrado tener mayor optimismo, felicidad, esperanza, sentimientos positivos y mejor calidad de vida. Como si estos datos no fueran suficientes hay una clara evidencia de que la espiritualidad y religiosidad están inversamente relacionadas con la violencia, crimen y delincuencia.

Definitivamente la decisión de ser más espiritual y acercarse a su religión debe ser personal, sin coerción y libre de manipulación. Sin lugar a dudas cultivar estas cualidades espirituales harán de nuestra sociedad un lugar mejor. ¿Por qué no comenzar ahora?

*Doctor en Medicina.

aguilarjoya@yahoo.com

Tags