Secciones
×

Síguenos en

Inglés sin Barreras

Por Por Carlos Alfaro Rivas *

May 07, 2013- 18:02

Pena ajena sentí al ver que mi presidente era el único de la región que lucía unos audífonos para que el intérprete le soplara lo que Barack Obama, sentado a su izquierda, platicaba mientras almorzaban durante la reciente cumbre USA-CAM en Costa Rica.

La penosa imagen me motivó a escribir esta nota para evidenciar la importancia del inglés. Es que el 25% de nuestra población vive, de forma legal o ilegal, al lado norte del Río Grande. Aunque no tengamos parientes en Los Angeles o Washington, nos une un poderoso vínculo con Estados Unidos, sin el cual fuésemos un “failed state”, término común en la boca de Hillary Clinton al referirse a naciones como Somalia y Haití.

USA es el principal destino de nuestras exportaciones que fluyen con más libertad gracias al TLC. Recibimos del norte más de tres mil millones de dólares todos los años, bendito salvavidas que mantiene con pulso a Don Consumo. Es una importante fuente de ingreso para las cuatro telefónicas que contra toda lógica, cobran más barato para hablar a San Francisco que a San Miguel.

Y qué me dicen de los altos factores de ocupación de líneas aéreas, de bandera colombiana y gringa, con tanto vuelo directo, hacia y desde 10 ciudades en el norte? Si hasta con los mismos billetes verdes, y coras chelitas, compran John Smith en Cincinnati y Juan Pérez en Sonsonate.

Sin duda la cultura gringa se nos ha metido en las venas. Evidente al navegar por la radio, por el Internet y por el control remoto; al ver las vitrinas llenas de marcas de las que se anuncian en revistas de primer mundo; al ponerle coco a tantas campañas con target “jalvadoreño” pero en inglés; al pecar siempre speaking dos que tres palabras in english en nuestras conversaciones.

Por lo tanto, no puedo creer que Mauricio Funes tenga que usar audífonos para entender el “hey bro, pass me the salt” de Barack, y que mi presidente no lo pueda convencer, aunque sea en basic english, que no hay nada más rico que una pupusa de queso con loroco, aunque su nombre indique lo contrario.

Ahora bien, si se tratara de una importante reunión bilateral, como un nuevo periodo de amnistía para los hermanos de Intipucá, o el apoyo decidido para topar a las maras y a los Perrones, los audífonos sobre las orejas de ambos presidentes son menester. Si no, de plano que Mauricio se quedaría en la luna y, si Barack anda de buenas, no podría echarse flores en la conferencia de prensa bien montada al sólo aterrizar en Comalapa.

Sé que algunos lectores le echan leña a su fuego ideológico, aplaudiendo a nuestro tan popular presidente por usar audífonos frente a su homólogo “imperialista”. Sé que están convencidos que en El Salvador tenemos que hablar Caliche y que cuentan los días para que un comandante de pura cepa deporte el dólar y resucite el colón.

Sé que la mayoría de lectores ( y este escritor), no estamos de acuerdo en perder nuestra identidad cultural, pero reconocemos la importancia creciente del inglés.

Propongo encontremos un punto medio.

Todos debemos aprender a apreciar nuestras costumbres y tradiciones. En vez de pupusas congeladas, vamos a Olocuilta o Los Planes a saborear pupusas recién saliditas del comal (perdón, de la plancha). En vez de ver siempre el mascón en el Canal 4 mientras tragamos pizza, monos al estadio y desde tribuna o Viet Nam, disfrutemos una “carnita de chucho” o una yuca con pepeshca. En vez de mover el esqueleto al ritmo de los beats electrónicos del DJ Oz, de repente, de repente, en noviembre yo me voy pa San Vicente y después a bailar el zuc en el carnaval de la Perla de Oriente.

También todos debemos aprender, aunque sea a masticar, el inglés. Es la key que nos abre las puertas a muchas más posibilidades laborales y a una vida más plena.

Me pregunto qué pasó con un mentado plan Educación 2021 que, si no me equivoco, tenía como meta que todos los bachilleres de las escuelas públicas se gradúen hablando inglés en dicho año.

¿Que estará haciendo el Ministro de Educación al respecto? Seria bueno desempolvara el 2021 e inscribiera a su jefe en el próximo curso de Ingles sin Barreras. Thank you very much.

*Colaborador de El Diario de Hoy.

calinalfaro@gmail.com

Tags