Secciones
×

Síguenos en

¿Así cómo Presidente Funes?

Por Por Evangelina del Pilar de Sol*

Mar 31, 2013- 18:01

Con todo el respeto que se merece por ser mandatario de mi Patria, me dirijo al Presidente Mauricio Funes como ciudadana contribuyente, hecho que me proporciona derecho para llamarle la atención recordándole reverentemente, que además de ser Presidente por elección democrática, cuando nuestros gravámenes ciudadanos contribuyen al pago de su sueldo que recibe de $5,000°° mensuales, más las prestaciones de las que aparte disfruta, lo convierten también en nuestro asalariado. Esta circunstancia también nos da el derecho de objetarle algunos equívocos como su continua hostilidad, ojerizas, antipatías, inquinas contra tantos salvadoreños, acción que debería auto-examinar desapasionadamente para controlar sus internos conflictos temperamentales.

El descalificar vengativamente con encono, difamando, calumniando y desprestigiando a personas honradas trabajadoras como continúa haciendo, por no invertir más en sus negocios para dizque ayudar al crecimiento, es desacertado porque no está usando su lógica. ¿Cómo puede querer ningún empresario a quien le ha costado desarrollar su negocio (sea pequeño, grande, nacional o foráneo), invertir en un país peligrosamente al borde de ingresar al marxismo-castrista-chavista? Esto sucede desde su ascenso al poder, dada la inseguridad que sobrevino al llevar como vice-presidente a Sánchez Cerén, comunista-marxista-castrista-chavista, quien desde su inicio vicepresidencial insistió en el chavismo como cambio, y ahora, como candidato a Presidente, a toda voz en cuello, grita que Chávez sería su referente para su Gobierno. Eso indica que sobrevendría la expropiación tal como lo ordenaba Chávez: “¡expropien esa industria, aquel edificio, aquella empresa!”, verificándose esta denuncia en decenas de videos en Internet, en la página “Videos de expropiaciones por Hugo Chávez”. ¡Compruébenlo!

¿Cómo puede entonces esperar el Presidente que empresarios inviertan exponiéndose a perderlo todo? Lo racional es abstenerse y esperar a ver cómo se vislumbran los terrenos propicios para invertir, como acontecimientos políticos y seguridad de un país, siendo el comunismo y la criminalidad los peores enemigos del crecimiento. Aún él mismo hubiera actuado igual si alguna vez hubiese invertido en alguna empresa, cosa que jamás parece haberse dado, lo cual le descalifica para amonestar, siendo que el objetivo prioritario en toda inversión es sacar adelante un negocio, mantener con éste la familia del propietario y finalmente, al crecerse, contribuir al desarrollo creando más empleos.

Creo que es hora que el Presidente reflexione y rectifique tanta injuria contra la ciudadanía honrada y trabajadora que es la que conforma el empresariado salvadoreño, y se acerque a éste.

Espero no volverme blanco de su animadversión por lo aquí escrito, incitándole recordar lo que predica, respetando mi integridad de mujer, aunque aclaro no tenerle temor por las aquí expuestas verdades que son de dominio público, como tampoco siento miedo de blogs que he sabido son verdaderas pocilgas que provocan vómito, y que se dice pertenecen a “hombres” de otro partido político que también pretende gobernar, que atacan con infamantes falsedades a algunas mujeres que denuncian evidencias contra ellos.

Este mes de la mujer, todo hombre que se considera “hombre” debería saber que “a la mujer, ni con el pétalo de una rosa” y quien se erija defensor de la dignidad femenina debe conocer que respetar a la mujer no se limita únicamente a no golpearla o asesinarla, sino igualmente a no avergonzarla, ofenderla y deshonrarla privada o públicamente, especialmente con infidelidades.

* Columnista de El Diario de Hoy.

Tags