Secciones
×

Síguenos en

Las complicaciones cardiovasculares de la diabetes

Por Por Pedro R. Urquilla *

Abr 27, 2013- 16:50

n el artículo anterior, publicado en El Diario de Hoy del 2 de abril de 2013, describí el daño a los capilares en los ojos, riñones y nervios, el cual ocurre en las personas diabéticas que no han recibido tratamiento adecuado por muchos años.

En el presente artículo, describiré la enfermedad cardiovascular asociada con la diabetes.

El daño a las arterias en los pacientes con diabetes tipo 2 es el resultado de la resistencia a la insulina, principalmente en el tejido graso, con el consecuente aumento de transporte de ácidos grasos al hígado, donde se forman partículas de colesterol.

Estas partículas se depositan en las paredes de las arterias del corazón, cerebro y extremidades inferiores, donde forman placas de colesterol. Estas placas al romperse, o cuando su superficie se erosiona, sirven de nido para que en ellas se depositen plaquetas y coágulos que gradual o rápidamente cierran las arterias.

Este es el principal mecanismo responsable del infarto cardíaco y cerebral, y de la circulación pobre en las piernas y pies, y es similar al que ocurre en personas no diabéticas con enfermedad cardiovascular, pero en el diabético el daño a las arterias aparece más temprano, es más extenso y progresa más rápido.

La enfermedad cardiovascular es la mayor complicación de la diabetes, y aproximadamente 70% de los pacientes con diabetes fallecen debido a la enfermedad cardiovascular.

La diabetes es un factor independiente de riesgo de enfermedad cardiovascular. Este riesgo aumenta cuando la diabetes ocurre al mismo tiempo que otros factores, como son la hipertensión, el colesterol alto y el fumar.

El riesgo de sufrir un infarto del corazón es 2 a 3 veces mayor en los diabéticos que en los no diabéticos; este riesgo se incrementa a 8 veces cuando además de diabetes el paciente tiene hipertensión, y aumenta a casi 20 veces cuando el paciente tiene diabetes, hipertensión y colesterol elevado.

El peligro es aún mayor si a estas tres condiciones se agrega el fumar.

Es evidente que la diabetes sin tratamiento adecuado eventualmente produce daños en varios órganos del cuerpo, afectando así en grado muy serio la salud del paciente.

Algunos pacientes cuando reciben el diagnostico de diabetes creen que con dejar de comer alimentos dulces el problema se va a solucionar.

Este es un grave error, pues con el paso del tiempo (10 a 20 o más años), las complicaciones que he mencionado ocurren.

Estas complicaciones no sólo tienen repercusión en el paciente, sino también en la familia y la sociedad en general. El costo de su tratamiento es enorme, y muchos países no lo pueden sufragar.

Pocos gobiernos pueden subvencionar los gastos de operación de centros de diálisis con capacidad para servir a todos los pacientes que lo necesitan. La pérdida de la vista afecta la calidad de vida del paciente, le impide trabajar, y tiene un impacto económico negativo.

Otro costo elevado es el de hospitalización, ya que se estima que las personas con diabetes son hospitalizadas 2 a 6 veces más a menudo que las personas sin diabetes.

Las encuestas realizadas por ASADI (Asociación Salvadoreña de Diabetes), reportadas en enero del 2012, estiman que en El Salvador hay alrededor de 800,000 personas con diabetes, o sea 13% de la población total de 6.2 millones.

Esta prevalencia de diabetes y el consecuente sufrimiento por las personas que la padecen, más el impacto económico para el individuo y la sociedad, requieren especial atención de parte de las instituciones de salud pública y seguridad social de nuestro país. (Foster City, California).

*Dr. en Medicina.

Tags