Secciones
×

Síguenos en

Que no hablen en mi nombre y en el de muchos

Por Sergio Rodríguez Ávila

Mar 08, 2013- 18:03

Apesar de que uno no esté de acuerdo con las ideas e incluso actividades de otras personas, eso no las vuelve personas menos dignas. El objetivo de la democracia es saber convivir con diferentes maneras de pensar y aquellas ideas que tengan apoyo por más personas, son las que gobernarán sobre las otras. 

Pero una cosa es que Salvador Sánchez Cerén, candidato presidencial del FMLN vaya a Venezuela a decir que él y el FMLN tienen a Chávez en su corazón y otra es que digan “Hugo Chávez está en el corazón del pueblo salvadoreño”, tal y como lo hizo el pasado enero en Caracas.

Puede estar en mis oraciones, pero en mi corazón lastimosamente no está y por lo tanto que no hablen en mi nombre ni en el de muchos que seguramente comparten mi sentimiento. Es impactante la muerte de Chávez para cualquiera y negar que no haya dejado un legado simbólico, por más que no se esté de acuerdo con el mismo, sería ridículo. Hoy dicen que todos estamos de luto y tristes, pero no entiendo lo siguiente:

¿Por qué no nos pusimos de luto cuando Hugo Chávez mandó a cerrar el canal RCTV y dejó a cientos de personas sin trabajo, sin tomar en cuenta el golpe a la libertad de expresión y el precedente que sentó? Claro está, el FMLN no estaba de luto para ese hecho, estaban felices, de fiesta pues es lo que buscan. Por ejemplo, Sánchez Cerén dijo la semana pasada que le deberían poner un “bozal” al presidente de la ANEP.

¿Hemos estado de luto con los presos políticos de Hugo Chávez, incluidos varios militares y opositores? ¿Por qué no protestamos cuando Maduro pedía hace unos días que la comunidad internacional no se metiera en asuntos de Venezuela? Cuando Chávez tiene acusaciones de haber financiado a las FARC, Irán, al dictador Libio Gadafi, los Castro de Cuba y no se diga todas las inversiones con fines políticos por medio de PDVSA en Honduras, Nicaragua, El Salvador, Ecuador, Bolivia, Caribe o Paraguay.

¿Por qué no estuvimos de luto cuando Chávez mandó a sus milicias a disparar al público protestando en contra de su Gobierno, donde murieron civiles inocentes? Lo llaman el presidente de los pobres pero se movía en un Maserati y dicen que la economía Venezolana es un éxito, con la inflación más grande y el crecimiento económico más lento del continente, con los precios de petróleo más altos en la historia.

¿Por qué el FMLN no ha condenado nada de lo anterior? Pues primero, que hayan asesinado personas en protestas lo ven tan “justificable” como todos los crímenes que hizo su hoy candidato durante la guerra. Condenar esos hechos sería pegarse un tiro en el zapato.

Los periódicos están saturados con esquelas por alcaldes, funcionarios y políticos del FMLN expresando su luto por la muerte de Chávez; todo por supuesto con dinero del pueblo. Viajan a Venezuela con toda una comitiva como cortesía de los que pagamos impuestos. Cuántas becas, zapatos, uniformes, comida, libros y oportunidades se han desperdiciado en hacer honor al “presidente de los pobres” en vez de ocupar los fondos para sacar a personas de la pobreza.

Lo único que han ido a hacer a Venezuela es atender a un entierro de su antiguo patrón y a conocer al nuevo, el que va a manejar la plata de PDVSA, el dueño de ALBA petróleos. Bueno, asumiendo que no gane Henrique Capriles.

*Lic. enEconomía.

Columnista de El Diario de Hoy.

Twitter:@SergioTotoR

Tags