×

Síguenos en

La historia de Kismet, el almacén que funcionó durante 55 años en la capital salvadoreña

Kismet se extendió por muchos lados, la casa comercial, llegó a tener seis sucursales y una la filial en Guatemala.

Foto Por Archivo

Por Leidy Puente/Archivo

May 18, 2018- 08:30

Kismet fue uno de los almacenes, íconos salvadoreños, más grandes que han funcionado en el país, en cuanto a tiendas por departamentos se refiere.

Datos históricos de Kismet

- Kismet es una palabra árabe que significa camino o destino.

- Fue el primer almacén en vender discos de acetato, conocidos como "long play"

- Posteriormente, crearon el "bar musical" .

- En octubre de 1979, inauguró una sucursal en Guatemala.

Comprar en este almacén era todo un lujo para muchos, pues sus productos eran importados de Estados Unidos o Europa y reconocidos por su calidad.

La empresa le dijo adiós a 55 años de historia en el mercado nacional el lunes 27 de junio de 2005, por problemas económicos derivados de factores como el terremoto de 1986, el contrabando, el aumento del comercio informal y la competencia desde China, según dijo en una entrevista a El Diario de Hoy (EDH) el director de Asuntos Económicos y Comerciales de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador.

De acuerdo con datos registrados en el archivo de EDH, la fundadora del reconocido almacén fue la migueleña María Rodríguez de Boet, quien falleció en 2017.

Al inicio, la idea de Boet y Paul J. Boet, con quien se había casado en 1949, fue instalar un taller para reparar equipos electrónicos y vender discos en esta capital.

Ella, una mujer joven, graduada de secretaria ejecutiva y administración de empresas en el Pasadena City College, de Estados Unidos, en 1947 y él, un estadounidense, Žtécnico en telecomunicaciones, que había venido al país en una misión militar.

“El ensayo del negocio inició con un Žpréstamo de diez mil colones, aunque necesitaban más dinero. Desde el inicio, el proyecto contaba con el respaldo del padre de María de Boet, Juan Ramón Rodríguez, quien por años fue uno de sus principales pilares”, detalla una entrevista publicada por este medio el 22 de diciembre de 1999.

El 2 de abril de 1950, el pequeño Kismet- palabra árabe que significa camino o destino- fue inaugurado formalmente en una casa de esquina, ubicada en la 7a. Avenida Sur y Calle RubéŽn Darío, de San Salvador.

Lee además

¿Qué ha sido de los ídolos de la televisión salvadoreña de los 70, 80 y los 90?

Los rostros de estos profesionales eran conocidos por la gran mayoría de la audiencia salvadoreña

Local en centro de San Salvador Foto/Archivo

En la éŽpoca, fue un negocio a la vanguardia, pues, además de reparaciones de equipos electrónicos, era uno de los primeros en vender discos de acetato, los recordados “long play”.

El almacén fue la sensación del momento, ya que los “long plays” – debido al material del que estaban hechos- no se quebraban, como los anteriores. Inmediatamente, Kismet creció.

Cinco años más tarde y por diferentes circunstancias, María de Boet asumió el control y la administración del negocio. Decidida y visionaria, la empresaria dio otro paso firme: alquilar un local más amplio en el nuevo centro comercial, ubicado en las cercanías del parque Libertad. De pagar 275 colones mensuales, pasaron a cancelar mil 500 colones. “Un atrevimiento para esos tiempos”, destaca la entrevista.

Te puede interesar

FOTOS: Así era el aeropuerto de Ilopango cuando aterrizó el primer avión en El Salvador

Más de 5 mil personas se dieron cita en el aeropuerto de Ilopango para presenciar el aterrizaje del vuelo 503 de Pan American Airways

Esta vez, Kismet contaba con otro invento: “el bar musical” – diseñado por un alemán, vendedor de radios, en el que los clientes podían escuchar las últimas composiciones de los artistas.

Ese fue otro gran éŽxito para Kismet, lugar que durante años se convirtió en la vitrina preferida por donde pasaban los artistas famosos de la época que visitaban el país.

Local Escalón. Foto/Archivo

Kismet crecía sólido, mientras doña María dedicaba su tiempo a la empresa y a sus hijos. A inicio de la déŽcada de los 70, el almacéŽn fue trasladado a un nuevo local en la calle Rubén Darío, el último que ocupó la sucursal del centro.

Esa misma dŽécada, Kismet abrió un nuevo establecimiento en el centro comercial Metrocentro. Esta vez, María de Boet ya contaba con la ayuda de sus hijos para la administración de las tiendas.

Pero debido a las limitaciones que tenían las importaciones fuera del área centroamericana, uno de los hijos de doña María tuvo una ocurrencia, al final, otro Žéxito para Kismet: vender ropa producida en la región. Así y con la ayuda de dos profesionales estadounidenses, organizaron un almacŽén por departamentos.

Foto/Archivo

Así, Kismet se extendió por muchos lados, la casa comercial llegó a tener seis sucursales y una la filial en Guatemala.

Años más tarde, Boet vendió su participación accionaria a Luis Zedan Charur y ella se quedó con una mínima parte del negocio, hasta que en 2005 llegó el cierre definitivo.

Tras el cierre del almacén, la empresaria dijo a EDH: “no hemos tomado parte en las decisiones que han llevado al cierre de operaciones. Lamentamos y esperamos que se nos aclaren los motivos que han llevado a tomar dicha resolución”.

De Boet agregó, en 2005, que el cierre fue “una verdadera sorpresa”.

Y de esta manera, 55 años de Kismet quedaron grabados en la mente de los salvadoreños que en alguna ocasión lo visitaron y, ahora, con nostalgia lo recuerdan .

Te compartimos algunos de los anuncios emblemáticos de la tienda: 

 

Anuncios de Antaño

Kismet fue un punto de encuentro para adquirir una amplia variedad de artículos.

 

Tags Antaño Kismet Recuerdos

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios