Secciones
×

Síguenos en

Voces Vitales

“No hay que tenerle miedo a emprender”

Hace un año Ani Torres dejó atrás sus miedos y decidió lanzarse como empresaria. Su experiencia como maestra de niños fue su base para emprender su querido negocio.

Ani es la propietaria de Maya and Company, una pequeña empresa que hace todo tipo de bordados para empresas y personalizados. / Foto Por Jorge Reyes

Por Karen Molina

Abr 09, 2017- 21:00

Ser profesora de párvulos durante 26 años fue la base principal para que Ani Torres decidiera comenzar una empresa de bordado en la que siguiera explotando toda su creatividad.

Hace seis años, con una amiga del trabajo, Ani pensó que sería bueno poner una empresa y, poco a poco, comenzaron a crear bordados con una máquina que compraron entre ambas.

Pero por cuestiones de la vida, su amiga se fue del país y, a su vez, Ani decidió ponerle fin a su carrera como docente y establecer, de manera formal, el negocio que ideó con su amiga.

Al inicio Ani reconoce que tuvo miedo de emprender, pero con el impulso de su esposo y las ganas de compartir más tiempo con sus hijos, decidió lanzarse de lleno.

“Comencé con toallas personalizadas y luego, poco a poco, fui encontrando clientes que me hacían pedidos de camisetas y gorras. Y como a mí siempre se me ha dado lo de la costura, se me fueron ocurriendo más ideas”, asegura la empresaria.

Lo que más le costaba era la administración. “No tenía experiencia en eso. Es difícil encontrar proveedores correctos y todo el manejo de los pedidos. También me costaba mucho delegar”, contó.

Sin embargo, sus ansias por aprender más le llevaron a formarse de manera autodidacta escuchando libros como el de Brian Tracy, un escritor que ayuda a formar y desarrollar las habilidades de los pequeños empresarios para lograr sus metas.

Además tuvo la ayuda de un primo que es contador y auditor y que le guió para administrar mejor su empresa.

El apoyo empresarial también lo ha encontrado en Voces Vitales, una organización de apoyo al emprendimiento para las mujeres en la que ha recibido orientación para mejorar sus finanzas y sacarle provecho a las redes sociales a través del marketing digital.

A la fecha ya está trabajando con reconocidas empresas como Hotel Sal y Luz y con restaurantes como Merkato y otras empresas que le han solicitado todo tipo de productos bordados.

“A mí me gusta que las cosas queden nítidas y eso es lo que yo le ofrezco a mis clientes”, dice Ani, entre risas.

Ahora que ya se lanzó al ruedo, Ani le aconseja a todas las demás emprendedoras a no tener miedo de hacerlo y elaborar todo con mucho empeño y amor.

Tags Emprendedurismo Voces Vitales

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios