Secciones
×

Síguenos en

Se pierden 102 mil trabajos por roya y bajo precio del café

Los bajos precios internacionales han afectado al sector

La baja producción de café ha disminuido la contratación de jornaleros en las fincas cafeteras. foto edh / archivo
La baja producción de café ha disminuido la contratación de jornaleros en las fincas cafeteras. foto edh / archivo

Por Guadalupe Hernández negocios@eldiariodehoy.com

Ago 25, 2013- 20:00

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) asegura que los empleos relacionados con el café se reducirán desde 282 mil que se registraron en la cosecha 2012-2013, a 181 mil en la presente cosecha.

La reducción, que asciende a 102 mil puestos de trabajo, en su mayoría temporales, se debe a que el sector se encuentra en un momento débil, y según los productores, hasta de crisis, según se detalla en el segundo Informe de Coyuntura Económica.

“En los cafetales no hay trabajo, y la gente ya no hace los tres tiempos de comida. Los pequeños productores estamos en crisis”, aseguró Rosa Elena Romero, gerente de la Cooperativa de Caficultores Jucuapenses, para abonar a los hallazgos de Fusades.

Los cortadores de café, quienes reciben en promedio $5 por canasto recolectado, pueden llegar a hacer hasta $50 diarios o más, pero como los cafetales están dañados se han quedado de brazos cruzados, y por ende, sin ningún ingreso que aportar a sus familias.

Amy Ángel, analista del sector agropecuario de Fusades, aseguró que en efecto la demanda de mano de obra ha disminuido en las plantaciones, porque la producción de cafés es mucho menor que años anteriores, debido a que el año pasado el cultivo fue atacado por la roya.

Añade que si los caficultores logran suficientes recursos para podas, y resiembra de café, esto podría generar mayores labores de cultivo que lo acostumbrado, compensando parte de la reducción laboral, pero el grueso de la mano de obra es la cosecha, y esto definitivamente el impacto.

En la actualidad se ha detectado que 74% de las plantaciones fueron invadidas por la plaga. Por esta razón, el Consejo Salvadoreño de Café (CSC), estima que la producción de la cosecha 2013-2014 será de 1.1 millones de quintales, no obstante, la Fundación Salvadoreña para Investigaciones del Café (Procafé) calcula que ésta a penas llegará a 1 millón de quintales.

Al disminuir la producción anual de café, por ende baja la demanda de mano de obra, sostiene Ángel, quien añade que los productores dejan de contratar personal porque tienen que invertir más en los tratamientos contra la plaga.

El impacto es tan grande, que el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), habría iniciado una evaluación técnica, para determinar la forma de ayudar a las familias.

A nivel regional, la mano de obra desplazada se estima en 373,584 personas (17.2% del total), debido a que la roya ha afectado más de 593,037 hectáreas sembradas de café (54.8% del total).

Se estima que las pérdidas de la cosecha sobrepasan los 3.5 millones de sacos de 60 kilos (19% del total), resultando en $519 millones (17% del total) en divisas no percibidas.

Los llamados de auxilio de los productores ha hecho eco en organismos internacionales como el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Fondo Internacional para la Cooperación y el Desarrollo de Taiwán (ICDF) y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), que intentan encontrar salidas a la crítica situación del sector cafetalero regional. Las misiones técnicas se han comenzado a desplazar por el Istmo.

En El Salvador la comitiva tuvo la oportunidad de conocer las consecuencias sociales por el brote de roya en los cafetales, plaga que ha afectado la producción reduciéndola en 442,000 quintales oro-uva de café, de los 1.75 millones esperados.

Se estima que para la próxima cosecha 2013/2014 (entre el primero de octubre de 2013 y el 30 de septiembre de 2014), los cafetales bajarán su producción en 449,000 quintales oro-uva, debido a que en más del 80 % de las plantaciones se cortó toda o una buena parte del árbol afectado por la roya, dejándose de pagar al menos $5.55 millones a los ciudadanos centroamericanos que aprovechan la época de corta para cubrir sus necesidades.

Por si la invasión de la roya no fuera suficiente, los cafetaleros también están afectados por la caída de los precios del grano en los mercados internacionales. Según La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) el exceso de producción mundial de café respecto de su consumo aumentó considerablemente el nivel de las existencias en los últimos cuatro años, situación que determinó el desplome de los precios en el mercado internacional.

En 2010 el precio del café se llegó a cotizar hasta $300 por quintal. En junio de este año el quintal de aromático se cotizaba en $126.96, en promedio (19.5 % abajo del valor que tenía en mayo 2012), mientras que al cierre del viernes, en la bolsa de Nueva York, el grano bajó a $117 el quintal.

Con baja producción y menos ingresos por la caída de los precios, el sector se encuentra en dificultades financieras.

De hecho, la preocupación de los productores los llevó a solicitar congelar la cuota del 23 de septiembre próximo correspondiente al Fideicomiso de Apoyo a la Conservación del Parque Cafetero (FICAFE) y del Fondo de Emergencia del Café (FEC), que suman entre las dos $135 millones. Recientemente, el Ministerio de Agricultura (MAG) aprobó la petición, pero para los más pequeños productores eso no es suficiente.

Por ello, Fusades considera que las iniciativas para ayudar en el corto plaza a las familias que dependen del sector es importante, sin embargo, considera necesario trazar los destinos del café en una estrategia de largo plazo.

“Debemos enfocarnos en el tremendo desafío que enfrenta el sector y en la necesidad de una nueva hoja de ruta por medio de una estrategia de largo plazo que permitiría la competitividad y sostenibilidad de la caficultura de El Salvador”, sostiene la analista.

La estrategia debe plantear la atención de problemas como e l rezago en la renovación de los cafetales, que datan de los 80, y cualquier solución tiene que comprender las diferentes razones por su demora.

En atención a este reto, el tanque de pensamiento, iniciará en unas dos semanas la elaboración de una estrategia de largo plazo que es financiada por del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés). Los primeros resultados podrían estar listos a finales de este año.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios