Secciones
×

Síguenos en

Las inversiones totales tampoco despegaron

el discurso que ha mantenido el presidente Mauricio Funes, la incertidumbre y el clima de inseguridad han alejado las inversiones, tanto locales como extranjeras.

Por

May 26, 2013- 18:00

A penas en 22 millones de dólares se incrementó la Inversión Extranjera Directa (IED) en 2012, cuando cerró con $463 millones, el año anterior esta había sido de $441 millones.

Un reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) detalla que el saldo de inversión privada extranjera al cierre del año anterior fue $516 millones, mientras que en 2011 fue de apenas $385.

Aunque fueron $130 millones más (34 %) de inversiones con respecto al año anterior, El Salvador se quedó por cuarto año consecutivo con los más bajos flujos de IED de Centroamérica, en donde el resto de países está ejecutando mega- proyectos de inversión.

Por lo mismo, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) asegura en su primer informe de coyuntura 2013, que la trayectoria de los flujos de inversión ha estado por debajo de su verdadero potencial.

Para el analista Rigoberto Monge, representante del sector privado, esto se debe al pobre crecimiento económico del país en los últimos cuatro años -exceptuando 2009- debido a que el gobierno no ha dictado políticas para su fomento.

Lo anterior, asociado a que tampoco se ha generado un clima amigable para atraer inversionistas extranjeros y nacionales, entre otras cosas por los continuos conflictos del presidente de la República, Mauricio Funes con la empresa privada.

El analista señala además que un factor que ha alejado las inversiones, y ha afectado al sector productivo, son las reformas tributarias, pues mientras otros países de la región implementaban medidas tributarias favorables, acá se impusieron cargas tributarias. En estos últimos años, el sector privado ha venido señalando que este clima adverso y poco amistoso incide en las decisiones de los inversionistas.

Los flujos débiles de IED han representado un retroceso si se toma en cuenta el ritmo que traían, luego de que entrara en vigencia el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

El bajo protagonismo de la Agencia de Promoción de Inversiones y Exportaciones (Proesa) también ha sido duramente criticado, pues se ha limitado a apoyar en forma técnica reformas de leyes, pero perdió el papel protagónico que tenía años atrás.

De hecho, fue hasta el último año que Proesa quiso hacer un estudio estratégico para valorar hacia qué sectores se debían dirigir las apuestas de inversión. En su opinión, Proesa se ha quedado en la fase de estudios y contratación de consultores como si este fuera el primer año del gobierno.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios