Secciones
×

Síguenos en

BM: ” país debe manejar la deuda con prudencia”

El economista jefe del Banco Mundial presentó las expectativas de crecimiento para la región

Augusto de la Torre economista jefe BM en América Latina. Foto EDH / cortesía
Augusto de la Torre economista jefe BM en América Latina. Foto EDH / cortesía

Por

Abr 17, 2013- 20:00

El hecho que El Salvador aparezca entre los tres países con menor crecimiento de la región, en las proyecciones económicas de 2013, abre una ventana de precaución en el andamiaje productivo del país.

El país estaría creciendo el 1.5 por ciento apenas distante de Venezuela y Jamaica, que crecerán entre el 0.1 y 1 por ciento para el semestre según los datos que maneja el Banco Mundial.

El economista jefe para América Latina del organismo financiero, Augusto De la Torre, considera que países como El Salvador, que han aumentado exponencialmente su deuda en un período relativamente corto, a más de la mitad del Producto Interno Bruto, deben estar atentos ante el letargo (económico) que se avecina.

“Yo creo que El Salvador tiene que encontrar un balance apropiado entre la disponibilidad de fondos internacionales a precios bajos, que es lo que está pasando ahora, con la prudencia en el manejo de la deuda pública.

Estoy seguro que las autoridades salvadoreñas cuando hacen estos análisis de pros y contras tienen estos dos factores claramente”, aseguró De la Torre.

El economista también considera que El Salvador cae en la lista de las naciones que se han visto menos beneficiadas con los buenos tiempos que llegaron especialmente a Sudamérica, que vio tasas de crecimiento del 5 por ciento, en la última década gracias a la venta de materias primas al mercado internacional, en especial a China e India.

Esta coyuntura plantea un desafío mayor para la clase gobernante del país, pues debe entender y manejar el impacto de ese bajo crecimiento con las dinámicas externas que lo condicionan para poder desarrollar políticas públicas atinadas al momento. “Eso quiere decir que las políticas domésticas tienen un desafío mayor, porque tienen que vencer no solo los obstáculos domésticos del crecimiento, sino también los obstáculos externos del crecimiento y hasta ahora no se ha encontrado digamos la ruta crítica para lograrlo”, explicó.

Si bien cada país necesita su propio diagnóstico para entender las condiciones que impidan o ayuden al despegue de sus economías, De la Torre acentúa que países como El Salvador y el resto de naciones centroamericanas no deben postergar la unión de mercados para ser más competitivos. “Parte del problema de estos países pequeños como El Salvador es que tienen un problema de escala, el crecimiento económico depende mucho de los efectos de escala, y es muy difícil conseguir escala en economías pequeñas, el poder integrarse entre sí para poder integrarse al mundo es parte de la tarea que tiene la región”, explicó.

La integración de los mercados subregionales es clave para los países del Istmo y de el Caribe, si se plantean encontrar un verdadero camino al crecimiento en un panorama internacional que no pinta nada favorable para los años venideros.

Panorama en contra

El impulso que empujó en conjunto un crecimiento sostenido en las economías de los países latinoamericanos en la última década tiende a debilitarse y, para este 2013, la región cerrará con una media del 3.5 por ciento de crecimiento según las estimaciones del Banco Mundial.

Tres países, entre ellos El Salvador, siguen muy por debajo de esa proyección.

Augusto De la Torre expuso que los vientos que favorecieron el crecimiento económico por arriba del 5 por ciento para los países del sur, hasta antes de la crisis de 2008 y 2009, tiende a debilitarse y las economías más pequeñas como las centroamericanas y del Caribe sufrirán un mayor impacto.

En el informe, presentado ayer miércoles en el Banco Mundial titulado: “América Latina y el Caribe sin viento a favor: en busca de un mayor crecimiento”, se dejan ver algunas encrucijadas para muchos de los países, cuyos liderazgos políticos y económicos deberán encarar en el futuro inmediato con una situación nada favorable. “La región va sentir que para tener cualquier ganancia adicional en crecimiento con equidad social el esfuerzo va tener que ser mayor, y esto va ser un gran desafío para el liderazgo político y económico de la región, no va ser tan fácil conseguir el tipo de mejoramientos sociales y económicos como los que tuvimos en la década pasada sin una mayor inversión de esfuerzos y energías y de reformas”, dice Augusto de la Torre.

Según el informe, Panamá seguirá despuntando con un crecimiento sostenido de hasta 9 por ciento para 2013, al igual que Paraguay con el 11 por ciento; Perú con el 6 por ciento; a estos le seguirán Colombia, Chile y Bolivia que se mantendrán arriba de la media, del 3.5 por ciento. Argentina y Brasil podrían cerrar el ciclo por debajo del promedio regional. En 2012, el hemisferio creció a un 3 por ciento.

En el extremo opuesto, la gráfica muestra a Venezuela, Jamaica y El Salvador, rezagados en las tres posiciones nada ventajosas, incluso nuestro país se ve distante del resto de Centroamérica que aparece en la barra con una proyección nada despreciable para el resto del año.

Los países mejor posicionados de América Latina, a diferencia de los países asiáticos que han despegado con crecimientos y el famoso apelativo de “Tigres”, no son comparables, pues en el continente americano hay excesos en el gasto, poco ahorro y mucho consumo interno, además de salarios bajos.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios