Secciones
×

Síguenos en

Bancos de Chipre abren, pero aún hay restricción

Los bancos abrieron por segundo día después de 13 días de cierre y restricciones bancarias

Aunque los chipriotas han hecho fila afuera de los bancos, el retiro de dinero no ha sido masivo ni caótico. foto edh / reuters
Aunque los chipriotas han hecho fila afuera de los bancos, el retiro de dinero no ha sido masivo ni caótico. foto edh / reuters

Por

Mar 29, 2013- 20:00

NICOSIA. Los bancos chipriotas abrieron ayer por segundo día tras 13 días de “corralito”, luego que el Banco Central Europeo (BCE) enviara el jueves 5,000 millones de euros para atender la demanda de efectivo que se pueda registrar en los bancos del país.

Sin embargo, los chipriotas solo podrán cobrar cheques o retirar dinero en los bancos del país por un importe máximo de 300 euros diarios y las empresas, solo 5,000 euros.

También está prohibido cobrar cheques en metálico, cuyos ingresos deberán hacerse en una cuenta bancaria. Sin embargo, se permitirán las transferencias fuera del país para las empresas importadoras que presenten los documentos pertinentes.

En cambio, el Banco central de Chipre levantó las restricciones a las transacciones con tarjetas de crédito y de débito, impuestas en el marco de un control de capitales. Se había anunciado la prohibición a pagos y giros superiores a 5,000 euros sin autorización oficial.

El Banco Central de Chipre pidió a la población que mantenga la calma, sobre todo porque las restricciones coinciden con el fin de mes y el fin de trimestre.

Uno de los problemas que se plantean los chipriotas es el pago de facturas pendientes que, según el gerente del Banco Central de Chipre, Yangos Dimitriu, solo podrán efectuarse por transferencia si el destinatario tiene cuenta en el mismo banco.

Pero a pesar de los temores, los chipriotas dieron ayer una nueva lección de disciplina, y a pesar de las numerosas vicisitudes que deben afrontar para poder gestionar sus finanzas por las restricciones al movimiento de capital, la segunda jornada de bancos abiertos transcurrió en calma.

Aunque muchos chipriotas llegaron a los bancos del país a sacar efectivo, la reacción no fue la misma que esperaban los analistas y los medios de comunicación.

Tan solo ante las sucursales del Banco Popular (Laiki), cuyo futuro está sellado porque ha entrado en proceso de liquidación, se formaron colas mayores, el resto de los bancos pudieron operar con relativa normalidad.

“La mayoría de la gente está siendo pragmática y entiende que las manifestaciones y la furia pueden empeorar las cosas”, dijo Kelly-Christou, un irlandés.

Respecto a las restricciones, Dimitriu prometió que las restricciones acabarán “lo antes posible”, y recordó que la primera revisión se hará el próximo miércoles.

En principio, está previsto que los controles de capital impuestos tengan una vigencia inicial de una semana, pero la mayoría de los expertos y políticos parten de que se prolongarán por algún tiempo.

El ministro de Exteriores, Ioannis Kasulidis, dijo que prevé que estén en vigor “aproximadamente durante un mes”.

No se saldrán del euro

El presidente de Chipre dijo ayer que el riesgo de una bancarrota nacional está contenido y que el país no tiene intención de dejar el euro, en un discurso repleto de críticas a la unión monetaria de Europa por “experimentar” con el destino de la isla.

El presidente, Nicos Anastasiades, dijo que las restricciones a los movimientos bancarios impuestas esta semana –sin precedentes desde que el euro comenzó a circular en 2002– serán levantadas gradualmente, aunque no dio una fecha.

Chipre necesita 17,000 millones de euros (casi el 100 % de su PIB) para sanear sus cuentas. De ellos, 10,000 millones de euros se los han prestado sus socios europeos mediante el fondo permanente de rescate europeo.

Los otros 7,000 millones los pondrá el propio país mediante diferentes fórmulas, como impuestos a los depósitos superiores a 100,000 euros o la reestructuración bancaria (que incluye la liquidación del Laiki Bank).

Entre otras medidas adoptadas, Anastasiades también reducirá un 25 % su salario, mientras que la del resto de miembros de su Ejecutivo se recortará en un 20 %.

En paralelo, el Gobierno ha constituido una comisión para que investigue la crisis que atraviesa el país y que le ha llevado a solicitar un rescate y determinar eventuales responsabilidades de la misma.

Según indicó el subsecretario de la Presidencia del país, Constantinos Petrides, dicha comisión tendrá un “amplio mandato”. “Investigará responsabilidades penales, civiles y políticas, añadió el representante del Gobierno.

En un discurso ante funcionarios pronunciado en la capital, Nicosia, Anastasiades criticó a las autoridades bancarias tanto de Chipre como de Europa por inundar de dinero un banco chipriota incapacitado que ahora podría cerrar. Las posibilidades de que eso suceda aún permanecen. —AGENCIAS

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios