×

Síguenos en

A sus 89 años la pareja sigue bailando como la primera vez

Aunque su historia no ha sido fácil, Ofelia y Óscar Zelaya se siguen enamorando a través del baile.

Por Karen Salguero

Feb 13, 2018- 20:20

Encuentros casuales a través del baile llevó a estos dos salvadoreños a descubrir el amor de su vida. Ofelia y Óscar Zelaya tienen 30 años de estar casados, actualmente residen en San Salvador. La pareja, al escuchar los tangos y boleros, no titubea y baila como cuando estaba joven.

 

 

Esta es una historia de amor contada en dos pasos, ya que Ofelia y Óscar se separaron por una mentira; sin embargo, 35 años después, su reencuentro fue como la primera vez, el amor creció rápidamente y desde entonces siguen juntos.

 

Al sonar la canción “Tres recuerdos”, Ofelia y Óscar reviven aquellos tiempos en los que tuvieron que jugar a la escondidas para poder estar juntos.

Todo inició a sus 13 años, en un pequeño pueblo en Santiago de María, en Usulután. Incentivados por el espíritu joven y la pasión por el baile, ambos asistieron a una fiesta de clausura escolar, lo que nunca imaginaron es que a partir de ese momento elegirían a su compañero de baile para toda la vida.

Vea:

¿Cómo se conquistaban las parejas salvadoreñas en los 80?

En la época se vivía un amor sin tecnología

“Fue amor a primera vista”. Así lo describe Óscar, al contar que inmediatamente sus miradas se cruzaron.

Siendo apenas unos niños, no soportaron la idea de no conocerse y al comienzo de la siguiente pieza, Óscar no dudó en pedirle a Ofelia que bailara con él, como se acostumbraba en aquella época de 1943.

Las horas pasaron volando para los niños, que se enamoraron desde esa vez.

En poco tiempo iniciaron una relación, la que recuerdan con mucho cariño y pureza, “de las que no se viven hoy”, afirmó Ofelia con alegría y nostalgia.

Sin embargo, no todo fue felicidad para la pareja, ya que los padres de ella eran bastante estrictos y conservadores.

Con risa recuerdan cómo se las tenían que ingeniar para verse.

Uno de sus lugares favoritos en sus encuentros era un parque que estaba a las afueras del pueblo.

Óscar primero se paseaba por la casa de Ofelia, habían creado un silbido clave para comunicarse y saber que era hora de reunirse.

Esas largas pláticas hicieron de la pareja un verano inolvidable y así continuaron hasta los 19 años.

Las dificultades en su relación se hicieron más grandes cuando Óscar, al finalizar su bachillerato, tuvo que irse para la capital en el afán de seguir sus estudios en la universidad.

Pese a la distancia, la pareja estaba dispuesta a luchar por su amor.

Otros temas:

VIDEOS: Los juegos más recordados del programa salvadoreño “Fin de Semana”

El teleshow, que fue el entretenimiento de la población durante muchos años, logró cosechar, a lo largo del tiempo, una teleaudiencia fiel

Ofelia, con siete años de relación a escondidas, nuevamente tuvo que buscar una forma para contactarse.

Los telegramas y cartas fueron la vía para mantener vivo el sentimiento y el amor.

Óscar se los enviaba al centro de estudio con el nombre de una de las amigas de Ofelia.

“Aquí le manda una fulanita, me decía el director, más no sabía que era un fulanito”, recordó entre risas.

Esa separación fue generando algunos problemas. Ofelia estaba en su último año de estudio y su esperanza era que al salir se reunirían; pero eso no pasó, una de sus amigas corrió el rumor de que Óscar le era infiel.

Confiada en su amistad y decepcionada de la noticia, en un momento de coraje, ella aceptó como excusa un empleo que le habían ofrecido en San Miguel. Se fue sin despedirse de Óscar y no le dio oportunidad que le dijera que todo era mentira.

Ahí la situación no cambió. Día y noche Ofelia esperaba que su amado la fuera a buscar, pero eso nunca sucedió. Él no sabía cómo encontrarla, sus amigas no le dieron información.

Ofelia acepta casarse

A los dos años de su separación, ella había perdido la fe y Óscar nunca llegó. Dispuesta a no abrir su corazón, la vida le dio un giro, apareció otra persona con la que aceptó casarse.

Óscar seguía pensando en ella, cuando lo supo “fue como una espada que atravesó su corazón”.

Así, cada uno siguió su camino, él como economista y ella como secretaria.

Ofelia tuvo tres hijos con su pareja. Más tarde Óscar se casó y tuvo cinco hijos.

Otros temas:

Bailes de película que nos emocionaron

Estas escenas traspasaron las fronteras del tiempo y espacio, cada una de ellas quedó grabada en la memoria de los que las apreciaron en el cine y la televisión, conócelas.

“Dios hace las cosas como quiere y como salen mejor”, explicó Ofelia.

Al pasar los años, la parejas de ambos murieron y nuevamente quedaron solos, él con 53 años y ella 54.

Lo que no esperaban es que la vida los volvería a reunir. En uno de los paseos de Óscar por San Salvador, tuvo la sorpresa de encontrar a Ofelia atendiendo en una farmacia.

Al verse, la historia se repitió de nuevo y “sus corazones se reencontraron” y esa conexión surgió de inmediato. Aunque no sería fácil, por sus hijos, esta vez no estaban dispuestos a perder su amor.

La vida los quería juntos. Se casaron, y cada sábado por la tarde reviven su cita como si fuera la primera vez en el Club Víctor Tizón, a sus 88 y 89 años.

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios