Secciones
×

Síguenos en

Asociaciones para la elección de la Siget solo existen en papel

Sólo una de las 60 asociaciones tiene una función productiva. Está situada en el municipio de San Luis del Carmen en Chalatenango.

Por Óscar Iraheta

Dic 06, 2017- 21:50

No tienen locales establecidos en los municipios y cantones y mucho menos existen las producciones en físico. Una búsqueda exhaustiva de un equipo de El Diario de Hoy, corroboró que las asociaciones que votaron para la elección del nuevo director propietario de la empresa privada ante la Siget (Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones), Gregorio Sánchez Trejo, sólo existen en papel.

En los recorridos por los departamentos de Chalatenango, Cabañas, Cuscatlán, San Vicente, Usulután y San Miguel, sólo se encontró una activa de las 60 sociedades “productivas” que fueron aprobadas y legalizadas en un día por el Ministerio de Gobernación.

La referida sociedad funciona en las afueras del municipio de San Luis del Carmen en Chalatenango y funciona como la Asociación Multiorgánicos San Luis, (Amusanluis). Está compuesta por más de 20 habitantes que trabajan de lunes a viernes con productos orgánicos, fungicidas entre otros.

 

 

 

Lee también: Se crearon de manera exprés 60 asociaciones que incidieron en elección de Sánchez Trejo en Superintendencia

Amusanluis trabaja desde hace tres años aproximadamente, sin embargo, hasta octubre pasado fue inscrita y legalizada por el notario Raúl Ernesto Somoza, según los registros oficiales.
En todas las alcaldías consultadas por este periódico, ninguna trabaja en común con las referidas sociedades. Nadie conoce sus locales y su trabajo de producción. Las fuentes entrevistadas expresan que “existe un trabajo en conjunto con las sociedades que tienen una actividad productiva en los municipios y cantones”.

En el municipio de Potonico, por ejemplo, se inscribieron dos asociaciones, la primera es de Mujeres Ganaderas y Agrícolas de Potonico (Amgapo) y la segunda, la Asociación Avícola de Potonico (Avicopotonico). En la comuna del referido lugar no tienen conocimiento que existan ambas alianzas. Para los empleados que trabajan de la mano con otras asociaciones, Amgapo y Avicopotonico “son desconocidas”.

Pobladores que laboran de cerca con todas las asociaciones de la zona, afirman “que nunca han escuchado” que los referidos grupos. Asimismo que tengan un local y un trabajo activo en el pueblo.
El único grupo de mujeres que trabaja es la Asociación de Mujeres de la Municipalidad (Asmid), quienes laboran en conjunto con la alcaldía.

Además: Un solo abogado llenó las papeletas a favor de Sánchez Trejo

Los oriundos con más experiencia en este tipo de trabajo, explicaron que el último esfuerzo que se realizó en el pueblo en el rubro avícola, fue una entrega de materia prima a mujeres que realizaban crianza de gallinas.
“Ese esfuerzo fue algo individual que se realizó, no fue entregado para una asociación formada. De ahí, nunca hemos escuchado otro trabajo para mujeres en ese rubro”, detalló el oriundo.
Los pobladores aseguran que los dos locales donde funcionaban dos programas de productos orgánicos se encuentran abandonados.

En Cinquera, Cabañas, están inscritas cuatro asociaciones. Asociación Agropecuaria de Cinquera (Agroci); Asociación Agricultores Progresistas de Cinquera; Asociación Productores de Cinquera y la Asociación Agricultores de Cinquera.

En la comuna del lugar no conocen ninguna de esos grupos. La única asociación reconocida es la Asociación de Reconstrucción y Desarrollo Municipal de Cinquera (Ardm) que trabaja mucho con el turismo y otros rubros.
“Podría ser que esas alianzas fueron creadas pero no crecieron porque se necesita mucho apoyo y trabajo. Eso podría ocurrir”, expresó una integrante de Ardm.

Sin rastro de sociedades en todo San Vicente

Encontrar a la Asociación de Desarrollo Avícola Granja (Adavi) es prácticamente imposible. En los estatutos publicados el 9 de octubre en el Diario Oficial, se establece que su “domicilio de la asociación será la ciudad de San Vicente,”. Nadie ha oído hablar de una granja avícola en la zona.

En la oficina de Catastro de la alcaldía del municipio no aparece registrada, por su rubro, debería de tener registros de trabajo en conjunto con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de la ciudad. No hay.

Hay dos fechas importantes en la formación de Adavi; el 12 de septiembre de 2017 fue constituida en San Salvador ante los oficios del notario Raúl Ernesto Somoza Menéndez y luego, 17 días después, el 29 de septiembre, fue inscrita por el registro de asociaciones del Ministerio de Gobernación.

Esa primera fecha, a las 10:00 de la mañana, Somoza Menéndez atendió a Wendy Marisela Rogel de Amaya, de 26 años, Eleticia de Jesús Maradiaga de Zavala, de 39, Laura Elisa Valenzuela Carbaja, de 23, Maurino Serrano, de 52, y Paulina Valladares de Serrano, de 52 años.

Te puede interesar: Sánchez Trejo asumirá cargo en la Siget el 1 de enero

En la publicación del Diario Oficial aparece el municipio San Vicente como su domicilio, solo Paulina Valladares tiene como su dirección al municipio de Tecoluca, también San Vicente.
Además, a excepción de Valladares, cuatro de ellos fueron elegidos como miembros de la junta directiva, quedando Wendy Rogel como la presidenta y Eleticia Maradiaga como la secretaria.

Consultar por ellos en la ciudad de San Vicente resultó infructífero. Las pistas de la ubicación de tres de estas personas solo se encontraron al comenzar a buscar a la Asociación Abono Orgánico El Trapiche, abreviada Abotrapiche, que tiene como domicilio el municipio de Tecoluca, San Vicente.

De acuerdo a la misma publicación del Diario Oficial, dicha asociación también fue constituida el 12 de septiembre y fue oficialmente inscrita el 29 de septiembre.
Dos horas y 45 minutos después de haber hecho la escritura pública para la constitución de Adavi, el notario Somoza Menéndez realizó la de la Abotrapiche.

Miercoles 29 de Noviembre de 2017.
comunidades y Asociaciones de Carlos Lempa,municpio de Tecoluca.
Fotos por RenÈ Estrada.

En la alcaldía de Tecoluca hubo más confusión que respuestas al pedir ayuda para ubicar a Abotrapiche.
En Catastro tampoco había información o registro alguno de esta. Las personas consultadas se mostraron asombrados sobre la búsqueda de las sociedades.

En la alcaldía aconsejaron buscar el local de la Asociación Fundación para la Cooperación y el Desarrollo Comunal de El Salvador (Cordes), en el sector conocido como El Playón.
En Cordes tampoco se logró obtener una ubicación de Adavi o Abotrapiche, aunque la mención de trapiche recordó a un proyecto que existió años atrás, pero que ya no funcionaba.

Antes de salir hacia El Playón, entre preguntas y medias pláticas con las personas ubicadas en los alrededores del parque de Tecoluca, hubo alguien que, aunque no había oído hablar de las asociaciones, reconoció tres de los nombres de quienes constituyeron a Adavi. Eran Wendy Rogel, Eleticia Maradiaga y Paulina Valladares, quienes fueron ubicadas como habitantes de Guajoyo.

Guajoyo es un pequeño cantón localizado a más de veinte minutos de viaje en vehículo desde el centro de Tecoluca. Está a más de una hora de distancia de la ciudad de San Vicente, donde se supone debería estar Adavi.
Para llegar al corazón del cantón hay que recorrer calles de tierra, en las que se levantan nubes de polvo con el pasar de los carros.

Además : Ministerio de Economía juramenta a director propietario y suplente de la SIGET

Valladares justo habría salido de su casa, informaron sus familiares, la acompañaban Maradiaga y Rogel. Las tres iban hacia San Carlos Lempa a una reunión de una asociación.
Sin embargo, al llegar al local donde se realizaba la reunión, una de las personas encargadas aseguró que las mujeres no se habían presentado.

Hay una calle en San Carlos Lempa donde abundan locales de asociaciones comunitarias y puntos de reunión para vecinos de distintos cantones del municipio de Tecoluca, San Vicente.
Hasta el momento, en ese municipio fuertemente organizado, nadie había oído hablar de Adavi o de Abotrapiche. La encargada del local fue la única en decir que sí había escuchado de estas, pero solo comentó escuetamente que eran asociaciones de la zona.

Pese a no haber podido hablar con las tres mujeres que forman parte de Adavi, hubo una pista que llevó al lugar donde funcionaría Abotrapiche.
Aunque vecinos de San Carlos Lempa no reconocían el nombre específico de la asociación sí conocían de “el trapiche”, el local de un antiguo molino de caña de azúcar, ubicado en los alrededores del caserío La Sabana, de San Carlos Lempa.

Pero al encontrar el local del antiguo trapiche se descubrió que en realidad es usado como punto de trabajo de un grupo de personas que son parte del Proyecto Vida, lanzado e iniciado entre 2015 y 2016 por el Grupo Cel.
El Proyecto Vida tiene el compromiso de ayudar a la reforestación de la zona y la protección del medio ambiente.
En la zona, al preguntar por la asociación Abotrapiche, las respuestas generaban confusión, ya que solo era conocido como el lugar donde actualmente trabajan miembros del Proyecto Vida elaborando abono e insecticidas para los productores de cacao de la zona.

Se conoció, además, que cinco de las personas que trabajan actualmente en el proyecto son las que aparecen como las que viajaron a San Salvador y conformaron la asociación Abotrapiche. No fue posible hablar con ellas ya que también no se encontraban en sus viviendas.

Sin locales y registros enconómicos

A pesar que en el momento de hacer público su registro por medio del Diario Oficial, edición del 9 de octubre, establecieron como domicilio el municipio de Carolina, San Miguel, no existe referencia alguna que lleve hacia el local o la ubicación física de estas cinco asociaciones.

Asociación de Productores de Granos Básico, Aprogra; Asociación Productores de Sihuatepeque, Aprosih; Asociación de Chocolateros, Achoc; Asociación de Productores de Cacao y Marañón de la zona norte , Apcamnorte; Asociación de Alimentos Pacún.

En la alcaldía, uno de los empleados de más alto nivel, aseguró que de existir algunas de esas asociaciones él se tendría que haber enterado, pues son convocadas para diferentes actividades o en algún momento buscan apoyo municipal.

En las cooperativas de ahorro y préstamo locales también desconocen sobre la existencia de las referidas asociaciones. No existe registro de movimientos económicos de las alianzas.
Ganaderos y agricultores del municipio coincidieron y aseguraron que entre los productores de la zona se conocen, igual a las asociaciones que ellos mismos forman, indicaron que quienes aparecen como socios de las referidas asociaciones les resultan completamente desconocidos.

Ante la cercanía de Ciudad Barrios, unos 15 kilómetros, se repitió el ejercicio de consultar en la alcaldía y productores locales, el resultado fue similar al obtenido en Carolina, dichas asociaciones no tienen local en la zona y sus fundadores no son conocidos allí.

Tags Asociaciones. Votación Corrupción Siget

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios