Secciones
×

Síguenos en

Salud atiende 1,644 infantes con quemaduras

Un promedio diario de ocho niños, desde recién nacidos hasta los nueve años, fueron atendidos en el sistema público de salud a causa de quemaduras, entre enero y julio de este año.

EDH/ Gerson Sánchez

Por Evelia Hernández

Nov 10, 2017- 21:30

Un promedio diario de ocho niños, desde recién nacidos hasta los nueve años, fueron atendidos en el sistema público de salud a causa de quemaduras, entre enero y julio de este año.

Es el caso de Enmanuel de seis años y quien pasó un mes hospitalizado en cuidados intensivos, cuatro más en tratamiento ambulatorio de rehabilitación, pasó por una cirugía para un injerto de piel y ha tenido que soportar el dolor que le han causado las quemaduras en el 25 por ciento de su cuerpo, las cuales sufrió por una descarga eléctrica.

En junio pasado, Giovanni, el papá de Enmanuel, quiso agradar a su hijo al colocar un televisor en su habitación, para que él viera películas. “Quería poner la antena (…) pero la antena (del techo) se nos cayó en el cable de alta tensión y ese fue el error. Nosotros no creímos que él iba a agarrar el cable (que estaba fuera de la casa), porque estaba adentro jugando con los chuchos, pero cómo es bastante hiperactivo, de repente agarró el cable. Lo vi tirado y empecé a darle primeros auxilios, Dios lo revivió, aunque ha quedado bien dañado”, relató el padre.

El 25% de su cuerpo quemado, a causa de contacto con un cable de alta tensión.

Enmanuel es parte de los 1,644 infantes, de entre cero a 9 años de edad, que ha sufrido algún tipo de quemadura y recibió atención médica en el sistema de salud públicos, entre enero y julio de este año.

Te puede interesar: Bloom estrena Unidad de Cuidados Quirúrgicos

Datos de la Unidad de Estadísticas e Información en Salud revelan que las principales causas por quemaduras, entre los infantes, son en primer lugar el contacto con agua caliente y otros líquidos. Hubo 298 menores de edad de cero a 9 años tratados por ello, en los primero siete meses del año.

De ese grupo, reportan que atendieron cuatro menores con quemaduras de tercer grado, 186 más sufrieron lesiones de segundo grado y de primer grado fueron 34 casos .

En 74 casos más no especifican el grado de quemadura sufrido, según información brindada por la Oficina de Información y Respuesta del Ministerio de Salud (Minsal).

La segunda causa de quemaduras es por la exposición a factores no especificados, dentro de este valor el Minsal contabilizó 270 menores de edad, sin dar mayor registro de qué es lo que le sucedió al infante.

La tercera causa más frecuente de quemadura es la exposición crónica a radiación no ionizante. Hubo 140 pacientes atendidos, informó el Ministerio de Salud.

También puedes leer: Pilotos visitan a niños de hospital Benjamín Bloom

La jefa de Cirugía Plástica del hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, Patricia de Calderón, explicó que las quemaduras de radiación que se atienden en ese centro médico se deben a “la quimioterapia y radiación que provoca lesiones dérmicas, que puede ser ocasionada por escaldadura”.

Añadió que estas quemadura suelen asemejarse a las provocadas por el sol y son resultado de los tratamiento que reciben pacientes con algún tipo de tumor, “cerca de un 20% o 25% de los menores puede presentar alguna lesión y les produce un efecto de quemadura tipo solar que se trata con ungüentos”, explicó.

La cuarta causa de las quemaduras atendidas en los pacientes, de cero a 9 años, fue por exposición a humos, fuegos o llamas; hubo 98 casos.

Gissela tiene 9 años, estudia cuarto grado y en sus brazos lleva las huellas del accidente que tuvo en su vivienda, cuando cayó en un hoyo con brasa, cuando apenas tenía un año de edad.

Salvador, padre de la niña, narró que el accidente ocurrió en el 2008: “Cayó en un hoyo prendido en brasa, era un fuego que había retirado de la cocina; la niña empezaba a caminar, entonces ella se fue detrás del niño y cayó. Se resbaló y cayó en el hoyo donde estaba el fuego. Mi esposa estaba ocupada pasando agua de un barril a una pila, cuando se dio cuenta, la trasladamos al hospital de Jiquilisco, luego al Bloom”.

Te puede interesar: APROQUEMES continúa apoyando a los niños quemados

La niña estuvo en estado de coma. Los médicos dijeron al padre que tenían que amputar las manos, “pero Dios tenía la última solución, y los médicos se admiraron cuando los miembros de la niña se movilizaron, porque la niña los tenía carbonizados”, narró Salvador.

Gissela sufrió quemadura de tercer grado en sus brazos.

Durante nueve años, la niña ha viajado desde el departamento de Usulután al Bloom para recibir los controles y terapias de rehabilitación, también para someterse a cirugías en 19 ocasiones.

Hoy Gissela cursa cuarto grado y tiene movimiento en ambas manos, aunque perdió un dedo.

Para la cirujana plástica, Patricia de Calderón, la reconstrucción de un dedito puede llevar años y a medida que el niño crece, “la cicatriz puede ir haciendo más retracciones, puede ir halando y cada vez hay que reconstruir para ir relajando las estructuras (músculos) con el propósito de hacerlo funcionales”.

“Lo que se trata primero es de salvar la vida, luego salvar el miembro afectado (por ejemplo la mano, el dedo o la pierna), y rehabilitar para que el miembro sea funcional, por último es lo estético. Todo ese procedimiento puede tardar meses o años para que una persona quede lo más normal posible; cicatrices y secuela siempre va tener, su mano nunca va ser como Dios la trajo al mundo”, expone Calderón.

En el hospital Bloom, las principales causas de quemaduras por las que atiende a sus pacientes son lesiones con líquido calientes, estas son las más graves y que causan morbimortalidad, explicó la cirujana.

“Vienen un aproximado de 200 a 300 niños anuales por quemadura de líquidos calientes, el 70% y 80% por cernada de maíz, agua hirviendo, leche hirviendo, salsa hirviendo y se vuelven extensas las escaldaduras; la mayor parte de niños quemados son entre 2 y 3 años de edad”, dijo Calderón.

La segunda causa de atenciones en el Bloom es contacto con fuego directo o indirecto, por ejemplo brasas, fuego, plancha.

Y el tercero que es por pirotecnia, esta es una de las quemaduras prevenibles y en donde existe una normativa. La pirotecnia también es el factor que causa la mayoría de amputaciones en los infantes.

También puedes leer: Como cohetillo soplado está la ley que regula uso de la pólvora

La cuarta registrada en los pacientes del Bloom es por contacto eléctrico, esa es una de las quemaduras más destructivas, “probablemente causan más mortalidad, morbo mortalidad que todas las causas y mecanismos de quemaduras”, expresó Calderón, esto debido a que la electricidad pasa por el cuerpo y es donde fallece la gran mayoría de personas.

“Lo que sucede en ese momento es que pasa todo el contacto directo, toda la electricidad sobre el corazón, porque la sangre se vuelve un conductor de electricidad, se vuelve como un horno. Y el corazón en vez de latir, el corazón se vuelve guango, no hace una contracción fuerte y queda como temblando (Fabricación), entonces eso hace un paro cardíaco y es cuando fallece el paciente”, explicó la doctora.

El año pasado, a nivel nacional, hubo 3,245 menores de 0-9 años con algún grado de quemadura, de ese registro, 757 menores sufrieron quemadura por contacto con líquidos calientes en vivienda; 218 fue por contacto con bebidas, alimentos, grasas y aceites para cocinar calientes.

Además, 161 se quemaron con agua caliente corriente y 42 fueron víctimas de la pólvora.

La doctora Calderón explicó que la quemaduras no solo causan daño físico, sino también psicológico y económico para la familia de los menores.

La organización Mundial de la Salud (OMS) informó que las lesiones por quemaduras no fatales son una de las principales causas de morbilidad y estas constituyen un problema de salud pública a nivel mundial, debido a que su tratamiento es alto y provocan alrededor de 180 mil muertes al año.

Además muchas de las quemaduras causan algún grado de discapacidad en los miembros inferiores o superiores de los infantes.

Las quemaduras se producen mayormente en el ámbito doméstico y laboral y a nivel mundial son la quinta causa de lesiones no fatales adquiridas durante la infancia.

Las quemaduras en tercer grado son las que dejan más secuelas

entre enero y julio de 2017, Salud contabilizó 31 niños con quemaduras de tercer grado, 676 con quemaduras de segundo grado y 241 con quemaduras de primer grado, en edades de cero a nueve años.

Salvador manifiesta a los padres de que prevengan los accidentes de quemaduras.

“Tengan cuidado, no hagan fogones cerca de la casa, cuando tengan un niño que comience a caminar, compren un corral si es posible y ahí tengan al niño mientras no lo puedan conservarlo, así se pueda prevenir un accidente. Los accidentes suceden en un abrir y cerrar de ojos, porque los accidentes se dan”, dijo Salvador, padre de Gissela .

El pasado jueves 26 de octubre se conmemoró el día de la prevención de quemaduras a nivel latinoamericano, este año, la actividad estuvo enfocada a prevenir las quemaduras por líquidos calientes, esa es la primera causa de quemaduras en El Salvador.

Tags Hospital Bloom Minsal

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios