Secciones
×

Síguenos en

Diego Arria: “Si el gobierno de El Salvador conociera la verdad de Venezuela, dejaría de apoyar a Nicolás Maduro”

En una entrevista exclusiva con El Diario de Hoy, el exrepresentante venezolano ante la ONU afirmó que este régimen cercano al crimen organizado ha humillado a sus “aliados”, pues les ha ofrecido petróleo a cambio de defender una indefendible política opresora.

Diego Arria, exdiplomático venezolano. Foto cortesía.

Por Ricardo Avelar

Sep 13, 2017- 19:24

De acuerdo con el explomático Diego Arria, en Venezuela hay una “narco tiranía militarizada”, por las vinculaciones a grupos criminales que tienen importantes funcionarios de gobierno.

Entre ellos, señala al presidente Nicolás Maduro, cuyos sobrinos, ilustra, están a punto de ser sentenciados a cadena perpetua por narcotráfico. Además, a altos funcionarios como el vicepresidente Tareck El Aissami o el diputado constituyente Diosdado Cabello, a quien apoda “El Chapo”, como el líder del cartel mexicano de Sinaloa.

Los nexos criminales de esta cúpula, dice Arria, han sido reconocidos por la comunidad internacional, que ha notado que el “tráfico (de drogas) más seguro en el mundo es el que está en Venezuela, que pasa bajo protección de la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía. Es como una autopista sin exceso de velocidad para el paso de cocaína”.

Vídeo: Miguel Henrique Otero: “Venezuela es una narcodictadura”

Arria, quien fue el representante del país sudamericano ante las Naciones Unidas, explica que este esquema ha estado blindado, pues dentro del país hay un control de las instituciones y fuera, el expresidente Hugo Chávez se encargó de ganar aliados internacionales con dádivas, acuerdos petroleros u oportunidades de negocio.

De hecho, ironiza, “cuando preguntaban qué tan grande era Chávez, yo decía que un metro diez, pues eso mide el barril de petróleo”.

Una tiranía opresora

La etiqueta de “narco tiranía militarizada” fue utilizada por Arria el lunes cuando ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, expuso un diagnóstico de su país.

En esta alocución, también denunció graves abusos a derechos humanos por parte del gobierno de Maduro y sus cuerpos de seguridad y recordó que estos podrían llegar a ser juzgados por crímenes de lesa humanidad.

Investigan si avión venezolano trajo ilícitos al país

En una conversación exclusiva con El Diario de Hoy, el venezolano afirmó que en Ginebra, además de intervenciones como la suya, participaron fiscales venezolanos que presentaron pruebas de ejecuciones extrajudiciales y otros abusos del aparato de seguridad de Maduro y sus colectivos armados. Todo esto, afirma, podría constituir suficientes elementos de juicio para que se presente una acusación ante la Corte Penal Internacional de La Haya.

Esto podría derivar en condenas que podrían ejecutarse si alguno de ellos viaja a un país signatario del Estatuto de Roma, que configura los alcances de esta Corte. Y aun si no enfrentan la justicia internacional, considera que “los integrantes de esta pandilla venezolana están presos en su propio país. Ellos no pueden ir a sitios públicos, la mayoría está recluidos en recintos militares. Cuando salen, se les insulta. Y los que están fuera cada vez que se encuentran a un venezolano la pasan mal”.

Una salida complicada

Más allá de la posibilidad de sanciones internacionales, Diego Arria no mira en Venezuela una salida tan fácil para la situación actual. Por un lado, su país se enfrenta a una “tiranía opresora” y por otro, a una de las peores crisis humanitarias y de escasez de bienes básicos.

“Maduro le teme al pueblo venezolano”,
dice defensora de derechos humanos

Asimismo, ve un panorama sombrío dentro de la Mesa de Unidad Democrática, que integra a los partidos de oposición de su país.

“En Venezuela no hay una verdadera oposición, hay muchas posiciones”, dice y lamenta que se sumen al proceso de elecciones de gobernadores y, con ello, legitimando al régimen. “Ahí no hay unidad; lo que hubo fue una unidad con fines electorales y ya ni siquiera eso, ahora se acusan unos a otros fraude y comportamientos parecidos a los del régimen”.

Arria va más allá y los acusa de ser “chavistas light, pues se perpetúan en los cargos, se comportan parecido al gobierno, no consultan a los partidos políticos y toman decisiones en nombre de sus integrantes”.

Comunidad internacional

En vista de esta situación, el exdiplomático considera que la transición venezolana “no será convencional; no puede haberla al enfrentarse a una narco tiranía militarizada con todos los recursos para oprimir. No será electoral porque hemos ganado las elecciones y no significa nada para ellos. Se necesita fuerte intervención de comunidad internacional, que es el primer paso para desalojar este régimen”.

Gobierno de Trump impone sanciones a funcionarios venezolanos

Además, advierte que el gobierno de transición que llegue deberá cuidar que no se caiga en una frustración tal que desemboque en un nuevo caudillo, producto del descontento al no ver solucionada la crisis actual.

De cualquier manera ve necesaria la transición, por lo que insta a gobiernos como el de El Salvador a dejar de tener posiciones ambiguas y empezar a criticar el errático comportamiento del chavismo.

“Quedan países como El Salvador, con relaciones afectivas pensando que Venezuela tiene un gobierno de izquierda y revolucionario, pero no es así. Es una narco tiranía militarizada. Si el gobierno de El Salvador llegara a conocer mejor la realidad venezolana, no quisieran estar contaminados”, añade.

Se siente defraudado

Diego Arria explica que en la época democrática venezolana, este país se sumó a la lista de amigos de El Salvador en el proceso de paz que llevó a la firma del acuerdo en 1992.

Lee también: Apoyo de El Salvador a Venezuela puede
afectar cooperación de Estados Unidos, advierte Marco Rubio

“Mi país jugó un rol determinante en el proceso de paz. Los que ahora gobiernan, como el actual presidente, estaban siempre al frente mío y vieron que jugamos un rol fundamental, equilibrado. No hay un solo miembro del FMLN que pueda decir que jugamos un rol diferente al de equilibrio y búsqueda de la paz”, afirma el venezolano.

“Siento una frustración terrible de saber que contribuimos tanto al proceso de paz y saber que a El Salvador le parece bien ser indiferente con un régimen que acaba con la libertad y los derechos humanos”, añade, pero hace una distinción: el gobierno salvadoreño puede pretender ignorar los abusos de un gobierno dictatorial, no así su gente, de quien no duda que tenga vocación democrática.

Asimismo, considera que países como El Salvador, que han comprometido sus posiciones internacionales a cambio de beneficios petroleros, se han visto humillados por el chavismo.

Tags Crisis En Venezuela Derechos Humanos

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios