Secciones
×

Síguenos en

A Javier Simán le preocupa que el apoyo a Maduro afecte el TPS

Al empresario le preocupa que el gobierno de izquierda no quiera dejar el poder si pierde

Por Tomás Guevara, corresponsal en Washington

Ago 26, 2017- 20:44

El empresario salvadoreño Javier Simán se mostró preocupado porque el apoyo del gobierno efemelenista al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela ponga en riesgo la renovación del TPS para casi 200 mil salvadoreños que viven en los Estados Unidos, así como por el hecho mismo de que la izquierda no quiera dejar el poder de resultar derrotada en las próximas elecciones.

De hecho, ve con sospechas el plan de avalar la residencia permanente salvadoreña a unos 200 mil centroamericanos, porque posteriormente el gobierno podría facilitarles el trámite para nacionalizarse y votar en favor del oficialismo en las elecciones presidenciales de 2019.

Simán, aspirante a la candidatura presidencial por el opositor partido ARENA, inició este fin de semana una gira de acercamiento con las bases tricolores en la costa este de Estados Unidos.
Antes de iniciar los itinerarios por Nueva Jersey, Nueva York y el Área Metropolitana de Washington, el ex dirigente gremial de la Asociación Salvadoreña de Industriales, ASI, conversa con El Diario de Hoy sobre algunos puntos neurálgicos del proceso político en el país.

También Javier Simán se muestra implacable ante el compromiso de combatir la corrupción y la impunidad que han degradado la confianza de la población en los políticos. Asegura que por su experiencia en la dirigencia empresarial y su contacto con los salvadoreños durante este proceso tiene claro que la falta de oportunidades, la inseguridad ciudadana, la deplorable asistencia sanitaria y educación asfixian cualquier intento de despegue del país.

¿Qué significan los dos procesos electorales que se avecinan para El Salvador?
Son dos procesos clave, en 2018 y 2019 porque es donde tendremos la prueba para ver si el FMLN va permitir la alternancia. Tendremos que ver si un gobierno de izquierda que pierda las elecciones va entregar el poder, y ese va ser un reto para nuestra democracia.Yo creo que muchos políticos ni siquiera están pensando en la democracia, sino en mantenerse ellos en sus puestos, aferrados al poder. Y en los gobiernos de izquierda el perpetuarse en el poder de manera descarada es una norma.

¿Cuál listos están para la primera cita a las urnas?
A siete meses de 2018, no le han asignado recursos al Tribunal Supremo Electoral, no han contratado a la empresa para el escrutinio, están tratando de nacionalizar a 200 mil centroamericanos. Por qué antes de las elecciones, no he escuchado que Arena diga nada al respecto. Les hice ver y me dicen: “No se preocupe porque solo es residencia que les van a dar”, claro no van poder votar en 2018, pero para 2019 ya van a ser aptos, sin mencionar que en el oriente del país no hay empleo, y van a traer a 200 mil extranjeros. Además se calcula que hay unos 200 mil DUIs en los consulados de Estados Unidos que no han sido retirados, qué va pasar con eso, los van a destruir sino los reclaman.

¿Usted cree que habría repercusiones más allá de la propia política local con el apoyo del gobierno de turno al régimen venezolano, el que la gran mayoría de países democráticos rechazan?
Claro, puede tener serias repercusiones, vemos al gobierno poniendo en riesgo a los salvadoreños aquí en Estados Unidos, con el TPS, ponen en riesgo los $5 mil 100 millones que llegan al país en remesas, y también arriesgan la relación con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos. Entonces es claro preguntarse: ¿Para quién están gobernando?

¿Por qué decidió este momento para su incursión en la política?
En este momento podemos ver que la clase política en nuestro país se ha alejado de la gente, pareciera que los políticos, los partidos y los gobernantes están más preocupados por ellos mismos que por lo que la gente necesita. Y esto nos ha llevado a ver como el país se está deteriorando y con ello hemos perdido grandes oportunidades; un país laborioso, pujante que era considerado el tigre de Centroamérica y ahora está relegado a la última posición en la economía de la región.

¿Cómo ha articulado sus dos iniciativas, la participación en política y la acción ciudadana?
Pues me propuse recorrer todo el país para escuchar a la gente. En esta etapa se han acercado alcaldes, diputados, concejales que llegan para escuchar lo que la gente está diciendo y para mí es una gran satisfacción, de eso se trata, que los políticos entiendan. Y a la vez como afiliado del partido Arena tratando de incidir y generar conciencia de que hay que resolver los problemas.

¿En que momento cree usted que se produjo el quiebre entre la población y los partidos políticos?
Los salvadoreños tendemos a creer solo en la historia de post Acuerdos de Paz, (1992), pero lo que la gente está diciendo es que antes había, orden, disciplina y seguridad. Es lo que la gente nos dice en este recorrido. Pero pareciera que en los últimos tres gobiernos (uno de Arena y dos del FMLN) se ha perdido la conexión con la población, sus necesidades, y eso es grave.

¿Como puede usted incidir en esta transformación desde dentro de su partido?
Soy critico tanto hacia dentro como hacia afuera de los cosas en las que no estoy de acuerdo con el partido Arena, el hecho de estar afiliado no me debe hacer sumiso y obediente a lo que hagan. Así que estoy incidiendo desde adentro como afiliado y desde afuera como ciudadano.

¿Y su experiencia como precandidato de Arena cómo ha sido? Con el entendido que hay fricciones internas para hacerse espacio en la competencia.
Claro que las hay, y con mi propia experiencia de gremialista en la ASI, por ocho años la principal queja ha sido dónde está el partido de oposición, porque a veces a los partidos de oposición se les veía alineados con el partido de gobierno votando en decisiones sin ningún beneficio a la población.

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios