Secciones
×

Síguenos en

Lo más visto

Encuentran muerta a joven bailarina que vivía en comunidad Las Palmas

No es la primera vez que mujeres jóvenes de la comunidad Las Palmas desaparecen. En octubre de 2014 desaparecieron a una porque la pandilla sospechó que pasaba información a un pandillero que colaboraba con las autoridades.

Por elsalvador.com

Jul 17, 2017- 10:28

La chica de 23 años que fue reportada como desaparecida entre el domingo y lunes anterior en redes sociales y en periódicos digitales, fue encontrada asesinada. Sus parientes la hallaron en la morgue del Instituto de Medicina Legal de San Salvador. El cadáver fue recuperado en un tramo del río Acelhuate, aseguran personas allegadas al caso.

Se llamaba Jennifer Paulina Mónchez Hernández. Residía en la comunidad Las Palmas, donde vivió sus 23 años de vida. Sus padres también nacieron y crecieron en esa comunidad .

Lee también: Joven desaparecida en la Escalón aparece tras operativo policial en Ilopango, según parientes

Jennifer desapareció en la madrugada del domingo anterior. Al mediodía del sábado  salió de su casa hacia su trabajo, un restaurante que funciona en la zona de El Boquerón, del municipio de Santa Tecla.

 

Aparentemente, la joven fue privada de libertad a primeras horas del domingo, en la madrugada, en la misma comunidad Las Palmas, cuando regresaba de su jornada de trabajo, según informaron fuentes policiales allegadas al caso. Por el horario de trabajo que tenía, la víctima solía regresar de madrugada a su casa.

De acuerdo con las fuentes, Jennifer no tenía mucho tiempo de estar trabajando en el restaurante de la zona de El Boquerón. Antes había trabajado como mesera en los bares y restaurantes que están al costado norte de El Cafetalón, siempre en Santa Tecla.

Te puede interesar: Las siete horas de tormento que sufrió un joven tras ser raptado por pandilleros en San Miguelito

Las fuentes aseguran que el simple hecho de trabajar en Santa Tecla, un municipio donde sólo existe presencia de la Mara Salvatrucha (MS-13) le había ocasionado que los pandilleros de su comunidad la vieran con recelo, por laborar solo “en canchas rivales”, esto es, en un lugar bajo control de la pandilla contraria.

Sin embargo, Jennifer no tenía ningún nivel de involucramiento con estructuras de pandillas, según las fuentes policiales, a pesar de vivir en una comunidad donde la pandilla 18 Revolucionaria controla desde la venta de pan hasta la del licor.

También: Los 11 mil salvadoreños que solo su familia busca

Tres o cinco años antes,  Jennifer había formado parte de un grupo de danza moderna y coreografía de la comunidad Las Palmas. También participaba en los grupos religiosos de la iglesia parroquial de la localidad.

“Siempre fue una joven muy apartada, dedicada a sus estudios, a sanas actividades recreativas y religiosas. No merecía lo que le hicieron”, indicó una persona, de la comunidad Las Palmas que, por razones de seguridad, pidió no ser identificada.

De acuerdo con las fuentes, el cadáver de Jennifer presentaba una herida de bala en la cabeza y heridas de machete en el cuello. A pesar de que la familia la identificó plenamente el pasado miércoles, Medicina Legal no les ha entregado el cadáver porque es necesario hacerle pruebas científicas que corroboren la identidad.

Lea además: Mujer desaparece de colonia Las Palmas

Fuentes policiales afirmaron que la desaparición de Jennifer en la comunidad Las Palmas no es el único. El 27 de octubre de 2014, hubo otro reporte sobre la desaparición de una mujer en esa misma comunidad.

En esa ocasión, la víctima fue identificada como María Consuelo Artiga Artiga, de 28 años, quien al desaparecer tenía más o menos una semana de haber regresado de El Salvador procedente de Estados Unidos a donde se había ido huyendo de la delincuencia pero fue capturada al pisar suelo norteamericano y luego deportada.

A diferencia del caso de Jennifer, el cuerpo de María Consuelo nunca apareció, sin embargo, las sospechas de esa desaparición también recaen en miembros de la pandilla de la comunidad Las Palmas una comunidad en la que esa agrupación criminal controla en muchos aspectos la vida de todos sus habitantes a pesar de haber un puesto policial y estar a solo una calle de por medio del complejo militar que alberga al Ministerio de la Defensa Nacional y al Estado Mayor Conjunto de la Fuerza Armada.

 

Tags Homicidio Inseguridad Las Palmas San Benito

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios